Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 5 5 2006 Espectáculos 67 Manuel González Vigil volverá a demandar a Arturo Pérez- Reverte Pleito por plagio del guión de Gitano En el Instituto Cervantes de Nueva York Un ciclo de cuatro películas homenajea a Javier Cámara El cineasta Antonio González Vigil, cuya demanda por plagio contra Arturo Pérez- Reverte fue archivada, no se da por vencido y anunció que en los próximos días presentará nuevos informes para reactivar la querella. En 2004, la Justicia archivó una querella planteada por el cineasta contra Pérez- Reverte por el guión de Gitano filme dirigido por Manuel Palacios que se estrenó durante el año 2000. El actor aseguró que la muestra es un regalo de su amigo el escritor Antonio Muñoz Molina, quien dirige la sede de la institución en la ciudad de los rascacielos. El ciclo incluye la proyección de cuatro películas: Hable con ella de Pedro Almodóvar, Torremolinos 73 de Pablo Berger, Los abajo firmantes de Joaquín Oristrell, y Malas temporadas de Manuel Martín Cuenca, Eva Green y Caterina Murino son las Bond, las chicas Bond ABC Antes, mucho antes, de que existieran las chicas Almodóvar, existían las chicas Bond. Poco que ver, en realidad. A aquéllas se les pide, únicamente, que sean del gusto del director manchego. Las chicas Bond, en cambio, suelen ser del gusto de todos, que si de algo puede presumir el agente 007 es, precisamente, de buen gusto, al menos en lo referente al sexo femenino. La nómina de mujeres que conforma ese selecto club es la mejor prueba de ello: Ursula Andress, Jane Seymour, Britt Ekland, Barbara Bach, Lois Chiles, Carole Bouquet, Tanya Roberts, Kim Basinger, Teri Hatcher, Sophie Marceau, Halle Berry, Denise Richards... La lista no es exhaustiva, pero sí puede dejar exhausto a más de uno. James Bond, con licencia para matar, se encuentra actualmente en una nueva Inmortalizan a Lucas como soldado imperial LOS ÁNGELES. Hasbro, la empresa que comercializa los juguetes de La guerra de las Galaxias ha rendido homenaje a su creador, George Lucas, realizando un muñeco en el que aparece como soldado imperial en una edición limitada. La familia Lucas también protagoniza un Collector s set con los papeles que interpretaron en La venganza de los Sith Daniel Craig, entre las nuevas chicas Bond: Eva Green y Caterina Murino misión. Casino Royale es la primera película del nuevo y controvertido Bond, Daniel Craig, y los productores, naturalmente, no han querido que estuviera solo en esta nueva versión de la primera novela de Ian Fleming en la que apareció 007. Eva Green y Caterina Murino son las nuevas chicas Bond. A la primera, francesa de nacimiento, se le ha podido ver en Arsene Lupin y, más recientemente, en El Rei- ABC no de los Cielos (así que casi se le puede considerar una actriz española) La italiana Caterina Murino tiene un currículum más exiguo, centrado especialmente en la televisión de su país. Gilaneh ¿Qué han hecho ellos para merecer todo eso? Irán, 90 m. Directores: Rakhshan Bani- Etemad y Mohsen Abdolvahad Intérpretes: Fatemeh Motamed Arya, Bahram Radan JAVIER CORTIJO Y a dijo el poeta canadiense que una buena guerra a tiempo es lo mejor para purificar y recargar las baterías de la energía de los esclavos Siendo algo bruta la premisa, puede valer para la escayolada y sobrevaloradilla cinematografía iraní, que en quince años se ha movido menos que en quince segundos el párpado de Cruise. A títulos tan renovadores y guerrilleros como Las tortugas también vuelan o, por alusiones y aproximaciones, la iraquí Zamán, el hombre de los juncos se añade éste, que por algo le echó el ojo De Niro en su Festival de Tribeca. La acción (en el cine de aquellas tierras siempre hay que poner esta palabra entre comillas) arranca en vísperas de la guerra Irán- Irak, con un Teherán (ciudad natal de sus directores, por cierto) con visos de convertirse en una tabla de quesos gruyere. Tras un primer trecho cuarteado pero aún con algunas flores rotas entre las grietas, llega el segundo zambom- Una escena del filme bazo argumental, que nos lanza quince años más tarde a las orillas de la invasión estadounidense en Irak. Lo mejor queda atrapado entre ambos muros como el emparedado de Poe: la trágica odisea de una mujer, la Gilaneh del título, penitente de ausen- cias y doliente por decreto, que encadena desgracias tan estoicamente como ese rincón del mundo donde hace siglos dicen que estuvo el paraíso. Y, aunque el tramo final deslice algún codazo político ampliamente justificable, lo verdaderamente vertebral del filme es el retrato sordo y a gritos de la figura materna ¿también será en Irán el domingo el día de la madre? en permanente estado de sitio y sabedora de que vale mucho menos que un perro Si queda alguna duda, ese brochazo final, heredero legítimo de Dovjenko (y eso que minutos antes era puro Ray, Satyajit, claro) la airea, o seca, definitivamente: la niña que buscaba su par de zapatos a través de los olivos muerde ahora terrones de tierra por si brota algo de dignidad y piedad. La aventura continúa.