Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 5 5 2006 Madrid 41 Peñuca de la Serna y Conchita Cintrón, la Diosa de Oro del Toreo- -que debutaba en público con sus pinceles- inauguraron ayer en Madrid, mano a mano, la exposición Profundidad La Serna y Cintrón, dos firmas toreras en el ruedo de la pintura TEXTO: ROSARIO PÉREZ FOTO: IGNACIO GIL Dos apellidos taurinos, mano a mano, en el ruedo de la pintura. Peñuca de la Serna y Conchita Cintrón inauguraron ayer en el Estudio Peironcely de Madrid (Don Ramón de la Cruz, 17) la exposición Profundidad que permanecerá abierta hasta el próximo 25 de mayo. La Serna confirmaba así la alternativa en la capital del toreo a la Diosa de Oro, que debutaba en público con sus pinceles. La Serna, hija, hermana y madre de matadores de toros, subrayó que es un honor y un orgullo presentar a Cintrón como pintora, porque además de ser artista en el mundo del toro, tanto a caballo como a pie, lo es en todas las facetas de la vida. Es una estupenda pintora, porque lleva el arte dentro del cuerpo Otrora virreina del redondel y amazona de los incas- -como la definió Rafael Duyos en un fabuloso poema- se ha estre- nado ahora por la puerta grande en la pintura: maneja el pincel con la misma gracia que la muleta y con tanta elegancia como las riendas de sus monturas. Si Conchita Cintrón quiso ser torero de niña porque le aburría el colegio a sus ochenta y tres primaveras de juventud pinta por una necesidad de expresión Después de tocar casi todos los palos de las artes- -literatura, cine, tauromaquia... Peñuca, mi hada madrina, me ha abierto la puerta de la pintura, porque confieso que nunca había entrado en una galería. Entre mis obras, que son mis recuerdos, me siento como en casa. Me fascina todo lo bello, y la pintura es belleza y sentimiento Ambas cualidades presiden sus cuadros. Aquel en el que un torero pide suerte ante un Cristo cautivó, como su fino toreo, en la exitosa apertura de la muestra. No me- Peñuca de la Serna y Conchita Cintrón, ayer durante la inauguración de la muestra nos entusiasmo despertaron sus apuntes a lápiz de Juan Belmonte- -con quien compartió más de una jornada campera en la mítica finca Gómez Cardeña Manolete y Bienvenida- Antoñito forma parte de mi vida dice- al igual que los dedicados al baile flamenco. Puro arte. Puro duende. Suma torería destilan también las piezas de La Serna. Los lances y muletazos plasmados por sus pinceles representan el toreo soñado, el toreo al que sólo tienen alcance los elegidos. Hay una media verónica de ensueño, el lienzo estrella de su colección. Auténtica sensación causó El eterno César de Madrid dedicado a Rincón, que sueña con esa Puerta Grande que ha conseguido seis veces Para la hija de la figura de los años treinta Victoriano de la Serna, tauromaquia y pintura guardan un sinfín de similitudes: El toreo es fuente de inspiración para todas las Bellas Artes, la cultura, la escultura, la literatura, el teatro... Y, entre ellas, es la más grande, porque un hombre se juega la vida creando belleza No son toros y toreros los únicos protagonistas de sus óleos. Las flores brotan con un aroma especial de añejas partituras de música. Y el mar profundo, como los ojos esmeralda de Peñuca de la Serna. Todo un lujo.