Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 6 5 2006 Nacional 17 El Parlamento Vasco pide al Tribunal de Cuentas que fiscalice los gastos del lendakari Ibarretxe con su plan PP y PSE unen sus votos para aclarar el dinero que ha costado su promoción tripartito, EHAK y Aralar reclaman a la Fiscalía del Estado que retire su acusación en el macrojuicio de EKIN M. LUISA G. FRANCO BILBAO. El pleno del Parlamento vasco aprobó ayer una propuesta socialista en la que se pide al Tribunal de Cuentas que fiscalice los gastos del plan Ibarretxe y también otra de Aralar en la que se insta al Gobierno a que pida al Fiscal General del Estado la retirada de la acusación pública en el macrojuicio contra el entorno de ETA que se está celebrando en la Audiencia Nacional. PSE y PP unieron sus votos en ambas iniciativas, para defender la fiscalización de los gastos del plan Ibarretxe y para oponerse a la propuesta de PNV, EA, EB y Aralar contra el macrojuicio al entorno de ETA. La proposición del PSE salió adelante con los 32 votos de socialistas y populares, la abstención de Aralar y la no participación de EHAK. Los 31 votos del tripartito no pudieron frenar la iniciativa de la parlamentaria socialista Joana Madrigal, quien consideró muy grave y una barbaridad que el programa electoral de un partido político lo paguen los ciudadanos vascos La parlamentaria popular Esther Martínez cifró en cientos de millones de euros el gasto en el plan Ibarretxe, mientras que el portavoz del PNV, Ricardo Gatzagaetxebarría, dijo que el lendakari, Juan José Ibarretxe, tiene las competencias necesarias para realizar una propuesta de reforma del Estatuto. En el debate se cuestionó si el Tribunal Vasco de Cuentas podía estar incurriendo en una opacidad de gestión al no fiscalizar algunos de los asuntos incluidos en sus previsiones, como apuntó la socialista Joana Madrigal, mientras que Antton Karrera, de EB, decía que el tribunal no tiene instrumento suficientes para afrontar todo Por otra parte, el tripartito PNVEA- EB sacó adelante con sus votos una iniciativa de Aralar por la que el Parlamento vasco insta al Gobierno a que pida al Fiscal General del Estado la retirada de la acusación pública en el macrojuicio contra el entorno de ETA. Con esta propuesta, el Parlamento vasco pide a las instituciones del Estado que superen todo tipo de obstáculos que impidan la resolución del conflicto mediante la negociación y el diálogo entre Euskadi y España b Los partidos del ELLA SIEMPRE DICE NO A El lendakari Ibarretxe, durante el Pleno de ayer Ya el pasado mes de noviembre, el Parlamento vasco aprobó otra resolución en la que mostraba su disconformidad con el macrojuicio contra el entorno de ETA. En el ple- TELEPRESS no de ayer en la Cámara de Vitoria, Aintzane Ezenarro, de Aralar, insistió en que tras el alto el fuego de ETA, el juicio tiene menos sentido que nunca L final ERC ha sido leal a su pasado y a su futuro. Después de mucho ramonear hemos asistido al penúltimo de los despropósitos que han jalonado la tramitación del Estatuto de Cataluña: ERC pedirá oficialmente el no en el referéndum. Para escándalo general y algún bochorno particular los republicanos han hecho honor a su naturaleza y a ese caganer convertido en símbolo nacional de la Cataluña que se resiste a la dominación de las muñecas flamencas y los toritos kitch en pleno belén estatuario los chicos de Puigcercós se han aflojado el cinturón y han dejado su rastro orgánico e indeleble en la traca final C. MARTÍNEZ de un proceso que ha suCASTRO perado la más disparatada de las hipótesis que una mente calenturienta hubiera llegado a imaginar. Una vez que nos hemos rasgado las vestiduras y hemos concluido por enésima vez que el tripartito de Maragall se ha convertido en un fenómeno casi paranormal en el mundo de la política, la segunda lectura de este no de ERC apunta a que estamos ante la consecuencia lógica, racional y casi necesaria de todo este absurdo proceso. El Estatuto existe porque lo pactaron Zapatero y Artur Mas en Moncloa. ERC y Maragall quedaron claramente desautorizados pero a diferencia del Molt Honorable, ERC puede mostrar su cabreo y negarse a poner la rauxa al servicio del seny de terceros. Se trata de algo más hondo que un mero pateo de malestar o un síntoma de la lucha a muerte entre Carod y Puigcercos; al fondo de ese no late el soberanismo onanista y estéril del nacionalismo llevado a sus últimas consecuencias. Nada es suficiente para el mito de la Cataluña soñada: el Estatuto, los presupuestos o la gobernabilidad sucumben ante la voracidad del símbolo. Nada que no sea la independencia es suficiente para esa Cataluña mítica y victimista. El no de ERC al Estatuto es el no a España, incluso a una España tan apaciguadora, meliflua y entreguista como la de Zapatero: no hay entendimiento posible con quienes se irritan ante la visión de un inocente torito de fieltro. Está en su pasado y es su único futuro. Después del sainete catalán ahora toca participar del espejismo, para algunos repugnante, de la paz con ETA; el final de un proceso ambidiestro que nos anticipan las sonrisas futuristas de la socialista Gema Zabaleta y la batasuna Jone Goiricelaya. Pero más valdría tomar la decisión de ERC como un aviso sobre la naturaleza de estos nacionalismos de extrema izquierda con los que el presidente Zapatero se siente tan cómodo. La gran diferencia es que la bronca entre Carod y Puigcercos la contaremos en votos mientras que la lucha entre Txeroki y Josu Ternera la acabaremos midiendo en sangre.