Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D 7 7 5 06 Cambió la empresa privada por otra empresa mucho más gigantesca, arriesgada y satisfactoria: dirigir Intermón Oxfam. Licenciada en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales, así como en Filología Árabe, Ariane Arpa (Valencia, 1965) es la responsable de coordinar más de quinientos proyectos de desarrollo y ayuda humanitaria que esta ONG lleva a cabo en más de 30 países. Su filosofía es muy clara: asumir su buena fortuna y solidarizarse con quienes no la tienen DIRECTORA DE INTERMÓN OXFAM ISABEL GUTIERREZ- ¿Colaborar con una ONG puede aliviar cierto sentimiento de culpa? -Ese alivio no es malo. Si uno actúa para ayudar a los demás, lo lógico es que se sienta feliz. Recibimos una satisfacción a cambio de nuestro esfuerzo y de nuestro donativo. Pero nuestro trabajo no es el de lavar conciencias. Trabajamos para eliminar las causas de la pobreza, no sólo los síntomas. ¿Es razonable que yo recele de cómo y dónde se emplea el dinero que aporto? -Es legítimo, pero quienes recelan son precisamente los que nunca se han acercado a una ONG. La mayoría publica memorias con sus cuentas transparentes. Y existen, además, organismos independientes que nos valoran. El que quiera saber para qué sirve su dinero, dispone de herramientas. -En Ébano Ryszard Kapuszinski se refería a África como un continente humillado por siglos de esclavitud. Y la humillación es un muro demasiado alto... -El punto de partida es difícil, porque hablamos de países a los que se les ha explotado durante años y años. Pero no todo está perdido: allí hay una energía enorme y lo que falta es poner los medios necesarios para que sus habitantes puedan beneficiarse de los frutos de su trabajo, para que tengan unas estructuras que les permitan responsabilizarse como ciudadanos y exigir de sus gobiernos que los recursos vayan a servicios sociales básicos. -Pero allí también hay múltiples voces, algunas muy cualificadas, que rechazan lo que consideran simple caridad. -En eso, por motivos éticos, estamos de acuerdo. En Intermón Oxfam no trabajamos para asistir. Trabajamos para que las personas del Sur, que tienen los mismos derechos que nosotros, puedan ejercerlos. Además de este motivo ético, hay uno práctico: la experiencia demuestra que los GUTIERREZ Y DE LA FUENTE 20 D 7 LOS DOMINGOS DE Ariane Arpa No queremos lavar conciencias, sino eliminar la raíz de la pobreza -Somos una pequeñísima e ínfima minoría de privilegiados y no nos damos cuenta de la suerte que tenemos. Suerte de disfrutar de cosas tan tontas como encender la luz, si es de noche, o abrir un grifo, si necesitamos agua. Por eso es importante que disfrutemos y valoremos plenamente esa suerte. ¿Cuánto de idealismo y de pragmatismo hay en usted? -En mí coexisten ambas cosas: creo que la pobreza puede ser erradicada, pero me cuestiono cuánto tardará en conseguirse. ¿Y qué le movió a actuar? -La coherencia con unos valores de solidaridad. El asumir el hecho de que, por la simple circunstancia de haber nacido en España, tengo casi todo. La conciencia de la injusticia que esto supone. -Así que, frente a esa injusticia... Cualquiera puede aportar su granito de arena. Para luchar contra la pobreza, no hace falta dejarlo todo e irse a trabajar al Sur. Se puede colaborar con una ONG, comprar productos de comercio justo, conseguir que el gobierno tome determinadas decisiones, ofrecer horas de voluntariado... ¿Cómo se defiende a sí misma de las miserias que conoce? -Rodeándome de un entorno que me equilibre. Mis amigos me permiten cargar baterías. Pero esas tragedias no siempre deprimen. Hay personas en situaciones extremas capaces de sonreír, de tener ilusión y proyectos de futuro. Es una gran lección: si pese a esa enorme dificultad son capaces de generar tanta energía, yo, moralmente, debo hacer lo mismo. ¿Son sinceras las celebridades apoyando proyectos? -Casi todos se implican porque se lo creen. Son sinceros y facilitan que el mensaje llegue a quienes ni siquiera se interesaban por nosotros. ¿Por ejemplo? -Cuando Chris Martin habla de nuestra campaña de comercio justo en sus conciertos, sus palabras calan en cientos de miles. Prejuicios... EL ISLAM Entre el Islam y Occidente, no aprecio un problema de entendimiento. La cuestión está en la existencia de un mundo árabe con una situación de pobreza y de escasas oportunidades. Gobiernos poco democráticos, débil expresión ciudadana, fuerte sensación de doble rasero con el asunto Palestina... Es una combinación explosiva ...más prejucios MUJERES No hace tanto que las mujeres, en Europa, no teníamos derecho de voto, no podíamos salir del país sin permiso del marido... Era una situación similar a la de algunos países árabes de hoy. No sólo hay que hablar del problema de la mujer como tal, sino de la persona como ciudadano. La existencia de una sociedad civil, bien estructurada y democrática, es un requisito previo para cualquier desarrollo de futuro cambios que funcionan son los que parten de las propias personas destinatarias, porque responden a sus necesidades. -Pero, ¿hasta qué punto nos interesa a los occidentales el desarrollo del tercer mundo? No hay energía para todos y si ésta se reparte entre algunos más, a ver quién es el guapo que sacrifica su nivel de vida... -Usted no plantea una ficción, se trata de un problema real, de ahí la importancia en la investigación en fuentes de energía alternativas. Con la dependencia del petróleo que tenemos hoy en día, esto se hace difícilmente sostenible. -Occidente, ¿es una rareza dentro del planeta?