Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 La Entrevista DOMINGO 7 5 2006 ABC EDOUARD BALLADUR Ex primer ministro de Francia Los franceses buscan la protección del Estado de modo instintivo Lo apodan el cardenal por su talante refinado. Fue el segundo jefe de Gobierno conservador de la cohabitación con François Mitterrand. Bajo su mandato tuvo que sortear muchos de los conflictos que hoy agitan a la nación francesa TEXTO: FRANCISCO DE ANDRÉS FOTO: ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. En su calidad de presidente de la Comisión de Exteriores de la Asamblea francesa, Edouard Balladur ha visitado estos días nuestro país para entrevistarse con los principales líderes parlamentarios y sondear las posibilidades de sacar el proyecto constitucional europeo de su actual impasse -Acaba de presentar un libro en el que propone un solución para el punto muerto en que se encuentra el proyecto de Europa, lo que usted denomina un plan B ¿Cuál es su tesis? -Planteo lo que se puede hacer y lo que ya no es viable. De entrada no es posible aprobar una nueva estructura para Europa hasta que transcurra el año que viene, entre otras razones por las elecciones presidenciales en Francia. Tampoco es posible aprobar la Constitución tal como está redactada actualmente. La resistencia no procede sólo de Francia y de Holanda: constato esa misma falta de entusiasmo en otros países como Polonia y Gran Bretaña. ¿Qué habría que quitar del texto constitucional para hacerlo aceptable por los Veinticinco? -No veo posible ir más lejos en materia de ampliación de la Unión Europea. Hay que hacer una pausa por razones financieras y por razones institucionales. Por otra parte, el peso dentro de las instituciones comunitarias de los países en razón de su población y de su fuerza económica no es nada razonable, y está llamado además a entorpecer todo el mecanismo de toma de decisiones. ¿Sus propuestas? -La primera es ponerse ya de acuerdo para elegir un presidente del órgano máximo, el Consejo Europeo, con un mandato de dos años y medio renovable. Se puede hacer ratificar por los Parlamentos con un procedimiento rápido, que se puede resolver en dos o tres meses. Esta decisión tendría una importancia práctica clave para las políticas comunes, además de un gran impacto en la opinión pública. -En su ensayo defiende la necesidad de cerrar las puertas del club europeo por razones financieras y CONSTITUCIÓN EUROPEA No podrá aprobarse una nueva Carta Magna para Europa hasta que transcurra el año que viene; entre otras razones por las presidenciales francesas AMPLIACIÓN DE LA UE Hay que hacer una pausa en materia de ampliación de la Unión Europea por motivos financieros y por razones institucionales XENOFOBIA Necesitamos encontrar un equilibrio entre los valores de tolerancia y respeto mutuo hacia los extranjeros y las preocupaciones legítimas de los ciudadanos NATALIDAD Europa atrae por su riqueza pero sigue perdiendo población; la llegada de trabajadores de fuera es necesaria aunque puede provocar la pérdida de la identidad nacional EL MAL FRANCÉS Si en España el coste de los servicios públicos se estima en el 32 ó 33 por ciento de su riqueza, en Francia llegamos al 44 ó al 45 por ciento NICOLÁS SARKOZY Es lo suficientemente liberal para ser candidato a la Presidencia... cuando habla de la inmigración no está haciendo demagogia xenófoba de operatividad política, pero lo cierto es que en el no francés a la nueva Constitución jugó también el miedo a la llegada de más inmigrantes extranjeros, que para muchos va unida a los fenómenos de inseguridad en las ciudades y a la pérdida de puestos de trabajo. ¿Cómo valora el último sondeo sobre el aumento de la xenofobia en Francia? ¿Qué ocurre en otros países europeos? Fíjese en Gran Bretaña: allí también sube la xenofobia según las últimas encuestas. Lo cierto es que Europa está formada por países donde el crecimiento de la población está estancado, países ricos que por lo tanto atraen a los trabajadores de fuera; y al mismo son naciones que debido a ese fenómeno pueden perder fácilmente su identidad. Es preciso por tanto encontrar un equilibrio entre los valores de la tolerancia y respeto mutuo y esas otras preocupaciones totalmente legítimas. -El declive de Europa está determinao no sólo por la caída de la natalidad, sino también, según los analistas liberales, por su resistencia a reformar muchos anacronismos de sus modelos estatales. ¿No es paradójico que Francia sea uno de los países más proteccionistas después de tantos años de Gobiernos conservadores? -Eso es algo que no se me puede reporchar a mí. Cuando fui jefe del Gobierno suprimí el control de precios y de cambios, y llevé a cabo varias privatizaciones. Es cierto que liberalizamos sectores como el de la energía más tarde que otros países, pero también es verdad que en Francia tenemos una tradición cultural y política- -que yo creo que debemos abandonar- -que nos lleva a pensar en la energía como en un servicio público. -A raíz de los últimos acontecimientos que ha vivido Francia, como los disturbios en las barriadas de inmigrantes y las protestas masivas de los estudiantes contra el Contrato de Primer Empleo, abundan los análisis y ensayos sobre el declive francés. ¿Qué hay, a su juicio, de cierto en ese pesimismo que parece empañarlo todo? ¿Se puede hablar de fracaso del Estado en Francia? -Creo que el término es excesivo. Es cierto que tenemos un problema de integración de los inmigrantes, que no va a resolverse en el corto plazo. Nuestro error es que no hemos sabido integrarlos en el tejido urbano, de modo que se han agrupado en grandes barriadas donde han desarrollado un sentimiento de comunidad que hace más difícil el problema. También ustedes en España tienen ese conflicto, por no hablar de Inglaterra, donde se han registrado igualmente disturbios violentos. Es uno de los grandes desafios que tenemos por delante en los próximos años. ¿Qué política es a su juicio la correcta? -Debemos apuntar a que todos los que viven en suelo francés se adhieran a un mínimo de principios, convicciones y reglas comunes, sin las que no puede haber una sociedad organizada, Es un problema de educación, difícil de resolver en un entorno donde los lazos familiares están muy debilitados. ¿Qué opina del fracaso del Gobierno en la reforma de la ley del empleo?