Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 DOMINGO 7 5 2006 ABC Nacional Maragall aparca el Estatuto y plantea el referéndum como un plebiscito sobre su liderazgo CiU, molesta con Zapatero por no cumplir su compromiso de sumar a ERC b El PSC teme que Maragall pueda caer en su propia trampa y dañar irreparablemente el Estatuto si el 18 de junio los catalanes deciden castigar al tripartito M. A. PRIETO M. J. CAÑIZARES BARCELONA. El Gobierno de Pasqual Maragall no sabe cómo salir del atolladero y ha decidido trasladar toda la responsabilidad a los ciudadanos. Lo de menos, a estas alturas, es el Estatuto de Cataluña. Lo que está en juego, tras la decisión de ERC de votar no al nuevo texto estatutario, es la continuidad del Gobierno catalán. Por ello, el equipo de Maragall convertirá el referéndum del 18 de junio en un plebiscito. El objetivo es que cuando los catalanes acudan a las urnas no voten únicamente sí o no al Estatuto, sino que voten sí o no al tripartito. Por si fuera poco el efecto de la crisis, el nerviosismo crece ahora en CiU, donde se acusa a Zapatero de no haber cumplido su compromiso con Mas de evitar el no de ERC, que vuelve a dejar abierta la pugna por el espacio nacionalista. El consejero de Relaciones Institucionales y líder de ICV, Joan Saura, lo expresó ayer con una franqueza sorprendente. El resultado del 18 de junio- -señaló- -marcará el futuro político de Cataluña desde todos los puntos de vista, así que todo el mundo debe votar en conciencia y el Gobierno ya hará la lectura política Por si el mensaje no había quedado claro, insistió en cuanto se le volvió a presentar la ocasión: Los ciudadanos tienen en sus manos el futuro gobierno de Cataluña. El resultado del 18 de junio va más allá del referéndum sobre el Estatuto luña irá a unas elecciones anticipadas. Así lo desean las bases de ERC, que, como ha quedado demostrado, imponen su voluntad al líder del partido, Josep Lluís Carod- Rovira, y así lo ha decidido ya el Partido Socialista de Cataluña (PSC) que no está dispuesto a prolongar durante más tiempo la agonía de un gobierno con los republicanos, que han incumplido un pacto secreto según el cual, bajo ninguna circunstancia, ERC votaría no al Estatuto. El PSC, que ya ha abierto conversaciones informales con CiU con vistas a la creación de un gobierno de gran coalición, sólo hará una lectura del referéndum, y ésta afecta al futuro político de Pasqual Maragall. El aparato del PSC, liderado por José Montilla y por dirigentes como Miquel Iceta y Manuela de Madre, le dejará plantear el referéndum a modo de plebiscito, pero deberá atenerse a las consecuencias. sar a la historia, le acabe costando el cargo. Está por ver, además, cómo reaccionará el electorado de CiU el 18 de junio porque, según explicaba un miembro del PSC, más de uno puede verse tentado de votar no al Estatuto para poner contra las cuerdas al tripartito, por más que CiU pida el sí El PSOE pasará factura Un sector importante del PSOE no oculta su malestar con Maragall y aprovechará la mínima ocasión para pasarle factura. La incapacidad de Maragall para controlar a los republicanos ha puesto en una situación comprometida al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que se involucró personalmente en el debate estatutario. Un eventual fracaso del Estatuto dejaría a Zapatero a merced del PP. El primer secretario del PSC y ministro de Industria, José Montilla, reconoció ayer que la decisión de ERC pone en dificultades al Gobierno catalán, por lo que denunció las contradicciones y la inmadurez de los republicanos. Ahora no pensamos en elecciones anticipadas; nuestra prioridad es buscar los máximos apoyos al Estatu- Una jugada arriesgada La jugada de Maragall, según reconocen dirigentes socialistas, es arriesgada. Si el Estatuto sale adelante sin problemas, Maragall podrá reivindicar su liderazgo electoral ante el partido. Si a la que se prevé baja participación, se suma el no del PP, el no de ERC, los votos nulos y los blancos y un eventual voto de castigo, dando todo ello como resultado un Estatuto ratificado por los pelos, Maragall lo tendrá difícil para repetir como candidato. Se puede dar así la paradoja de que el proyecto estrella de Maragall, el Estatuto que le haría pa- Mas insta a Maragall a echar a ERC, mientras Duran le corrige y pide aplazar el debate sobre la crisis del tripartito La Generalitat se gastará 4,5 millones de euros para que la consulta no fracase El día después de que ERC hiciera público su no al Estatuto, el consejero de Relaciones Institucionales, Joan Saura, compareció ante la prensa para presentar la campaña institucional sobre el Estatuto aprobada, según dijo, por consenso en el seno del Gobierno catalán. La primera campaña- -con el lema Nuevo Estatuto. De ahora, en adelante -hace una valoración positiva de los logros del nuevo Estatuto en ámbitos como la vivienda, la educación o el reconocimiento de la identidad nacional y consistirá en inserciones publicitarias en los medios de comunicación. Como este mensaje positivo es incompatible con el discurso de ERC, Carod ha pedido a Maragall que exima a los consejeros republicanos de hacer campaña, para evitar así una confrontación directa entre los socios de gobierno. Dentro de unos días, se pondrá en marcha una segunda campaña, de carácter neutro, para llamar a la participación. En total, el gobierno de la Generalitat gastará 4,5 millones de euros, ya que, además, se enviará un ejemplar del Estatuto, en catalán y en castellano, así como una carta firmada por Maragall a todos los hogares. También se distribuirá una Guía de lectura del Estatuto a modo de resumen del texto, y se repartirán folletos informativos en la red de transporte público. to subrayó Montilla, dejando así claro que cualquier decisión se tomará una vez celebrado el referéndum. La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, no quiso pronunciarse sobre las consecuencias que tendrá la decisión de los independentistas, aunque expresó el absoluto respeto del Ejecutivo por lo que decida la Generalitat. El portavoz del gobierno catalán, el socialista Joaquim Nadal, afirmó que el tripartito dejará aparcadas sus diferencias hasta el 18 de junio y, al igual que Saura, hizo corresponsables del futuro de Cataluña a los ciudadanos. Nos jugamos mucho con esta consulta. Este es un país que nunca se ha podido permitir pasos atrás y, por pequeños que sean los pasos adelante, más vale que salgan bien y que la gente salga a votar y lo haga favorablemente apostilló. Un apoyo condicionado El no de ERC al Estatuto también ha tenido efectos en CiU, tanto a nivel interno como electoral. Fuentes nacionalistas reconocen la inquietud que el voto negativo de los republicanos ha provocado en la federación, que ahora pierde definitivamente la bandera del patriotismo catalán y se ve abocada a hacer una campaña en favor del Estatuto que será muy similar a la del PSC. Al parecer, en la reunión que el líder de CiU, Artur Mas, mantuvo en la Moncloa con el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, para pactar el proyecto catalán, el primero se comprometió a apoyar el texto que los socialistas defendieran en el Congreso, siempre y cuando ERC no votara en contra del Estatuto. Elecciones anticipadas Justo el día después de que ERC hiciera saltar por los aires las esperanzas de quienes consideraban que el tripartito aún tenía una oportunidad, Joan Saura se vio en la difícil tesitura de explicar a la prensa la campaña institucional para fomentar la participación en el referéndum. Tal vez por ello se permitió hablar con sinceridad. No lo sé. La verdad es que no sé qué repercusiones tendrá la decisión de Esquerra confesó Saura cuando se le preguntó si el no de los republicanos puede herir de muerte al Estatuto. Su lastimoso estado de ánimo revelaba lo que ya es una evidencia: que sea cual sea el resultado del referéndum, el tripartito no agotará la legislatura y Cata-