Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Nacional DOMINGO 7 5 2006 ABC Viendas protegidas pero marginadas La barriada cacereña de Aldea Moret se encuentra a las afueras del casco urbano, junto a la línea férrea Madrid- Lisboa, y a ambos lados de la carretera que va a Mérida. En un principio fue un poblado minero, creado en torno a los pozos de las minas de fosfatos, pero en la década de los 80 se convirtió en el lugar elegido por la Administración de Extremadura para construir viviendas sociales de protección oficial, VPO. Según los expertos consultados por ABC este repentino aumento de una población en paro, con escasos recursos económicos y un marcado desarraigo urbano, fue el caldo de cultivo de los problemas de convivencia que sufre el barrio. A las dificultades de entendimiento entre la población paya y gitana se le sumó de inmediato la conflictividad del consumo de drogas y el resultado fue un incremento desmesurado de la delincuencia en la zona. Los vecinos de la calle Ródano, considerada como la más peligrosa de Cáceres, reclaman un aumento de la inversión para la recuperación de la zona. El macabro hallazgo del cuerpo emparedado de una toxicómana destapa la cruenta realidad de la barriada cacereña de Aldea Moret, azotada por tres crímenes en seis años. Los vecinos reclaman la construcción de la comisaría de policía que les fue prometida en 1999 La calle de los horrores TEXTO: JOSÉ ENRIQUE PARDO FOTO: LORENZO CORDERO CÁCERES. El hallazgo del cadáver de una mujer, supuestamente asesinada y emparedada por su hermano en su propia vivienda, ha puesto de manifiesto la situación límite que se vive en la barriada marginal cacereña de Aldea Moret, y más concretamente en la calle Ródano de éste barrio, escenario de no pocas reyertas entre familias, incendios provocados, redadas anti droga de la policía, y de al menos tres crímenes. Allí, junto a los restos de una vieja hoguera, en plena calle, algunos vecinos nos cuentan con estupor que la zona se ha visto azotada por la violencia en los últimos tiempos: tres muertes violentas en apenas seis años. No está mal para una sola calle nos dicen, mientras exigen, una vez más, la comisaría de policía que les prometieron en 1999. Di en el periódico que llevamos años esperando la construcción de una comisaría en el barrio grita a nuestra espalda una mujer. Trágico recuento La crónica de este recuento macabro comienza en el año 2000, con la muerte de un hombre a manos de su mujer a la que supuestamente maltrataba. Le clavó un cuchillo. Dos años más tarde se produjo el asesinato a tiro limpio de un hombre de 68 años. Estaba tranquilamente en la calle cuando un sobrino suyo, con el que se había enfadado, llegó en un coche, bajó la ventanilla y lo mató de un disparo. También hirió de bala a una joven que se encontraba allí mismo y que finalmente consiguió salvar la vida tras una operación. Algunos vecinos añaden a esta lista la muerte de un anciano que fue víctima de una brutal paliza y supuestamente falleció días después en el hospital. Ahora, la muerte en extrañas circunstancias de una vecina ha vuelto a colocar a esta calle cacereña en la página de sucesos de los diarios y algunos de sus vecinos lamentan esta maldición que nos ha caído Nosotros somos pobres pero honrados y no podemos acostumbrarnos a esta situación nos dice José, quien posteriormente añade: la culpa la tienen la cantidad de maleantes que se refugian aquí Otros vecinos confirman esa versión asegurando que viven angustiados desde hace tiempo, en medio de la marginación y el miedo. Como no nos bastaba con la suciedad y abandono en el estamos metidos, llegan los drogadictos éstos y se matan dice un anciano de la zona, que además vaticina que no tardará mucho en pasar alguna otra cosa mala La cuestión es quién será el siguiente fiambre apunta otra mujer que se ha ido acercando al corrillo con un ni- Restos de sangre de un hombre asesinado en la calle Ródano Los vecinos viven angustiados por la inseguridad del barrio ño cogido de la mano. Se llama Amparo y a su juicio las autoridades y los de la Junta deberían tomar las cartas y acabar con esta mierda Ante la posibilidad, ya anunciada oficialmente, de que el Ayuntamiento desaloje las 48 viviendas del bloque C, el más conflictivo de ésta calle, Amparo lo tiene claro: lo que tienen que hacer es demolerlo entero y poner un cuartel Esto no puede seguir en pie, ¿es que no ves que está todo roto? Dentro sólo hay ratas añade. Más tarde otros vecinos, los que se dejan entrevistar, ratifican la opinión generalizada de que la mayor parte de los ocupantes de las viviendas de ese bloque lo hacen de forma ilegal y son los causante de la degradación del barrio. Aseguran que sólo en un puñado de casas viven sus auténticos dueños y que el resto son okupas, vagabundos, y gente que paga por ellas un alquiler y las utilizan para vender drogas Una vez más el detonante de este descontento vecinal ha sido un suceso acontecido en ésta calle: la trágica aparición, el pasado jueves 20 de abril, del cadáver de Aurora Pascual, hasta ese momento en paradero desconocido. En el momento de su muerte esta conocida toxicómana, de 46 años, a la que se podía ver con frecuencia ejerciendo de aparcacoches ilegal en la plaza Mayor de Cáceres, vivía en el número 11 de la cuarta planta del bloque C de la calle Ródano. Un buen día del pasado mes de diciembre desapareció sin despedirse de nadie y cuando las vecinas se interesaron por su paradero su hermano, Zósimo, con el que vivía, les dijo que Aurora estaba en Italia, en una clínica de rehabilitación. Emparedada Meses después una llamada anónima a la policía activaba la operación en la que los agentes registraron la vivienda y encontraron el cuerpo sin vida de Aurora, en estado de descomposición. Estaba emparedada en una especie de nicho levantado entre el suelo y la pared y sobre el que según la policía se habían colocado algunos utensilios como para que pareciese un banco. Tras el espeluznante hallazgo la policía detuvo al hermano de Aurora y también a su novia, Purificación, aunque por el momento no se conoce el grado de implicación de ambos en el suceso. De hecho, ni siquiera está confirmado que se trate de un asesinato, y no está descartado que la muerte fuese por causas naturales. Ambos hermanos tenían antecedentes de peleas y robos. Zósimo llegó a ser condenado a cuatro años de prisión por tráfico de drogas en 1+ 994