Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 VIERNES 5 5 2006 Internacional Lula, Chávez, Kirchner y Morales dan una imagen de unidad tras suspender Petrobras las inversiones en Bolivia La declaración final destaca la voluntad de superar las evidentes diferencias coyunturales cido al Gobierno de Bolivia la ayuda de los técnicos de su país para el proceso de nacionalización de los hidrocarburos b El presidente venezolano ha ofre- ABC NATASHA NIEBIESKIKWIAT SERVICIO ESPECIAL BUENOS AIRES. El anuncio del gigante energético Petrobras, participado en su mayoría por el Estado brasileño, de que cortaba todas sus inversiones en Bolivia tuvo un efecto inmediato en la cumbre de Iguazú entre los presidentes de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva; Argentina, Néstor Kirchner: Venezuela, Hugo Chávez, y Bolivia, Evo Morales. Aunque poco antes de que comenzara la reunión, el mandatario boliviano calificó de chantaje la decisión de la petrolera brasileña y su intención de acudir a los tribunales internacionales por la nacionalización de los hidrocarburos, lo cierto es que después de tres horas de reunión, las conversaciones acabaron con la decisión firme de buscar una solución a la crisis del gas de manera que satisfaga a productores y compradores. En el aspecto formal la cita de los presidentes concluyó con la firma de una declaración que destaca la voluntad de superar las evidentes diferencias coyunturales y seguir profundizando la integración regional y continental Del texto parece deducirse la intención de Morales de estar abierto a la negociación con los presidentes de los países más afectados por su decisión. Anoche, el documento era interpretado como una forma de garantizar el abastecimiento de gas para Brasil y Argentina, tras el terremoto político y económico desatado por la decisión del boliviano Evo Morales, anunciada el lunes pasado, de nacionalizar los hidrocarburos de su país, segunda reserva de gas de Suramérica. Ayer se desconocía el alcance de los acuerdos sobre los precios del combustible, punto que enfrentó fuertemente al brasileño Lula da Silva con Morales, respaldado a su vez por el venezolano Hugo Chávez. El mandatario brasileño se puso al frente de la defensa de Petrobras, el gigante energético más afectado por la decisión de Morales. Argentina importa mucho menos: unos cinco millones de metros cúbicos, pero que son cruciales para superar la grave crisis de desabastecimiento que vive desde 2001. Fue precisamente el argentino Néstor Kirchner quien leyó ayer el documento en el complejo hotelero de cinco estrellas donde se reunieron los cuatro presidentes. El hotel está situado a unos 200 metros de la frontera que comparten Argentina, Brasil y Paraguay. Los presidentes de Argentina, Bolivia, Brasil y Venezuela reunidos en Puerto Iguazú destacaron que la integración energética es un elemento esencial en la integración regional en beneficio de su pueblo leyó Kirchner. Morales, Chávez y Lula, durante la reunión que mantuvieron ayer en Puerto Iguazú Garantizar el abastecimiento Agregó que en este contexto, los presidentes coincidieron en la necesidad de preservar y garantizar el abastecimiento de gas favoreciendo un desarrollo equilibrado en los países productores y consumidores; asimismo, destacaron que la discusión sobre los precios del gas debe darse en un marco racional y equitativo que viabilice los emprendimientos Bolivia le vende a Brasil 26 millones de metros cúbicos de gas por día, la mitad de la demanda interna Clave fue también el hecho de que en el documento quedara explícito que los presidentes coincidieron en la profundización de los diálogos bila- terales para resolver cuestiones pendientes Además, buscando no limitar la reunión a la cuestión energética y a los precios, la declaración puso énfasis también en la voluntad de trabajar para la profundización de Mercosur y la consolidación de la integración suramericana El bloque, marcado por las divergencias, es duramente cuestionado- -con amenazas de salidas incluidas- -por Paraguay y Uruguay, que se quejan de trato asimétrico por Zapatero instó al presidente de Venezuela a mediar en la crisis del gas, dice el embajador de Caracas L. AYLLÓN MADRID. El embajador venezolano en Madrid, Arévalo Méndez, aseguró ayer en los Desayunos de Punto Radio que Hugo Chávez está actuando a instancia de otros presidentes, entre ellos José Luis Rodríguez Zapatero, en relación con la situación creada por la nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia. Arévalo Méndez negó que el presidente de Venezuela haya influido en la decisión de Evo Morales, o que lo haya hecho el presidente cubano, Fidel Castro, a raíz de la reunión que los tres mandatarios tuvieron recientemente en La Habana. Añadió que Chá- vez no se presenta como el líder de la crisis sino como el líder de la solución El embajador elogió la posición de Zapatero, que ha apostado por el diálogo y la acción diplomática para abordar la situación, ya que en su opinión es mucho más eficaz. Méndez aseguró también que Zapatero y Chávez se entrevistarán en Viena, adonde ambos tienen previsto acudir el 11 de mayo para participar en la Cumbre de la Unión Europea con los países de América Latina, Caribe y Pacífico. En esa reunión, indicó el embajador, estará presente, sin duda, la cues- tión energética, que quedará incluida en las relaciones bilaterales entre España y Venezuela. Chávez, que cuando estuvo en España, el pasado mes de octubre, durante la Cumbre Iberoamericana de Salamanca, ofreció a Zapatero alcanzar acuerdos a largo plazo para suministrar gas y petróleo a España, acudirá a la cumbre de Viena con el objetivo de presentar su país a los europeos como un suministrador seguro y prolongado de hidrocarburos. El régimen venezolano tiene previsto invertir hasta el año 2015 unos 70.000 millones de dólares en proyectos de explotación petrolífera, y cuenta con que unos 20.000 millones de esa cantidad serán inversiones extranjeras. Consciente de las grandes reservas petrolíferas que tiene Venezuela, Chávez quiere con esas inversiones pasar de una producción actual de algo más de tres millones de barriles diarios a los cinco millones.