Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 6 5 2006 Internacional 31 Rabat presenta en Madrid su plan de amplia autonomía para el Sahara b El representante del Rey, Ul Errachid, explicó las grandes líneas al PP y al Gobierno, pero no fue recibido por las organizaciones de ayuda al Polisario F. DE A. MADRID. El presidente del Consejo Real Consultivo para Asuntos del Sahara (Corcas) Jalihenna Uld Errachid, presentó ayer en Madrid las grandes líneas del proyecto de autonomía que pretende impulsar el Reino de Marruecos como alternativa al referéndum en la ex colonia española, una vía que ha fracasado completamente según Rabat. Ul Errachid, un adinerado hombre de negocios saharaui instalado en Marruecos, explicó ayer el proyecto a los dirigentes del PP y tiene previsto encontrarse también con autoridades del Ministerio de Exteriores español. El representante de Mohamed VI no pudo entrevistarse con ningún dirigente de las abundantes asociaciones de ayuda al pueblo saharaui. En un comunicado enviado a la Prensa, la coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sahara, que agrupa a muchas de las asociaciones prosaharauis de España, rechazó cualquier contacto con Ul Errachid, al que calificó de politiquero y profesional de la estafa Porter Goss, en el centro, John Negroponte y George W. Bush durante la reunión que mantuvieron ayer en el Despacho Oval AP El director de la CIA también se suma a la limpieza de la Administración Bush La inesperada decisión sin relevo da pie a toda clase de conjeturas dimisión tras un mandato de menos de dos años empleados en la transformación de la principal agencia de espionaje de Estados Unidos PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Tras la consigna de que ahora es el momento adecuado para que desembarquen aquellos altos cargos que no estén dispuestos a aguantar en sus puestos durante el resto del complicado segundo mandato del presidente George Bush, la Casa Blanca ha anunciado ayer la salida de Porter Goss, el ex espía y ex congresista republicano al frente de la CIA desde septiembre del 2004. Una decisión no esperada, sin sucesor a la vista y que- -a pesar de enmarcarse dentro de la limpieza de primavera en la cúpula del gobierno de Estados Unidos- -no ha dejado de sugerir toda clase de cábalas y conjeturas. Al anunciar la salida de Porter Goss en el despacho oval, Bush no ha dudado en alabar la gestión del director de la CIA durante su breve titularidad, destacando sobre todo el esfuerzo realizado para aumentar el número de analistas y agentes infiltrados. El dimisionario ha recalcado el inimaginable nivel de confianza y libertad de acción que ha recibido de la Casa Blanca. Insistiendo en que la Agencia Central de Inteligencia ha mejorado dramáticamente y se encuentra navegando en b Porter Goss presenta su la dirección correcta. Sin embargo, esta retórica protocolaria y amable no oculta las dificultades, incertidumbres y transformaciones que sufre la principal agencia de espionaje de Estados Unidos, después de haber quedado en evidencia tanto a la hora de prevenir el 11- S como al suministrar argumentos fallidos para la invasión de Irak. A pesar de ser descrita por Bush como parte vital de la guerra contra el terror la CIA ha perdido su papel protagónista entre las 16 instituciones dedicadas al espionaje en los Estados Unidos. Conglomerado de espías Un conglomerado de espías que ahora se encuentra liderado por el director nacional de inteligencia, John Negroponte, que ha asumido bastantes de las antiguas funciones atribuidas del director de la CIA, incluido el briefing diario al presidente Bush. Todas estas radicales reformas en los servicios de inteligencia de Estados Unidos fueron recomendadas por la comisión bipartidista encargada de investigar la ofensiva terrorista del 11- S. Un factor adicional de tensiones en Negroponte ha asumido muchas antiguas funciones atribuidas al director de la Agencia Central de Inteligencia la CIA durante este periodo ha sido el propio Porter Goss. Criticado casi inmediatamente por traerse una serie de ayudantes procedentes del Congreso federal y considerados con excesivamente politizados por los profesionales de la Agencia Central de Inteligencia. Además de haber trascendido unas relaciones especialmente malas de Goss con los miembros del servicio clandestino de la CIA, a pesar de que él mismo sirviera como agente secreto en Iberoamérica durante la Guerra Fría. De acuerdo a recientes reproches formulados por la oposición demócrata en el comité de inteligencia de la Cámara Baja, las tensiones acumuladas han provocado la salida de una serie de destacados empleados con una experiencia combinada de 300 años de servicio. Esta pérdida de talento también se habría visto acompañada con reproches de politización, incompetencia y poca discreción en las filas de una organización basada en el secreto. En este sentido, durante su complicado mandato en sustitución de George Tenet, Porter Goss se ha visto obligado a realizar agresivas investigaciones sobre filtraciones de datos confidenciales a los medios de comunicación. Hace dos semanas, la CIA anunció el inusual fulminante cese de una veterana agente en relación con la celebrada exclusiva del Washington Post sobre la red de prisiones extrajudiciales fuera de Estados Unidos organizadas después del 11- S. En su encuentro con la Prensa, el presidente del Corcas afirmó que el proyecto de amplia autonomía para el Sahara que el Rey de Marruecos ha encargado al Consejo supondrá una auténtica revolución interna en el país porque por vez primera reformará su actual sistema administrativo y político centralista. Según Ul Errachid, la única línea roja que se ha impuesto a su trabajo será la soberanía total de Marruecos en el nuevo territorio saharaui, que tendrá no obstante plena autonomía en materia política y económica El presidente del Corcas no quiso dar ayer ningún detalle sobre las líneas del proyecto marroquí para el Sahara porque en estos momentos sería prematuro Sólo adelantó que una vez que lo apruebe el Monarca será presentado oficialmente en Naciones Unidas. Ul Errachid rechazó las críticas de que el proyecto es una maniobra política del Gobierno marroquí para ganar tiempo y terminar de enterrar el viejo plan de referéndum para el Sahara. El Consejo- -afirmó Errachid- -contiene a representantes de todas las tribus saharauis, pero no tiene ninguna relación con los que viven en los campos de refugiados bajo control del Polisario, que rechaza abiertamente la fórmula autonómica. Secreto de sumario