Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Internacional DOMINGO 7 5 2006 ABC Chirac sopesa, según Le Monde cambiar a Villepin por Sarkozy b Quemado por la crisis del Con- Alemania sufre de vértigo demográfico y la ministra de la Familia dice que, o se revierte el proceso, o que el último que apague la luz En 2040 puede no haber ya ningún alemán de origen 1.800 euros al mes por niño RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL trato Primer Empleo (CPE) y el escándalo Clearstream el primer ministro francés ha caído en la impopularidad más extrema JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Jacques Chirac consulta con diputados y consejeros íntimos la posible sustitución de Villepin, primer ministro, por Nicolas Sarkozy, ministro del Interior, que siente la tentación de la jefatura de Gobierno, aunque sus consejeros personales lo invitan a romper con el navío sin rumbo que el presidente parece pilotar a ciegas. Carbonizado por la crisis del Contrato Primer Empleo (CPE) y el escándalo Clearstream Villepin se encuentra caído de hinojos en la impopularidad más extrema, corriendo el riesgo de ser el primer acusado de las querellas judiciales presentadas por Sarkozy y Patrick Ollier, el compañero sentimental de Michelle Alliot- Marie, ministra de Defensa, que también se considera víctima de una persecución. Sarkozy resiste Edouard Balladur y Jean- Pierre Raffarin, ex primeros ministros, aconsejan a Sarkozy que resista y estudie el momento exacto de su salida del Gobierno, para consagrarse a preparar la campaña de las Presidenciales del año próximo. En esa misma línea se pronuncian todos los consejeros personales del ministro del Interior, tentado, sin embargo, por la idea de convertirse en salvador de Chirac, que no podrá aguantar indefinidamente el hundimiento fatal de Villepin. Hasta hoy, toda la estrategia personal de Sarkozy reposa en una sola palabra: ruptura Ruptura con veinte años de demagogia de izquierda (Mitterrand) y derecha (Chirac) Ruptura con el inmovilismo que paraliza Francia y la asila en Europa. Ruptura con las maneras tradicionales de hacer política de clan (Chirac) o de ideología (oposición socialista) ¿Puede defenderse tal estrategia siendo primer ministro de Chirac, que ya rechazó a Sarkozy el cargo de primer ministro el 2002 y el 2004? En términos puramente políticos, nadie duda que la estrategia personal de Sarkozy pasa por la ruptura con la chiraquía en algún momento de este año, para lanzar la batalla campal de las próximas presidenciales. Sin embargo, la acción política también es psicología, vanidad, tentaciones. Y, en este caso, la tentación quizá sea grande de precipitar la caída de Villepin, su primer rival a primera sangre política, y sustituirlo en la jefatura de un nuevo Gobierno. BERLÍN. Puestos a equiparar especies, la sociedad alemana empieza a reconocer que lo que ya es aquí especie en extinción es la familia con niños. La tasa de natalidad ha caído a 1,36 niños por mujer (España: 1,32) entre las más bajas de Europa y casi un tercio de mujeres alemanas nunca ha tenido hijos. La revelación de que en 2005 nació un 30 por ciento de niños menos que en 1946, cuando muchos varones estaban prisioneros o bajo tierra, ha disparado la alarma y democristianos y socialdemócrtas han elevado la política familiar a una prioridad de gobierno. La nueva normativa dispone una ayuda para padres aparte de los 4.000 euros año de ayuda al niño para el padre o madre que deje de trabajar para cuidar al nacido. El montante será de dos tercios del sueldo hasta un máximo de 1.800 euros, durante 12 meses y prorrogable hasta 14 si se pasa a trabajar menos de 30 horas semanales. Si optaran por reincorporarse al trabajo cobrarían un suplemento fijo de 300 euros; un salario inferior a 1.000 euros se cobrará completo. Un gran día para las familias jóvenes en Alemania resume la ministra de Familia. Ursula von der Leyen, doctora en Medicina y madre de 7 hijos, afirma que el consenso entre derecha e izquierda revela que la sociedad tiene un interés común en alumbrar niños Al tiempo que su intención de liberalizar a una instalada Alemania, un notable acento social viene marcando la política de la canciller democristiana Angela Merkel. Pero es también economía: ayer el ministro de Finanzas aseguraba que la estructura fiscal del país estará próximamente en quiebra, dijo que toda mujer tiene el deber de trabajar y abogó por la pérdida del seguro médico por pareja si uno no contribuye. Un padre berlinés cambia los pañales a su hija de ocho meses hemos conseguido ser hasta malas madres y empezamos a tener fantasías suicidas Alemania envidia a Francia como el país de los niños y los sociólogos lo relacionan con su optimismo social. Allí el niño no constituye riesgo de empobrecimiento familiar mientras aquí hay un millón de niños en el umbral de la pobreza y las madres alemanas figuran entre las más vagas de Europa según el último informe del Gobierno. Alemania gasta 150.000 millones anuales en la familia, la segunda ayuda en Europa, apunta el Bild, pero no están bien dirigidas la Fundación Böckler cree en menos ayudas directas y más en plazas y horarios de guardería, y mujeres democristianas batallan por deducir toda ayuda doméstica- -incluso por un sueldo de madre- -entendiendo la familia como creadora de empleo. El experto Volker Meier revela que ayudas por un 1 por ciento del PIB resultan en Europa en un aumento de la tasa en 0,2 hijos por familia. AFP Hace meses Newsweek se extrañaba en portada de cómo la tercera economía del mundo desaprovecha a sus mujeres, en contraste con EE. UU. mientras el comisario para Asuntos Sociales insiste en que Europa necesita más mujeres en el mercado Segundo sueldo Pero la Fundación Böckler denuncia un fisco alemán que se lleva buena parte de un segundo sueldo, haciendo ociosa una reincorporación laboral. Bien llevado, el Instituto de Demográfico de Berlín duda en cambio de la dicotomía trabajo familia, señalando a Escandinavia: cuantas más mujeres trabajan, más niños nacen. Pero Von der Leyen critica que a diferencia de otros países, aquí no tener hijos ha dejado de considerarse una carencia lo que califica de mera fiebre cultural y se dice dispuesta a exigir más al padre. Ahora son los varones quienes no quieren: tampoco ellos logran conciliar todo lo que se les exige: sueldo, posición, estar en forma, ser niñero, amante, comprensivo y apoyo en la profesión de la mujer. Y abdican de ser padre. Muchas parejas se sienten timadas por el choque entre hábitos inveterados de organización y la prometida reinvención familiar. Un 30 por ciento de familias se rompen o se quedan en mera pareja. Madres trabajadoras Prensa y políticos debaten el vértigo demográfico, entre una hipocresía establecida por la que convive, como confirma el asesor del gobierno Wassilios Fthenakis, un lenguaje moderno con una realidad más tradicional; la discusión sobre las madres- -un 60 por ciento- -que nunca retorna a su profesión, enhebrando permisos de tres años; un 20 por ciento de padres reacios a cooperar en la crianza, y hasta ejecutivas frustradas que arrojan sus carreras por una vida más simple. Y en medio las escuelas que ven niños cada día más violentos y peor resueltos afectivamente, o la autocrítica feminista de una conocida periodista, Eva Herman, reconociendo que, medio siglo después, las mujeres seguimos en lucha con los hombres y estamos al límite de nuestros recursos... En 2005 nació un 30 por ciento de niños menos que en 1946, cuando muchos varones habían muerto en la guerra