Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión SÁBADO 6 5 2006 ABC AD LIBITUM DESDE MI BUHARDILLA DE LA HISTORIA ARLOS Sentís, con sus 95 años cumplidos y lúcidos, es uno de los testigos notables, por protagonista, de la vida catalana. Desde sus inicios periodísticos en La Publicitat un notable diario que transitó del republicanismo al catalanismo y en el que firmaron, desde Pompeu Fabra a Rovira i Virgili, los más notables e influyentes escritores catalanes del momento, Sentís, en los más diversos frentes y tribunas, no ha dejado de estar presente en todos los acontecimientos trascendentes de los últimos 70 años. Ayer escribía en La Vanguardia una de sus colaboraciones semanales y, en actitud profética, mezclaba con garbo el fútbol y la política: El papel M. MARTÍN que falta para asistir a la FERRAND finalísima de París (Barça- Arsenal) puede sobrar para el referéndum, un mes más tarde, sobre el Estatut En ejercicio de su buena memoria, el que fue corresponsal de ABC nos recordaba que La Esquerra de antes de la guerra no tuvo en cuenta el independentismo y jugó a fondo la política española El mismo Lluis Companys- -añadía- -fue ministro de Marina de un Gobierno de la República Y no sólo Companys, en el tercer Gobierno de Azaña; también Miquel Santaló y Carles Pi Sunyer fueron ministros. Ocuparon las carteras de Comunicaciones y Trabajo en el primer Gobierno de Lerroux y en el de Martínez Barrios. Incluso Francés Macià, uno de los fundadores de ERC, después de su aventura en Estat Catalá y de su efímero golpe republicano, llegó a decirle a Jaume Miratvilles poco antes de morir- -lo cuenta Jesús Pabón en su extraordinaria biografía de Cambó- -que el separatismo sería la muerte de Cataluña También recuerda Sentís que al restablecerse la democracia en España una muy reducida Esquerra participó en ella- -alude a las épocas de Heribert Barrera y de Joan Hortalá- No fue hasta la etapa de Ángel Colom cuando se priorizó el independentismo, que luego ha crecido y no poco, con Carod- Rovira El veterano Sentís, que ha sido cocinero antes y después de ser fraile, conseller con Tarradellas y diputado por UCD, pone los puntos sobre las íes en una historia que, aún conocida y contrastada, tiende a ser reinventada en cada repaso. Carod- Rovira y sus díscolos seguidores, tan tremendistas en el gusto como taciturnos en el uniforme pardo con que se adornan, están en su derecho de ser tan separatistas como se les antoje y, mientras no saquen los pies del plato democrático, gesto por el que tienen querencia, pueden propugnar lo que les venga en gana. Lo que ya es otra cosa es justificar sus deseos, o sus caprichos, contándonos- -y contándoles a sus seguidores- -una Historia que nunca existió; que sólo desfigurada, sirve a su propósito de conectar con el pasado. Ahora, en ese espíritu, pretenden romper el Estatut que sus hombres alentaron desde el tripartito; pero esa es ya otra cuestión por la que deben pedirles cuentas sus devotos. MEMORIA VIVA ROMANCE DE LAS ESPAÑAS DE ZAPATERO C N pero sólo por política; donde a cientos de mujeres no I don Juan lo sospechaba, ni Abenámar lo sahay cuota que las redima, donde los niños no aprenbía, que tan lejos de Granada tales prodigios den ni cuentas ni ortografía, donde ya nadie se atreve habría. Que donde ruge el León y se termina Castilla, viniera un varón al mundo capaz de tales ala hablarles de disciplina, y como los dioses rayan que no les falten pastillas; y donde a poco que arraiquimias. Por no parecerse al Cid, que por Rodrigo guen las zapateras premisas, en lugar de una nación, atendía (y tuvo el muy poco tacto de hacerse una Retendremos cuarenta fincas con un himno, una bandeconquista) lo del Rodríguez le estorba, lo del Rodríra, y una lengua en cada esquina. Reinos de guez se quita, y se queda en Zapatero el héroe de esta película. Hasta que en plena campaña Taifas llamaban a esta moderna estulticia. ¡si será cosmopolita! prefiere, a nombre tan Lo malo de este zapato no es lo poco que camina, sino lo mucho que aguantan, algunos pies, vasto, la brevedad de una sigla. sus heridas. Y lo poco que protestan los pardiPresiento que aunque se esconda detrás de llos que creían que las Cartas, si son Magnas, zetas que pitan, por más derechos que otorgue, para cambiarse, precisan algo más, en el Conpor más talante que exhiba, por más veces que se inmole a la causa tripartita, se empeñe en greso, que una simple mayoría. Somos muchos LAURA españoles, millones, dicen las cifras (perdón una alianza en la que nadie confía, y aprecie CAMPMANY por lo de españoles, mejor diré estepaisistas tanto a los simios y a las bandas terroristas, las los que amamos nuestra tierra desde Cádiz a Guernientrañas de este santo no orinan agua bendita. Y va a ca, y estamos en Barcelona igual de bien que en Sevila chita callando, supuestamente sin ira, no ya torcienlla, por más que algunos se empeñen en hacerlas enedo la Historia, sino hasta el suelo que pisa: se pasa al Rey por el arco que con sus piernas fabrica, a la Repúmigas. Aunque también esto tiene su vertiente positiva. Yo por lo pronto, señores, con esta profesión mía blica invoca, los fantasmas resucita y, porque nadie se que de las lenguas se nutre y en ellas se justifica, voy a olvide de lo que ya no es noticia, nos echa en cara a apuntarme a unos cursos de las hablas de Galicia, de nosotros los lutos de su familia, como si nuestros abuecanario y extremeño, de eusquera y de pamplonica, los se hubieran muerto de risa. A mí me deja sin habla, a mí me da mucha envidia del catalán de Gerona, del que se escucha en Ibiza, del andaluz de las ocho provincias de Andalucía, del castever cómo este Zapatero jamás pierde la sonrisa. Con llano de Burgos o del que suena en Melilla, sin olvidar tal bondad nos gobierna, tanto la paz preconiza- -ora el pasiego ni el panocho de mi prima, y dedicándole al pactando con ETA, ora con Carod- Rovira- que no sé bable todas las horas de un día. Ya ven que a poco que qué ocurrirá cuando por fin se decida a escuchar a los estudie, terminaré siendo rica. que sólo reclaman ley y justicia. Pero nunca hay que pedirle a un zapatero con prisas que antes de hacerte ¡Qué futuro tan dichoso! ¡Qué excitante perspectiva, la de mirarse el ombligo como una tribu mandinel zapato te tome bien la medida. ¿No votamos una Esga! Pero no se me entusiasmen, ni tampoco se me aflipaña entre furiosa y cautiva? Pues la España que nos jan, que acaso este Zapatero tenga mañas escondidas dieren la tendremos merecida. Una España delirante, y sepa poner remiendos donde boquetes había cuando una España equilibrista donde te casas sin casa, donde sin sueldo cotizas, donde si fumas te tienes que dar el Estado peligre, aquí ya no haya quien viva y vuelva de nuevo España por los rumbos que solía, con diez de baja en la vida, y antes condenan los jueces al que cañones por banda y, como siempre, partida. aparca en doble fila que al que mata a un semejante, -Han quedado al descubierto: las compañías españolas invertían en Cuba, Venezuela y Bolivia con la intención de enemistarme con Fidel, Hugo y Evo.