Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 6 5 2006 Religión Sociedad 51 el Papa Benedicto XVI querrá que me vaya o que me quede otros dos años más. ¿Cuál es el estado actual del proceso de negociación? -Antes del ordenamiento de los obispos, los contactos los llevaba directamente el secretario de Estado del Vaticano, por lo que supongo que hablarán en la Embajada de la República Popular China en Roma. Tras la consagración de los obispos, la Santa Sede debería interrumpir la negociación porque no tiene sentido dialogar con alguien que se comporta de manera desleal y no respeta los derechos humanos. El Vaticano está ansioso por restaurar los lazos diplomáticos con China, pero no a cualquier precio. ¿Cuál es la verdadera intención del Gobierno chino a la hora de retomar la relaciones con el Vaticano? -Su único objetivo es aislar políticamente a Taiwán, ya que el Vaticano es uno de los 25 Estados del mundo que aún reconoce a la isla como un Estado soberano e independiente. Pero la Santa Sede puede aprovecharse de esta situación para lograr la libertad religiosa en China. De hecho, los cardenales ya han aclarado que están preparados para cortar las relaciones diplomáticas con Taiwán. ¿Y qué pensarán los católicos de Taiwán si el Vaticano deja de reconocer ahora a la isla como un Estado y cambia sus lazos por China? -Seguro que no estarán muy contentos, pero espero que la Santa Sede les explique que es necesario dar ese paso para ocuparse de los católicos en China y acabar con la persecución que sufren. Mientras en Taiwán tienen libertad religiosa, la situación no es igual en China. En Taiwán, incluso sin relaciones diplomáticas, los fieles pueden disfrutar de la libertad de culto y, además, la Santa Sede puede tener otro tipo de relación con la gente e incluso con el Gobierno. ¿Qué solución plantea para la elección de obispos? ¿Se puede hacer con China una excepción para que el Gobierno proponga unos candidatos y el Vaticano los nombre? -Las dos partes han dicho que todo se puede discutir y el diálogo está abierto, pero antes de empezar a negociar ellos ya han consagrado a dos obispos. Además, no me gusta la idea de que la Iglesia Oficial nombre una lista de aspirantes porque no tiene legitimidad. El obispo es el principal líder de una comunidad católica, por lo que debe ser la Santa Sede la que presente una lista y luego el Gobierno chino podría dar su opinión. Esto es posible y el Vaticano estaría dispuesto a alcanzar ciertos compromisos. Aunque ahora la mayoría de los gobiernos han dado la autoridad total a la Santa Sede, antes había Concordatos y se lograban soluciones de compromiso. Afortunadamente, las naciones modernas y democráticas no están ya interesadas en designar obispos, por lo que espero que el Gobierno chino aprenda de Europa y América en esta materia. ¿Ha influido mucho el nuevo Papa en el acercamiento del Vaticano a China? -No, porque tanto Juan Pablo II como Benedicto XVI coinciden en su Liu Xinhongis (izquierda) es ordenado obispo en una catedral de China AP El régimen chino calla mientras prepara más nombramientos de obispos Tras la dura condena del Vaticano a la consagración de dos obispos de la Iglesia Patriótica Oficial de China sin el consentimiento papal, el régimen comunista continúa guardando silencio mientras prepara más nombramientos similares. Así, la única respuesta oficial se produjo el pasado domingo, cuando el Ministerio de Asuntos Exteriores declaró que eran infundadas las críticas a la ordenación de Ma Yinglin como obispo de Kunming, en la provincia sureña de Yunnan. Por su parte, la Iglesia Patriótica Oficial, controlada por el régimen comunista, se escuda en la escasez de religiosos en las diócesis para justificar dichos nombramientos, puesto que existe al menos una veintena de puestos sin cubrir. En este sentido, el vicepresidente de la Asociación Católica Patriótica China, Liu Bainian, apeló ayer a la restauración de las relaciones diplomáticas entre el Vaticano y Pekín para resolver estos problemas Dichos lazos permanecen rotos desde que, en 1951, Mao Zedong expulsara al Nuncio papal de China apenas dos años después de que los comunistas tomaran el poder. Desde entonces, la Santa Sede ha reconocido como Estado a la isla de Taiwán y no a la República Popular de China, pero en los últimos meses ha manifestado su disposición a cambiar dicho estatus demostrando que este objetivo es una de las tareas prioritarias del Papado de Benedicto XVI. Para China todo es política, pero para la Santa Sede se trata de poder atender a sus fieles, por lo que no hay fines ideológicos El Vaticano debería interrumpir la negociación porque no tiene sentido dialogar con alguien que se comporta de manera desleal y no respeta los derechos humanos afán por retomar las relaciones con China para ocuparse de los católicos en este país. No obstante, ahora hay una nueva situación porque, durante los funerales del anterior Pontífice, el régimen comunista se dio cuenta de que todo el mundo respetaba al Papa, por lo que quizás pensaron que era conveniente tener buenas relaciones con el Vaticano. Para China todo es política, pero para la Santa Sede se trata de poder atender a sus fieles, por lo que no hay fines ideológicos. ¿Cuál es el grado de persecución a que están sometidos los católicos chinos que obedecen la autoridad del Papa? -Para el resto de países es muy difícil entender la situación real de los católicos en China, donde el régimen comunista acosa a los miembros de la Iglesia clandestina, que ha sido ilegalizada por no acatar las imposiciones del Gobierno. Pero el régimen no sólo persigue a esta Iglesia subterránea, sino también a los representantes de la oficial, que son totalmente controlados, como se ha podido ver en la ordenación de los obispos. Así, se ha ejercido tanta presión y hasta amenazas sobre ellos que, finalmente, se han visto obligados a aceptar el puesto, ya que en China no hay libertad religiosa. En los dos últimos casos se ha nombrado a uno que todavía no había recibido la aprobación y a otro que rechazó su propia consagración en febrero porque Roma no le había concedido su beneplácito. Es muy triste pero, debido a la presión, ambos han sido muy débiles y han aceptado la ordenación. De todas maneras, ellos saben muy bien que esto es ilegítimo y por eso han sido ya excomulgados. -Entonces, ¿qué autoridad moral tiene, a su juicio, la Iglesia Patriótica Oficial? -La gran mayoría de obispos, incluso en la Iglesia Oficial, han sido aprobados por el Papa, puesto que han pedido al Sumo Pontífice que les reconozca porque obedecen su palabra. Gracias a esta legitimidad, son respetados por los fieles. Pero hay otros que no han sido autorizados por la Santa Sede. Algunos de ellos sí tienen poder, pero la mayoría han sido abandonados por los feligreses porque no son legítimos. -Usted siempre se ha destacado por sus opiniones contra el régimen comunista. ¿Hasta qué punto debe la Iglesia involucrarse en política? -La política es un término muy confuso. Si se entiende por activismo militar en un partido, tener poder y formar parte de un gobierno, eso no está permitido a los obispos. Pero de todo lo que concierne a la sociedad, como la justicia, los derechos humanos y la democracia, los obispos y religiosos no sólo tenemos derecho a hablar, sino también la obligación. ¿Cree que la apertura económica de China traerá la democracia al país? -Hasta ahora el proceso de apertura económica no ha traído más democracia, sólo un poco más de libertad. No soy optimista con la situación. De hecho, China no sólo no tiene más democracia, sino que además sufre una gran corrupción. -En este sentido, ¿qué ha ocurrido en Hong Kong desde que fue traspasado por el Reino Unido a China en 1997? -Aquí la situación ha empeorado desde que Pekín se hizo cargo porque el régimen interviene cada vez más y no ha cumplido su promesa de dar mayor autonomía. -Por último, ahora que se cumple el V centenario de su nacimiento, ¿cómo valora la evangelización que hizo el español San Francisco Javier por estas tierras de Asia? -San Francisco Javier es constantemente recordado por ser un santo de la Iglesia. Por eso, aquí no sólo será venerado y honrado este año con motivo de dicha efeméride, sino siempre.