Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 7 5 2006 Deportes 77 El Atlético, a favor de la corriente blanca, deja en nada al Valencia Los de Pepe Murcia controlaron la mayor parte del partido y dejaron sin opción a su rival VALENCIA ATLÉTICO DE MADRID Valencia (4- 2- 3- 1) Cañizares; Miguel, Albiol, Ayala, Moretti (Carboni, m. 58) Albelda, Baraja; Angulo, Aimar (Vicente, m. 70) Regueiro; y Villa (Mista, m. 84) Atlético de Madrid (4- 4- 2) Leo Franco; Velasco, Pablo, Perea, Antonio López; Maxi (Vara, m. 79) Luccin, Gabi, Petrov; Kezman (Marqués, m. 87) y Fernando Torres. Árbitro Puentes Leira, del Comité gallego. Enseñó tarjeta amarilla a Gabi. Luccin y Albelda Goles 1- 0, m. 11: Villa, de penalti. 1- 1, m. 19: Maxi. 1 1 JOSÉ MANUEL CUÉLLAR El Atlético en estado puro. Le cuadró el Valencia de arriba abajo y le metió un sopapo nada más empezar que hubiera tumbado al mismo Barcelona que se hubiera puesto delante. Eran dos locomotoras Albelda y Baraja robando y conectando con Aimar para lanzar en profundidad a Regueiro, una bala en los primeros minutos. Leo Franco se ajustó bien los machos porque lo que se le venía encima era de tomo y lomo. Más toma guantazos que come lomo para ser exacto. A los diez minutos, y después de haber tenido dos ocasiones clarísimas salvadas por el buen portero rojiblanco, llegó la internada de Villa y el derribo claro de Leo Franco, que se quedó con una cara de villano terrible, más culpable el hombre que el Dioni. Marcó Villa y, como por arte de bilibirloque, el Valencia dijo adiós al partido, pero adiós totalmente. Poco a poco, el Atlético empezó a coger el mando del partido. Lo hizo sobre todo cuando marcó el gol, una jugada aislada que pilló a la defensa mirando a la luna de Valencia. Llegó Maxi, que para estas diagonales se las pinta solo, y le atizó por dos veces en el pelo platino de Cañizares para dejarle con el molde puesto. El uno a uno le sentó al equipo de Sánchez Flores como una patada en los cataplines, de ésas de las que te dan de lleno y no te levantan ni llamando a los bomberos. El Valencia no volvió a ver el balón, bien gestionado por Luccin y Gabi, que estuvieron muy activos. Llegaba el Atlético a toda velocidad por los flancos y el centro, pelín tirado atrás Torres para lanzar en velocidad a Maxi y Kezman, que no finiquitaron el partido porque el balcánico está en los últimos tiempos con las botas al revés, que si no en el descanso ya no habría habido más partido del que ha- blar. Pero se salvó entonces el Valencia como al principio se había salvado el Atlético, en un centímetro más a un lado, o medio metro más arriba. Un partido extraño, como todos los que suele jugar el Atlético, que es como los gallegos, pues nunca se sabe si va o viene, si sube o si baja. Un lío de equipo. Tan lioso como el Valencia, que también estaba por estar. Al igual que en la primera parte, los de Mestalla empujaron al principio (tiro al palo de Regueiro) pero le duró un suspiro. Enseguida se volvieron a ir del partido, a perder el control del medio campo y el Atlético volvió a coger el timón del partido. Parecía más despierto el conjunto de Pepe Murcia, con más vivacidad ante un rival muy quebrado por la mitad, sin que su línea de tres se incorporase a tiempo para apoyar a Villa, un tanto aislado ayer. Sin profundidad Lo cierto es que llegar no llegaba ninguno, perdidos ambos ante la firmeza de las zagas, pero amenazar, amenazaba el Atlético, mucho más entero que su apocado rival, que no acababa de canalizar el juego ofensivo. El Valencia era muy largo mientras que el Atlético tenía las líneas más juntas, con más apoyos, aunque con escasa profundidad en su quehacer. Hubo ceño fruncido en los valencianistas en esos minutos de control atlético. No atacaba el Valencia, ni se le veía entidad ni ambición, un equipo muy timorato, tirado atrás y a la espera de que el Atlético cometiera un error (lo hizo Velasco, pero lo evitó Leo Franco en buena parada) Dominaba más el Atlético y también buscaba Carboni fue despedido con todo el público de Mestalla puesto en pie más el triunfo mientras que los del Real Madrid se frotaban las manos viendo como su eterno rival le facilitaba la tarea de ser segundo. Si alguien mereció marcar en el tramo final fue el Atlético, más incisivo, con más llegada y mejor fútbol. El Valencia fue decepcionante, sin ideas, perdiendo tiempo y conformista. Sólo quiso esperar y esperar, con escaso fútbol para un equipo que eso sí, se aseguró matemáticamente la disputa de la próxima Liga de Campeones. REUTERS Mestalla entera despide en pie a su ídolo Carboni ABC VALENCIA. Carboni fue el gran protagonista de la noche en Mestalla. En el minuto 59, el italiano entró en el campo en sustitución del lesionado Moretti y todos los aficionados se pusieron en pie para despedirle con todos los honores y agradecerle la honestidad demostrada durante los nueve años que ha permanecido en la entidad. Mestalla entera estalló en aplausos para este carismático jugador de 41 años, a quien todos señalan como el próximo directo deportivo de la entidad che. Con multitud de pancartas en la grada, Carboni saltó al campo con la emoción contenida e inmediatamente Albelda le cedió el brazalete de capitán. Los gestos de reconocimiento se repitieron al final del partido. David Villa ya pisa los talones de Eto o en la lucha por el Trofeo Pichichi. El camerunés no marcó en el Camp Nou. Quien sí vio puerta fue Villa, al anotar de penalti su gol 24, quedándose a uno del azulgrana. Poco antes del final, Villa, con molestias, fue sustituido por Mista. ASÍ JUGARON VALENCIA Cañizares: regular. Miguel: bien. Albiol: regular. Ayala: regular. Moretti: regular. Albelda: regular. Baraja: regular. Angulo: mal. Aimar: mal. Regueiro: bien. Villa: regular. Carboni: regular. Vicente: regular. Mista: sin calificar. El técnico: Quique Sánchez Flores. Mal. No se le vio al equipo metido en el partido casi nunca. Muy irregular y descontrolado, con poca ambición. Lo mejor: La velocidad de Regueiro y Miguel, poco acompañado por el resto. Algunas paradas de Cañizares. Lo peor: Escasa ambición, poco control del medio campo, con Albelda y Baraja sin continuidad en el juego. Poca conexión entre las líneas, dejando muy solo a Villa. ATLÉTICO DE MADRID Leo Franco: bien. Velasco: mal. Pablo: bien. Perea: regular. Antonio López: regular. Maxi: bien. Luccin: regular. Gabi: regular. Petrov: mal. Kezman: mal. Fernando Torres: regular. Vara: bien. Marqués: sin calificar. El técnico: Pepe Murcia. Bien. Si algún equipo mereció ganar fue el suyo, con más empaque, mejor situado sobre el campo y con algo más de ambición. Supo levantar un comienzo titubeante. Lo mejor: Excelentes paradas de Leo Franco las pocas veces que fue exigido por los delanteros rivales. Bien Maxi y el debut de Vara, un chico muy atrevido. De nuevo bien la defensa. Lo peor: Desacierto arriba. Mucho dominio y poco remate.