Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18- 19 D 7 LOS DOMINGOS DE La duquesa de Alba está harta de las cosas que sobre ella se dicen o se publican, hasta el punto de que ha llevado a poner el asunto en manos de su abogado Javier Saavedra JULIÁN DE DOMINGO que buscan, la confrontación. Quieren un guantazo Que es lo mismo que sostiene Peter Veale, o sea, que hay muchos más hombres que mujeres en los manicomios, lo que es una prueba clara de quien vuelve loco a quien. El actor no ha negado haber sido tan gracioso pero sí ha asegurado que sus palabras se sacaron de contexto. Además, qué quieren, es la tradición. Una de las escenas del cine de más solera es un guantazo a una paya. El del Glenn Ford a Rita Hayworth en Gilda Aunque a propósito del 90 cumpleaños de Ford, el lunes pasado, he leído en demasiados sitios lo de la torta que dio Rita a Glenn. Las ganas. Cómo cambia la vida, que cantaría Sergio Rivero. Aunque la verdad, la vida, salvo ese maquillaje de la memoria cinematográfica, cambia poco. Carmen Cervera ha querido seguir los pasos de Cosimo Piovasco, de Ron Wood o de Lex Barker y ha estado amenazando con subirse a un árbol. Por amor al arte y a la naturaleza, porque los ricos son así y por buscar la confrontación. Al final el traje era demasiado blanco, lástima. Y lástima que el número verde del Vanity Fair ya haya salido. Que si no Tita (la mujer que más ha hecho por la cultura española en los últimos 100 años) habría salido retratada en la revista con otros ricachones ecologistas. Por ejemplo, Zac Goldsmith, el hermano de Jemina, la novia de Hugh Grant. También está Wangari Muta Maathai, la tía de los árboles. A ver qué tiene la Premio Nobel de la Paz (turbante aparte) que no tenga nuestra Carmen. Reforestar Kenia no es más meritorio que tratar de que no se desforeste la puerta de su museo. La literatura será chismorreo pero también es Carmen, la baronesa rampante (o Gallardón, el caballero inexistente) La duquesa de Alba... ¡touché! Gente BEATRIZ CORTÁZAR RAÚL DOBLADO egalos envenenados son los que tuvo la duquesa de Alba cuando semanas atrás cumplió 80 años. Rodeada por lo suyos Cayetana Fitz James festejó el que debía ser un aniversario redondo sino fuera por los contratiempos que ha vivido últimamente y que le han llevado a poner las cosas en manos de su abogado Javier Saavedra, el mismo que defiende los asuntos de su hija Eugenia. Esta semana la duquesa ha tenido de todo un poco por parte de la Justicia. En los distintos frentes que mantiene abiertos ha recibido la noticia de que el Juzgado número 25 de Primera Instancia de Sevilla ha denegado la solicitud de secuestro del libro Memorias de viva voz. Autobiografía y testamento de Antonio el bailarín firmado por Santi Arriazu al considerarse esa medida desproporcionada... refiriéndose a la divulgación de unos hechos que se vienen difundiendo desde hace largo tiempo como el otro libro que años atrás salió del mismo tema. Por otra parte, el Juzgado número 21 de primera Instancia (también de Sevilla) sí ha aceptado de forma temporal las medidas cautelares que impiden a Antena 3 emitir informaciones relativas a las supuestas relaciones entre la duquesa y Antonio el Bailarín, así como dar cabida a personas que vayan a hacer manifestaciones sobre este tema Como se suele decir, una de cal y otra de arena. Pero si ese es uno de los temas que más le hieren otro que la tiene de lo más revuel- R El Juzgado sí ha aceptado las medidas que impiden a Antena 3 emitir informaciones relativas a las supuestas relaciones entre la duquesa y Antonio el Bailarín ta es el contencioso que mantiene con los jornaleros del campo que la denunciaron por las declaraciones que hizo el día que fue a recoger la Medalla de Andalucía. UNA IMAGEN QUE DUELE F uentes cercanas a la duquesa me aseguran que está muy triste por las cosas que se están comentando, que ella nunca ha tratado mal a las personas que han trabajado en su casa, que jamás ha tenido problemas con nadie y que le duele profundamente la imagen que están dando de ella. A sus 80 años la duquesa está triste y tiene motivos de sobra. Por una parte le resucitan un asunto espinoso sobre un romance nada público y un rumor que corrió de boca en boca y que siempre ha intentado parar por el daño que podía hacer a su hijo. Por el otro, está esa polémica con los jornaleros de una tierra que adora y que siente como propia. La Justicia sigue su curso, las demandas están sobre la mesa y los recursos se toman su tiempo. Mujer de carácter, genio y figura, esta vez se puede decir que la duquesa está tocada. Touché que diría un maestro de esgrima.