Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2- 3 S 6 LOS SÁBADOS DE ra de comer. Hay donde elegir: diez restaurantes y dieciséis bares, repartidos por este hotel de quince plantas (plataformas o decks en el lenguaje de a bordo) Cocina asiática en el Jade italiana en el Portofino y el interminable buffet del Windjammer Por primera vez el barco se mece ligeramente. El capitán Bill Wright, estadounidense, está probando el motor. Luego nos dirá que se maneja como un coche deportivo, un placer Quizá sea así, pero, en la tertulia de pasajeros, se habla de una maquinaria complejísima al servicio del ocio. Es como Las Vegas dice alguien. Disneyland precisa otro viajero. Un centro comercial en alta mar, como el Plaza Norte de Madrid añade un tercero. La quinta planta es la zona perfecta para echar la tarde. Primero un café. Y luego un paseo por el Royal Promenade, una galería de 130 metros. A un lado y otro encontramos bares (el Vintage o el Champagne una barbería, tiendas de belleza, joyería, souvenirs, ropa. Una camiseta del barco sale por dieciséis euros. Y un peluche para los niños, por diez. Una vez resuelto el asunto de los regalos, podemos seguir el camino. En la séptima, la librería nos sorprende con una estantería de títulos en español. Jiménez Lozano, Puértolas, y una obra ad De compras en la quinta hoc La isla del aire del Alejandro Palomas. Una metáfora para describir este crucero. Se acumulan las citas. A las cuatro hay un partido España- Italia de baloncesto, pero se ha hecho tarde. El tiempo se va en consultar el e- mail, en la octava; en asistir al desfile circense de la calle central, y en prepararse para la cena de gala, esmoquin para ellos y traje largo para ellas, a las ocho y media en segunda oportunidad (a las seis y media, en el imposible horario europeo) Y, al cabo, el menú de la noche: fiesta en cubierta, un mix de los grandes musicales en el Arcadia un teatro con capacidad para 1.350 personas) patinaje sobre hielo, o música en directo. Un showman llamado Matt Yee luce su habilidad para hacer bailar a su público al ritmo de canciones clásicas, Dilaila y similares. La salsa del Bolero es otra opción. Y la Cripta frenesí techno, nos acoge de madrugada. Olive or Tuist en la planta catorce, es la apuesta romántica, con el océano ya oscuro en la cristalera. Aún hay una cubierta más arriba, la quince, dedicada a una capilla. Para algunos, un mensaje subliminal: estamos cerca del cielo. Para otros, al contrario, la conexión con la tierra, el regreso a la realidad. A las siete de la mañana, casi sin dormir, desayuno, y a las ocho y media, desembarco en Southampton, autobús hacia el aeroupuerto, punto final. Un barco Guinness Sus medidas. 160.000 toneladas de desplazamiento, 338 metros de eslora, 56 de ancho, 21,6 nudos de velocidad, 4.375 pasajeros. Alojamiento. 1.817 camarotes. Servicios. 1.360 tripulantes, 15 cubiertas, 10 restaurantes, 16 bares y salones. Fabricación. Construido en Turku (Finlandia) 350.000 piezas de acero en el casco, 1.600 kilómetros de soldaduras, 19.000 kilómetros cuadrados de cristaleras, 3.500 kilómetros de cable eléctrico, 35.000 cubitos de hielo al día. El recorrido. Operará a partir del 4 de junio, con esta ruta básica: Miami, Cozumel (México) George Town (Islas Caimán) y Montego Bay (Jamaica) Precio: a partir de 890 euros por semana. Para saber más: www. freedomoftheseas. com www. royalcaribbean- spain. com 902 345 145. El nuevo gigante. En 2009 comenzará a navegar el Génesis de 220.000 toneladas, que podrá transportar a 5.400 pasajeros. La (contagiosa) fiebre del mar Los cruceros están de moda. Las estadísticas hablan de once millones de pasajeros cada año, trescientos mil en España, donde el sector crece a un ritmo de un 15 por ciento anual. Para 2011 se calculan seiscientos mil viajeros, el doble. La mayoría suele elegir entre tres destinos: el Mediterráneo, con el excelente puerto de Barcelona como línea de salida; el norte de Europa, y el Caribe. En las agencias encontraremos cientos de tentaciones, con infinidad de precios, según fecha, tipo de camarote y barco. Lo mejor es preguntar, para que el resultado se ajuste a las intenciones. Con Iberojet podemos organizar una semana por el Mediterráneo, con parada en Livorno, Civitavecchia, Nápoles, Malta y Túnez, a partir de 700 euros en junio. El MSC Armonía recorre Bari, Santorini, Mykonos, Atenas, Corfú, Dubrovnik y Venecia (en mayo, desde 1.070 euros, incluido avión) En el Mediterráneo estará este año el Voyager of the seas, un gigante que viene del Caribe, el mayor barco que haya surcado nuestro mar. En el Norte de Europa, Costa Cruceros propone el itinerario Copenhague, Oslo, Bergen, Flam, Hellesyult, Geiranger, desde 1.470 euros. Pullmantur tiene en su catálogo recorridos por el Caribe en el Holiday Dream: nueve días con salida en México o Cuba, desde 879 euros La primera piscina para practicar surf instalada en un barco es el centro de atención. Cuesta coger el ritmo, pero luego divierte La noche empieza con la cena de gala, en el salón Leonardo a la izquierda, y continúa más tarde en el gigantesco teatro Arcadia 1.350 localidades, con un mix de los mejores musicales de la historia