Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 5 5 2006 Deportes EL BARCELONA, DE LA LIGA A LA CHAMPIONS 95 EL PRESIDENTE JORNADA 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 29 EL RANKING DE TÍTULOS JOAN LAPORTA Se bajó los pantalones en un aeropuerto, su cuñado dimitió por su pasado franquista, le exigen elecciones este año y Rosell dispara con bala. Los resultados salvan un ejercicio complicado para él 18 9 8 6 2 1 Betis Sevilla Deportivo E. SEGURA ABC Ley del silencio en un año de desgaste E. YUNTA R. Madrid Barcelona Atlético Athletic Valencia R. Sociedad Ronaldinho, el miércoles en Vigo, es el alma del equipo AP El Rey apoyará al conjunto azulgrana en Saint- Dennis Su Majestad el Rey animará al Barcelona en la final de la Liga de Campeones, que enfrentará al equipo catalán contra el Arsenal londinense el próximo día 17 en el estadio de Francia en París. Fuentes cercanas a la organización confirmaron a la agencia Efe la presencia de Don Juan Carlos en el palco, una cita que tampoco se perderá el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, como ya avanzó en su momento. Don Juan Carlos es una gran aficionado al deporte y suele asistir a los más grandes acontecimientos en los que deportistas o equipos españoles se la juegan. te en forma de lesiones, que no han sido pocas. Una conquista que sabe aún mejor por el fútbol desarrollado a lo largo y ancho del Campeonato, aunque los inicios fueran titubeantes. No despertó buenas sensaciones en el arranque el Barcelona. Apenas se vislumbraba el rastro del vigente campeón. Era un espejismo de aquel equipo que maravilló el año anterior. Poco a poco, Frank Rijkaard engra- só la máquina y ésta respondió a las mil maravillas. Catorce jornadas ganando le catapultaron a lo más alto de la tabla, de donde jamás se ha movido. Una racha histórica que le permitió superar el récord del club mientras sus jugadores recibían premios por doquier. Hasta el Bernabéu se rendía ante su fútbol. El objetivo ahora es que se rinda toda Europa y poner el broche en París. Hubo un tiempo en el que Joan Laporta hablaba por los codos. Se convirtió en un icono mediático y la presidencia del Barcelona le catapultó a la fama, en la que se se sentía a gusto. Por eso acudía sin dudar al primer micrófono que se le cruzara. Pero la historia ha cambiado. Jan como le conocen sus íntimos, ha pasado de la incontinencia verbal al silencio absoluto. Alguien debió asesorar a Laporta para que administrara su presencia ante los medios y desde entonces es casi un milagro que hable. Como hacía Florentino Pérez con Jorge Valdano, Laporta delega en Txiki Beguiristáin cuando toca comentar algo de fútbol... salvo contadas excepciones. Y las cosas le han ido mejor. Ha sido frecuente durante toda la temporada obtener el hoy no toca en cualquier acto del presidente, que arranca todas sus intervenciones institucionales igual: Por deferencia, sólo responderé preguntas relacionadas con el acto en sí Entonces sale el ingenio de los periodistas y si, por poner un ejemplo, el Barça firma un convenio con la Consejería de Sanidad, la pregunta es: ¿Goza de buena salud el Barça Laporta sonríe, pero no responde. En lo deportivo, Laporta ha vibrado de lo lindo. Es barcelonista hasta la médula y se deja llevar por las emociones que transmite su equipo, aunque de forma más moderada que sus predecesores. Prometió un proyecto ganador en tres años cuando llegó a la presidencia y ha cumplido, aunque queda por ver el remate del equipo en Europa. Frentes muy incómodos El resto ha sido más complicado. Vivió un vergonzoso episodio durante el mes de julio, quedándose en paños menores en el aeropuerto de El Prat. Ni corto ni perezoso, decidió que la zona del detector de metales era una sala de destape y, ante los incesantes pitidos de la máquina, se bajó los pantalones y profirió insul- tos a los miembros de seguridad: Lo único que hice es intentar solucionar una situación de bloqueo se justificó ante el escándalo. Quizás fue el punto de inflexión. Después del bochorno y del ridículo impropio de un presidente del Barça, sus exaltaciones han sido menores. Alardea cuando puede de lo guapo que es su equipo y del buen trabajo de sus hombres, peY. CARDO ro ahora todas las palabras están perfiladas. De todos modos, le ha salido algún que otro grano durante la campaña. Uno aún no ha desaparecido, aunque ya no luce tanto. Es el asunto de las elecciones. Un tal Oriol Giralt, socio del Barcelona y abogado especializado en Derecho Deportivo, presentó una denuncia ante el Tribunal Catalá de l Esport (TCE) sobre la próxima fecha electoral, que según la Junta debe ser en 2007. Giralt cree que se tiene que votar este año. Aún no hay resolución. Otro asunto peliagudo fue el de Alejandro Echevarría, cuñado del propio Laporta y ex directivo. Ex porque tuvo que dimitir ante el lío que se montó en Barcelona cuando se descubrió que pertenecía a la Fundación Francisco Franco. Echevarría alegó que desde 2003 no estaba en dicha organización, mientras Laporta aseguraba que jamás había pertenecido a ella. Pero Echevarría sigue trabajando en la sombra, muchos jugadores le adoran y se pasea por el Camp Nou a sus anchas, además de viajar con el equipo. Comentario aparte merece el tema de la publicidad, todavía sin resolver. Los supuestos pretendientes han sido muchos y la Junta ha vendido desde cuentos chinos hasta casas de apuestas, pero la camiseta azulgrana sigue siendo virgen. Y por último, además de la gestión de las entradas para París, el libro de Sandro Rosell. Sandrusco como le llamaba Jan cuando eran amigos, asegura que el show mediático ha modificado la personalidad de Laporta y augura que saldrá en globo del Camp Nou.