Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 5 5 2006 Madrid 35 El alcalde evita así que la dirección regional del PP coloque en este puesto a alguien que no fuera de su confianza La concejal ha destacado por el trabajo que viene realizando al frente de Servicios Sociales de hubiera revalidado su cargo y esa victoria electoral le sirviera como trampolín hacia la política nacional. Maniobra Ana Botella, en una reciente imagen. La concejal agradeció al alcalde su ofrecimiento de ir como número dos IGNACIO GIL Ana Botella acepta ir de número dos de Gallardón en las listas al Ayuntamiento Me considero parte del proyecto que lidera el alcalde para Madrid b La propuesta, advirtió la ahora Lo cierto es que cuando se supo públicamente que el alcalde le había ofrecido ese segundo puesto en su lista, hubo voces discrepantes: la decisión de Ruiz- Gallardón no fue bien interpretada por algunos sectores de su partido, que lo interpretaron como una maniobra para zafarse del control que quería ejercer Génova, 13- -la sede popular- -sobre su lista electoral. De hecho, aunque hubo muchas protestas veladas y alguna menos discreta, descabalgar a Ana Botella de este puesto no era tarea fácil, dado su peso específico en el partido, y también la amistad que le une con la presidenta regional del PP y de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. En el entorno del alcalde quieren restarle importancia a la operación: aseguran que en otras ocasiones, el alcalde no ha puesto de número dos a su persona de máxima confianza- -Manuel Cobo- en 2003, por ejemplo, ese puesto lo ocupaba Pío García- Escudero, que entonces era el presidente regional del PP. Pese al puesto que ocupaban en la lista, el cargo de primer teniente de alcalde o vicealcalde lo ocupó Cobo, mientras Pío le seguía en el organigrama del Gobierno municipal. La intención de los responsables del partido en la región era situar en ese segundo puesto a una persona de su confianza. Consideran que existe una cuota de la lista que corresponde fijar al partido. Tras las declaraciones de Botella ayer, aceptando el ofrecimiento de Ruiz- Gallardón, esa posibilidad queda en el olvido. El puesto no importa segunda teniente de alcalde de la capital, tendrá que formalizarse por los órganos directivos del Partido Popular S. M. MADRID. Ana Botella agradeció muchísimo al alcalde su ofrecimiento hecho de manera informal para ser la número dos de la lista municipal al Ayuntamiento de Madrid, y aceptó. Esta es la confirmación de una noticia que para algunos resulta una jugada maestra del alcalde para blindar su lista, y para otros puede llevar a la esposa del ex presidente Aznar al sillón de regidora. De momento, Botella se ha limitado a afirmar que acepta el ofrecimiento aunque deberá formalizarse en los órganos del partido No obstante, añadió: Me considero parte del proyecto que lidera Ruiz- Gallardón para Madrid Varias ventajas El alcalde pidió hace ya meses a Ana Botella que le siguiera como número dos de su candidatura al Ayuntamiento para 2007. Con ello, conseguía mantener a su lado a la que sin duda es un activo político de los populares- -que tira de los votantes menos centrados del partido- y de paso evitaba que la dirección regional de los populares le colocara en este puesto a otra persona que no fuera de la confianza del alcalde sino de la presidenta Aguirre. Lo cierto es que Ana Botella supuso toda una sorpresa para los responsables municipales. El alcalde ha desta- cado su satisfacción por el trabajo realizado por la concejal al frente de los Servicios Sociales madrileños. Algunas voces señalan que la operación dibujada por Ruiz- Gallardón puede ir más allá de querer asegurarse un sector de votos populares y preservar para el número dos a alguien de su confianza, no impuesto desde la presidencia regional del partido. De hecho, apuntan que la tercera razón de este ofrecimiento a Botella para que sea su número dos sería la de dejarla al frente del Ayuntamiento, como primera alcaldesa de la historia de Madrid, por cierto, en el caso de que Rajoy ganara las elecciones en 2008 y decidiera llevárselo a su Gobierno. O, incluso, existe una cuarta posibilidad: que Ruiz- Gallardón sustituyera a Rajoy como candidato popular a las elecciones generales de 2008, si el alcal-