Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 6 5 2006 Madrid 37 Mata a puñaladas a su pareja y después se asesta una cuchillada mortal en plena calle La víctima, peruana de 35 años, tenía una hija de 12 de una relación anterior de 51 años, había convivido 3 con la mujer y no tenía antecedentes. Los allegados, sin embargo, hablan de malos tratos continuados SARAH ALLER MADRID. ¡Pedro, no lo hagas! Esas fueron las últimas palabras que pronunció Pamela, una peruana de 35 años, antes de que su pareja, un español de 51, se abalanzara sobre ella y le cosiera a cuchilladas a plena luz del día en el barrio de la Elipa. Después de herirla mortalmente, el agresor decidió quitarse la vida. Bastó una única puñalada en el pecho, que le mantuvo varias horas entre la vida y la muerte y de la que finalmente falleció en los quirófanos del Marañón. El agresor no tenía antecedentes policiales y no pesaba sobre él denuncia alguna por violencia doméstica. Los cercanos a la pareja, sin embargo, aseguraban ayer que la muerte de Pamela Liliana, madre de una niña de 12 años, ha puesto el triste punto y final a un explosivo cóctel de malos tratos e infidelidades. Los hechos ocurrieron poco antes de las doce de la mañana, en la confluencia de las calles Ricardo Ortiz y San Maximiliano, en el distrito de Ciudad Lineal. Según testigos presenciales, la pareja, que había convivido durante tres años, acababa de abandonar la terraza de un bar próximo, donde se inició una discusión entre ambos. La víctima cruzó la calle, en dirección al parque de El Dragón, y justo en el acceso al recinto fue abordada por su compañero sentimental. Intentó huir- -comentaban algunos testigos- incluso tropezó y sólo gritaba Pedro, no lo hagas De nada le sirvieron a Pamela sus gritos. El agresor, empuñando un arma blanca, le asestó cinco cuchilladas: una en el cuello, otra en el abdomen y tres más en el tórax. b El agresor, un español Su padrastro las maltrataba. Hoy pensaba irse de casa. Me mandó un mensaje decía una compañera de colegio de la hija El agresor había sorprendido a Pamela con otro hombre, según cercanos a la pareja ta. Ella entró y me pidió un té y un Nestea. Lo pagó y se lo sacó a la terraza, donde debía estar el hombre, aunque no reparé en él. No estaba alterada y desde dentro no oí ni una sola voz. Luego me enteré de que eran ellos por una vecina aseguraban algunos allegados. Al mediodía, las inmediaciones del número 1 de la calle de San Maximiliano, donde se produjeron los hechos, se convirtieron en un hervidero de curiosos y comentarios. Mientras los operarios del Selur borraban los rastros de sangre del suelo, algunos vecinos de la zona aseguraban que la mujer había recibido malos tratos en otras ocasiones y que el agresor había sorprendido a Pamela con otro hombre de unos cuarenta años en su domicilio. La mujer, empleada en un locutorio, podría estar embarazada, un extremo que aún no ha sido confirmado por la policía. Tenía una hija de 12 años de una relación anterior, Paula, que a tenor de lo declarado por una de sus compañeras de clase, también sufrió las consecuencias de esa tormentosa relación. Me envió esta mañana un mensaje diciéndome que se iba a escapar de casa aseguraba Marián, amiga de la niña. Su padrastro las maltrataba a las dos relataba conmocionada. Quien no salía de su asombro era el camarero del bar donde inició la pareja la trágica dispu- Operarios del Selur borraban ayer las huellas del crimen en las inmediaciones del parque de El Dragón EFE Según fuentes de Emergencias Madrid, la herida en el pecho le provocó una parada cardiorrespiratoria, y la del cuello le seccionó la yugular. Los sanitarios del Samur intentaron reanimarla durante quince minutos pero la mujer falleció prácticamente en el acto. Ella no fue, sin embargo, la única víctima mortal. El que fuera durante años su pareja y finalmente su verdugo, decidió, después de coserla a puñaladas, quitarse la vida de una cuchillada en el tórax. Una ambulancia le trasladó en estado crítico al Gregorio Marañón, donde falleció poco antes de las dos de la tarde. Los psicólogos del Samur tuvieron que atender a la madre y a la hermana de Pamela, que sufrieron sendas crisis de ansiedad en el lugar de los hechos. A ellas no les gustaba nada ese hombre Podría estar embarazada Tensa comparecencia de la viuda del constructor asesinado en Collado Mediano en 2003 ABC MADRID. La viuda del empresario asesinado junto a su hija en 2003 en su domicilio de Collado Mediano reclamó ayer justicia durante su tensa declaración ante un jurado popular en el juicio que se sigue en la Audiencia Provincial. Julia P. G. explicó que cuando llegó a su casa esa tarde encontró la puerta entreabierta y al pasar al salón vio a su marido, Ramón L. G. sentado en un sillón, como dor- mido y a su hija, Eva L. P. en el suelo en medio de un charco de sangre La fiscal solicita 38 años de prisión para el presunto autor de los asesinatos, Daniel M. M. y 20 años para cada uno de los dos presuntos coautores, el padre y el tío del principal encausado. Por su parte, las acusaciones particulares solicitan 52 años de cárcel para cada uno de los acusados, mientras que la defensa del principal acusado reclama 10 años de prisión para su pa- trocinado. El prometido de la hija, Luis H. P. que también declaró ayer, explicó que cuando llegó a la casa vio salir a su futura suegra gritando, por lo que entró en la vivienda e intentó reanimar a su novia. Quien no pudo testificar fue la madre de Julia, Petra G. de 92 años, recientemente fallecida y que el día de los hechos estaba en la casa. Tanto Julia como dos guardias civiles contaron que la abuela oyó el sonido de la puerta, se asomó desde su habitación y vio pasar a un joven, pero volvió a su dormitorio. Al no llevarle la merienda, bajó al salón y se encontró con los cadáveres. Por su parte, el hijo y hermano de las víctimas, Ramón L. P. aseguró que el asesinato tuvo un móvil económico.