Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 S 6 LOS SÁBADOS DE LOS PACIENTES Ana Cuánto menos quieres ayuda, más la necesitas Esta administrativa lleva 14 años operada tras ser diagnostica con cáncer de mama. Sufrió una mastectomía radical izquierda y una cuadrantectomía derecha. ¿Cuándo solicitó apoyo? -Tras la intervención quirúrgica, aunque era reacia. Pedí ayuda porque no podía salir sola. Creía que era la única persona del mundo a la que le había pasado esto. Me encontraba tan perdida y se me ponía la cabeza tan mal que tuve que buscar soluciones. Soñaba todos los días con la operación. ¿Cuál fue el peor momento? -El diagnóstico, y eso que nunca me hablaron de cáncer, sino de un tumor posiblemente maligno. Tras la operación estuve 15 o 20 días pensando que aquella cavidad plana estaba aplastada. No quería verme ni mirarme al espejo. Llegue a preguntar si me habían quitado el pezón. No me quité el vendaje hasta cuatro meses después. Me duchaba de espaldas y me ponía continuamente el vendaje para no verme. ¿Cuánto tiempo estuvo en la terapia psicológica? -Más de un año, primero terapia individual, luego en grupo. Y fue genial. Ahora, a quien me pide ayuda se la doy. ¿Cómo le ayudó su familia? -No encontraría la palabra en el diccionario. Al 100 por cien. Me llevaban al médico, me hacían compañía, me daban ánimos... No me trataron como a una niña, no fueron paternalistas, ellos estaban para lo que yo necesitaba. -Muchas personas necesitan ayuda psicológica, pero son reacias a acudir por miedo. ¿Qué les recomendaría? -Nadie que no quiera ir a un psicólogo tiene que ir, no serviría para nada. Pero les diría algo muy claramente: cuánto menos quieres ayuda de los demás más la necesitas. Me niego a creer que cuando te ocurre algo tan grave como un diagnóstico de cáncer, cuando pierdes el sueño, no tienes apetito, estás triste y apático e, incluso, no tienes ganas de vivir, no pienses que algo grave te está pasando. Para solucionarlo están los profesionales, sean psicólogos o psiquiatras. Corres más ligero. Fernando Sé que moriré, pero ya veremos cuándo AGE Respuesta on line al tumor de mama El próximo martes comenzará una iniciativa pionera en España, que como mínimo se prorrogará durante un año. La Asociación Española (Aecc) contra el Cáncer ofrecerá en su web www. todocancer. org un chat mensual con destacados especialistas. El primero en intervenir será el oncólogo Miguel Martín, jefe de sección de la unidad de cáncer de mama del Hospital Clínico San Carlos de Madrid. A través de este chat se podrán consultar a oncólogos y psicólogos todas las dudas sobre la enfermedad, desde preguntas sobre si es normal sentirse mareada a si se puede prevenir la caída del cabello. Todas las dudas tendrán la posibilidad de ser contestadas en directo. Pero la web también ofrecerá un servicio de atención jurídica, a través de un correo electrónico. Todas las consultas son gratuitas. La Aecc pretende en el futuro ampliar estos chat a los tumores más prevalentes en la población. De momento, la experiencia comienza con el cáncer de mama debido a que es el que más afecta a las mujeres. Cada año se diagnostican unos 16.000 casos y las estadísticas demuestran que una de cada diez españolas lo padecerán. Uno de los objetivos es facilitar que las mujeres pregunten, siempre anónimamente, todas las dudas que no preguntan por vergüenza, falta de tiempo en la consulta u olvido. Este profesor universitario recibió el diagnóstico de cáncer de pulmón en fase 3 B hace 16 meses. Menos de un año después le comunicaron que sufría metástasis en la glándula suprarrenal. Ya ha pasado por dos intervenciones quirúrgicas y varios ciclos de quimioterapia. ¿Cuál fue la primera pregunta que hizo tras el diagnóstico? ¿En qué nivel estoy? Cuando me contestó que 3 B le dije, me has dejado sin escalerilla. El neumólogo, al que conocía, estaba más asustado que yo. Incluso me preguntó, ¿cómo quieres que te lo diga? antes de comunicármelo. ¿No ha preguntado por qué a mí o si voy a morir? -Nunca. Me figuro que no saben el motivo. Yo nunca iba al médico porque tenía miedo de que me dijeran que algo iba mal. Ni tampoco he preguntado si voy a morir: yo ya lo sé, moriré, pero ya veremos cuándo. Me hablaron de la esperanza de vida en mi estado, pero no se arriesgaron a decirme un número de años. Yo dije: seguro que menos de 50, ellos respondieron afirmativamente. Ahí quedó todo. ¿Ha sentido la necesidad de recibir apoyo psicológico? -Nunca, porqué he estado muy bien rodeado. ¿Confía en la medicina? -Me ha entrado un optimismo muy fuerte. Estoy convencido de que en medicina puede haber avances en tres meses. Confío en la suerte, porque ya la he tenido. Estaba desahuciado. ¿Cuál ha sido el peor momento durante la enfermedad? -Cuando me dijeron que había metástasis. Lo primero que me vino a la cabeza fue, ¿en menos de un año? ¿Ni tan siquiera en ese momento necesitó ayuda? -No, no tengo ni tuve problemas. Las mismas personas permanecían conmigo. ¿Qué le diría a un enfermo de cáncer que esté hundido? -Que las investigaciones van a mucha velocidad y que tan solo leyendo periódicos puedes encontrar salida e ilusionarte.