Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 7 5 2006 49 Sociedad La muerte del pentapléjico pudo haber estado planeándose durante semanas China practica la peor persecución religiosa del mundo, con una veintena de obispos arrestados La Iglesia patriótica ordenará hoy un obispo autorizado por el Vaticano b Hay siete obispos encarcelados, además de veinte sacerdotes y tres seminaristas. De algunos de ellos no se sabe siquiera si están vivos o muertos JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Cuando en un país no se sabe si numerosos obispos encarcelados están vivos o muertos, y cuando los obispos fieles al Papa pasan casi toda su vida en prisión o arresto domiciliario, Occidente no puede aceptar el chantaje de silencio por miedo a perder negocios en China. A estas alturas de integración internacional ya no es aceptable que Pekín ordene obispos a dos sacerdotes marioneta para ponerlos al frente de diócesis católicas. Como respuesta, Benedicto XVI manifestó el jueves su profundo disgusto El Vaticano denunció esa grave violación de la libertad religiosa advirtiendo que ahora considera necesario dar voz al sufrimiento de la comunidad católica en China que sufre la persecución más cruel desde la de Stalin contra la iglesia católica de Ucrania. En un intento de flexibilizar su estrategia, Pekín permitirá que sea ordenado hoy en Shenyang un obispo patriótico que cuenta con la autorización del Papa. Persecución religiosa en el mundo Cuba Naciones que someten a los cristianos a persecuciones intensas Naciones donde los cristianos sufren algún tipo de persecución Chiapas Uzbekistán Turkmenistán Azerbaiján Chechenia Turquía Marruecos Túnez Argelia Mauritania Libia Egipto Eritrea Sudán Siria Iraq Arabia Saudí Irán Kazakhstán Rusia Kyrgystán Tajikistán Corea del Norte Colombia Afganistán Pakistán Nepal Butan China Gujarat Orissa Qatar Emiratos Árabes Omán Yemen Somalia Bangladesh Sri Lanka Indonesia Burma Laos Vietnam Malasia Nigeria Infografía ABC Prisioneros en China Obispos en la cárcel- -An Shuxin, obispo de Baoding, desde 1996. No se sabe si continua vivo. -Han Dingxiang, obispo de Yong Nian, desde 1999. -Lin Xili, obispo de Wenzhou, desde 1999. Gravemente enfermo. -Shi Enxiang, obispo de Yixian, desde 2001. -Su Zhimin, obispo de Baoding, desde 1997. Paradero penal desconocido. -Zhao Zhen Dong, obispo de Xuanhua, desde 2004. -Yao Liang, obispo de Xiwanzi, desde 2005. Obispos en arresto domicilario- -Fan Zhongliang, S. J. de Shanghai. -Hao Jinli, de Xiwanzi. -Jia Zhiguo, de Zhengding. -Li Side, de Tianjin. onfinado en lo alto de una montana. -Liu Guandong, de Yisian. -Ma Zhongmu, de Ningxia. -Yang Shudao, de Fuzhou. -Yu Chengti, de Hanzhong. -Xie Shiguang, de Mingdong. -Zeng Jingmu, de Yu Jiang. -Han Quian, de Siping. Es un fugitivo, bajo orden de arresto En la cárcel o en campos de trabajos forzados- -20 sacerdotes- -3 seminaristas- -Miles de catequistas- -Decenas de miles de fieles Los desaparecidos Los datos son escalofriantes. Mientras el presidente Hu Jintao y el primer ministro Wen Jiabao van por el mundo pregonando su progreso social los católicos de la diócesis de Baoding no saben si el obispo Zu Shimin, encarcelado en 1997, está vivo o muerto. No saben a qué prisión fue enviado, ni han tenido ninguna noticia de él en los últimos ocho años. Lo mismo sucede con An Shuxin, obispo auxiliar de Baoding, arrestado en 1996, a quien sólo se ha visto una vez desde entonces. Ni su familia ni los fieles de la diócesis saben si continúa vivo o ha muerto en la cárcel, como le sucedió el pasado mes de enero al obispo de Yantai, Gao Kexian. La persecución religiosa del Gobierno chino es general: contra los cristianos católicos y protestantes, los budistas tibetanos, los musulmanes, Falun Gong y todas las religiones que no acepten el nombramiento de sus líderes por el partido comunista. Y se ha recrudecido en los últimos dos años de apertura a Occidente, con centenares de fieles muertos bajo torturas y decenas de miles enviados a la cárcel o campos de trabajos forzados. Por lo que respecta a los católicos- -unos cinco millones en la Iglesia patriótica y unos ocho en la clandestina las víctimas de la persecución Una mujer católica lee la Biblia en una iglesia de Pekín tienen nombres y apellidos, empezando por los 46 obispos clandestinos que han pasado toda su vida en la cárcel, en campos de trabajo, en arresto domiciliario o bajo estrecha vigilancia. Entre los 7 obispos encarcelados en la actualidad hay octogenarios como el de Xiwanzi, Yao Liang, y enfermos graves como el de Wenzhou, Lin Xili. Entre los diez prelados bajo arresto domiciliario hay un paralítico, Liu Guandong, obispo de Yisian, y uno desterrado en una montaña: el obispo de Tianjin, Li Side. En esos momentos están en la cárcel al menos 20 sacerdotes y tres seminaristas, mientras que otros muchos se en- AP cuentran en campos de reeducación por el trabajo los temibles laogai a donde cualquier comisario de policía puede enviar una persona sin necesidad de juicio hasta un máximo de cuatro años. Si al regreso no le considera suficientemente reeducado lo vuelve a enviar por otros dos o tres, con la misma absoluta arbitrariedad. En los laogai que ahora son sobre todo fábricas, viven encerrados millares de catequistas y decenas de millares de fieles. Los datos numéricos proceden sobre todo de la Fundación Cardenal Kung (www. cardinalkungfoundation. (Pasa a la página siguiente)