Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 7 5 2006 Internacional 35 EDOUARD BALLADUR a venganza es un plato que debe comerse frío. Edouard Balladur fue primer ministro de Francia entre marzo de 1993 y mayo de 1995. En ese año, desde la fortaleza de la jefatura del Gobierno, disputó la Presidencia de la República al jefe de su partido, Jacques Chirac. No parece aventurado imaginar que Balladur, buen conocedor de las debilidades políticas de su amigo de treinta años entreveía para Francia bajo Chirac un futuro como el que ha tenido. La competición entre Balladur y Chirac dio la victoria en la primera vuelta de las presidenciales de 1995 al socialista Lionel Jospin. La lealtad de Balladur a las ideas que deRAMÓN fiende hizo que sus voPÉREZ- MAURA tos fueran unánimemente a Chirac en segunda vuelta, otorgándole así el Elíseo. La lealtad de Chirac a su propia persona hizo que los ministros alineados con Balladur fueran apartados del poder. Entre ellos un joven ministro del Presupuesto de ejecutoria rigurosa: Nicolas Sarkozy. Once años después, Balladur contempla el escenario desde la jefatura de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional. A su paso por Madrid esta semana ha esquivado hablar del momento político que vive Francia. Con cierto placer prefería perorar sobre Europa- -como puede verse hoy en ABC- -y de los libros que escribe en el tiempo que le deja libre su condición de diputado por París. Como gran concesión asume alguna pregunta sobre la crisis del Estado francés. Pero esquiva cualquier referencia al presidente de la República y sus ministros. Tanto para la crítica como para el elogio. Balladur es un caso singular de político francés nacido en Turquía en 1929. Tiene un lema político poco común: Yo no hago promesas, pero las cumplo Fue ministro de Finanzas en la cohabitación de Mitterrand como presidente y Chirac como primer ministro (1986- 1988) y cuando la cohabitación fue de nuevo inevitable en 1993, Chirac prefirió poner a su antiguo amigo, visto que en 1988 la jefatura del Gobierno había sido para él más un freno que un trampolín al Elíseo. La sorpresa para Chirac y su entorno fue la de ver que Balladur supo hacer de su paso por la jefatura del Gobierno una lanzadera a la Presidencia de la República. No llegó porque, como ya había tenido ocasión de ver en su día Raymond Barre, aspirar a la Presidencia de la República desde el centro derecha y contra la maquinaria del RPR era suicida. El engranaje partidista que trituró a Balladur en 1995 está hoy en manos de Nicolás Sarkozy, el leal de Balladur. Si llegara el caso sería un aparato formidable con el que poder derrotar a Dominique de Villepin. Mas no parece que vaya a ser necesario ni siquiera cargar los cañones. Villepin va camino de dedicarse a su amada poesía, Sarkozy de luchar por la Presidencia de la República y Balladur de ver pasar los cadáveres de sus enemigos. L Calderón supera a López Obrador en los sondeos posteriores al debate El subcomandante Marcos encabeza a los insurrectos de la capital b Sólo una baja participación daría opciones a Madrazo, tercero en las encuestas, pues el voto duro del PRI es más consistente que el del PAN y el PRD MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. La victoria irreversible de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones a la Presidencia de México, que durante tres años anunciaban todas las encuestas, es hoy, según esos mismos sondeos, una derrota más que viable. La sombra de Felipe Calderón ya lo acechaba antes del debate electoral celebrado hace dos semanas, en el que López Obrador no quiso participar, y los estudios posteriores al mismo no han hecho sino confirmar la tendencia: el aspirante del oficialista Partido Acción Nacional (PAN, conservador) supera al abanderado del Partido de la Revolución Democrática (PRD, izquierda) en las tres encuestas realizadas desde entonces. Así, la investigación de María de las Heras para el diario Milenio otorga a Calderón tres puntos de ventaja sobre López Obrador y ocho sobre Roberto Madrazo, candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI, el partido del Estado hasta el año 2000. La del rotativo Reforma da al antiguo secretario de Energía siete puntos porcentuales más que al representante del PRD y dieciocho más que al aspiran- te priista. Por último, Consulta Mitofsky, en su análisis para Televisa, concede a Felipe Calderón el 34 por ciento de los apoyos; el 33 por ciento, a López Obrador; y el 27 por ciento, a Roberto Madrazo. Sin autocrítica Lejos de tomar nota y de modificar su estrategia, López Obrador acusa ahora a las encuestadoras- -que consideraba fiables mientras lo mantuvieron en cabeza- -de manipular los sondeos o, directamente, asegura que éstos han sido realizados en la residencia presidencial de Los Pinos. Incapaz de la menor autocrítica, el ex alcalde de la capital atribuye su retroceso al Gobierno de Vicente Fox, al Instituto Federal Electoral, a los medios de comunicación... y sostiene que, según sus propias encuestas- -que nadie, excepto él, ha visto- se mantiene al frente de las preferencias electorales con diez puntos de ventaja sobre su más inmediato perseguidor. Calderón ha centrado su campaña en el empleo. Su propaganda ha subrayado las lagunas en la gestión de López Obrador al frente del Distrito Federal, y la mayoría de los analistas coinciden en que su parti- El candidato conservador ha centrado su campaña en la necesidad de crear empleo cipación en el debate fue la más convincente de todas. López Obrador, a juicio de los observadores, ha pecado de prepotencia y de intolerancia, que le han llevado, incluso, a insultar al presidente Fox, motivo que habría influido en la merma de sus partidarios. Madrazo, por último, tiene a su favor el que cuenta con el voto duro más consistente de los tres partidos, por lo que mantiene sus opciones de alcanzar la jefatura del Estado en el caso de una baja participación el próximo 2 de julio. La clave la tendrán los electores indecisos o cambiantes, y el segundo y último debate, previsto para el 6 de junio. Quien ha irrumpido en la campaña, por las bravas y por sorpresa, ha sido el líder del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, Rafael Guillén Vicente, conocido como subcomandante Marcos El líder de la guerrilla chiapaneca protagoniza desde enero una gira por el país con el nombre de La otra campaña que apenas ha tenido repercusión. Sin embargo, unos violentos incidentes entre los habitantes de San Salvador Atenco, localidad cercana a la capital, y las fuerzas del orden le han servido para allegar protagonismo de última hora. El sub ha aprovechado la circunstancia para ponerse al frente de los insurrectos y anuncia que permanecerá en la capital hasta conseguir la liberación de los doscientos detenidos de esa comunidad tras la revuelta, que se cobró la vida de un menor. Felipe Calderón comparte unos tacos con unos obreros durante un acto esta semana en la capital mexicana AFP