Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Madrid PROYECTO DEL EJE PRADO- RECOLETOS EL ENTORNO DEL MUSEO THYSSEN VIERNES 5 5 2006 ABC Desde que fue aprobado, en 2002, el plan para la reforma del eje Prado- Recoletos ha sufrido varias modificaciones, en función de las críticas recibidas. Algunas de ellas afectaron al entorno del museo Thyssen El plan de nunca acabar TEXTO: SARA MEDIALDEA Érase una vez un alcalde, José María Álvarez del Manzano, que introdujo en su programa electoral, a finales de la década de los 90, un proyecto para remodelar el paseo de Recoletos y el paseo del Prado, y recuperar la zona peatonal y de ocio que históricamente se conocía como Salón del Prado. Se convocó un primer concurso, que quedó desierto, y luego un segundo del que salió ganador un proyecto de un equipo de arquitectos. Eso fue hace cuatro años: ahora, con el plan a punto de finalizar su tramitación, el proyecto está más en el aire que nunca. Las actuaciones previstas afectan a toda la zona que va desde la plaza de Colón a la glorieta de Carlos V y, bajando por ella, hasta el panteón de Hombres Ilustres. La idea general es ganarle espacio al tráfico para dárselo al peatón, resituar algunos elementos- -como la estatua de Colón, que se centra en la plaza, o la Cibeles que se baja de cota- y abrir un gran espacio peatonal que relacione entre sí y a pie los grandes museos con que cuenta el eje. No obstante, las propuestas han ido variando con el paso del tiempo, por las protestas de unos- -los vecinos de la zona del Cerrillo de San Blas consiguieron que no se derribaran sus casas- -y de otros- -el instituto Isabel la Católica, que iba a derribarse, y finalmente se mantendrá- También en torno al museo Thyssen, objeto ahora de la polémica, los planes han variado desde su origen. La pregunta ahora es saber si volverán a modificarse. Boceto del proyecto de Álvaro Siza para la orilla donde se encuentra el Museo del Prado. El tráfico se elimina por completo ABC 2002: el origen Todos los carriles, al oeste El proyecto que ganó el concurso, Trajineros -firmado por Álvaro Siza, Hernández León, Riaño, Terán y Rueda, y llamado así en honor de la calle de servicio que transcurría en tiempos precisamente en esa acera oeste- -proponía entre Cibeles y Neptuno reducir el ancho de la calzada a cuatro carriles por sentido- -tres mas el carril- bus- desplazando el tráfico de subida hacia la acera oeste- -la del Thyssen- Es decir, frente al museo habría ocho carriles. Se suprimía, para ello, la alineación central del arbolado. Ya entonces se planteaba la ampliación de las aceras del museo Thyssen, que actualmente apenas llegan a los 2,9 metros y que son evidentemente escasas para la importancia del equipamiento y para el volumen de visitantes que recibe cada día esta pinacoteca. El proyecto original para reformar el eje se ha modificado ya en varios puntos que resultaban polémicos bían reducido a seis, tres en cada sentido separados por una pequeña mediana. Esto supone menos que lo proyectado en origen, pero seguían siendo más de los que actualmente soporta: tres mas uno destinado al transporte público. Los representantes del Thyssen ya habían manifestado, desde que conocieron el proyecto, su oposición al mismo porque consideraban que su museo resultaba claramente perjudicado por el proyecto. También pedían mejoras en el acceso entre los museos Thyssen y Prado, que consideraban actualmente muy complicado, ya que es obligado atravesar los cuatro carriles en ambas direcciones y además la carrera de San Jerónimo. Toda una odisea. Las quejas de los responsables del museo Thyssen durante todo este tiempo se tradujeron en conversaciones con los responsables locales y del proyecto. ...Y en la actualidad Un carril menos y un macropaso peatonal El proyecto definitivo para el eje Prado- Recoletos en el entorno del Thyssen queda de la siguiente manera: una acera de 7,5 metros de ancho, rematada con una fila de 62 plátanos que ahora no existen porque no caben. Seguidamente, un carril- bus, dos carriles de bajada, una mediana arbolada y dos carriles de subida. Frente a la puerta principal del museo habrá un gran paseo peatonal regulado por semáforo. En la acera del lateral, en la carrera de San Jerónimo, la acera también se ensanchará hasta alcanzar los 14 metros. La ministra pide para el Thyssen el entorno que se merece La ministra de Cultura, Carmen Calvo, se mostró segura de que se harán todos los esfuerzos para que una gran institución cultural, de todos los españoles, como es el museo Thyssen tenga el entorno que se merece en una ciudad tan extraordinaria y que tiene una arboleda histórica como la del paseo del Prado. Así lo indicó después de inaugurar la I Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil en León, al referirse a la polémica surgida por el plan urbanístico del paseo del Prado, y en concreto al entorno del Museo Thyssen. Una vez que la baronesa haya amenazado con encadenarse a uno de estos árboles si se lleva a cabo la iniciativa, al considerar que es perjudicial para el museo que alberga la colección de su marido, el barón Thyssen, la ministra consideró que la baronesa actúa movida por las mejores intenciones para conseguir el mejor entorno para el museo Sin embargo, descartó que este plan pudiera desembocar en un traslado de la colección. La baronesa no está hablando de la colección dijo la ministra, que indicó que ésta está durante diez años, que fue el acuerdo al que se llegó Además de recordar que el patronato del museo aún no se ha pronunciado, la ministra afirmó que lo que pretende la baronesa es obtener el mejor entorno para el museo y que la visita sea lo más agradable y cómoda de acuerdo con una institución tan importante un museo público de todos los españoles Un año después... Menos tráfico, más acera Un año después, en 2003, en el proyecto ya se habían introducido algunos cambios a petición de los interesados: los carriles junto al Museo Thyssen se ha-