Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión VIERNES 5 5 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7.28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Mañana en HABLEMOS DE LA EXTREMA DERECHA (Y 3) OR QUÉ no ha habido en España una presencia electoral de los movimientos de extrema derecha paralela a la de los países europeos de nuestro entorno? La respuesta fácil es decir que la ultraderecha se integró en el PP, tras la desaparición de Fuerza Nueva. Es una simplificación inexacta. Porque en muchos otros partidos se han refugiado dirigentes, militantes y simpaLUIS IGNACIO tizantes con PARADA las ideas o las formas del autoritarismo, el nacional catolicismo, la xenofobia, el racismo, el activismo ante la desintegración de la patria; nostálgicos del franquismo, antiliberales, anticomunistas, cómodos con el militarismo, moralistas antiaborto, el divorcio y la homosexualidad, desazonados ante el crecimiento de la delincuencia y la inseguridad ciudadana. Personajes que responden a alguno de estos tics de extrema derecha los hay en el PSOE, en CiU, en el PNV, en ERC. Una parte de los votantes de aquella formación liderada por Blas Piñar se han abstenido a partir de 1979 o han repartido su voto entre diversos partidos, muy probablemente siempre en contra del partido en el Gobierno. En las últimas elecciones generales, el Partido Familia y Vida obtuvo 16.699 votos; Falange Española de las JONS, 12.266; Falange Auténtica, 4.589; España 2000, 4.231. El pasado 24 de abril, la web de minutodigital. com incluía un llamamiento a la extrema derecha, que decía: Es indispensable un frente común, para que dejemos de ser 6 ó 7 grupettos desunidos y sin apenas fuerza. Frente Nacional Español, ya Esos grupettos que intentarían negociar una coalición electoral para 2008 (Democracia Nacional, Falange, Plataforma per Catalunya, Alianza para la Unidad Nacional, Coalición Valenciana, Unión para el Progreso de Cantabria, Alternativa Española) llegan tan tarde, con tal división, tan carentes de un líder común, que resulta improbable que alcancen una presencia electoral que altere el equilibrio de fuerzas entre el PP y el PSOE. Aunque el debate sobre la extrema derecha también continuará. ¿P Los andaluces somos españoles Andalucía no es ninguna realidad nacional Andalucía es una de las diecisiete comunidades autónomas que forman parte de nuestro país, llamado España, aunque unos cuantos quieran cambiar eso, y parece que lo están consiguiendo, por desgracia. El pasado martes 2 de mayo se votó en el Parlamento de Andalucía un Estatuto para esta comunidad autónoma. El nuevo Estatuto de Andalucía fue aprobado por los votos del Partido Socialista junto a Izquierda Unida, y lo digo para que todo el mundo sepa quiénes son los artífices de esto. El Estatuto de Andalucía es una copia del de Cataluña. No sé por qué los que dicen ser representantes del pueblo andaluz, esos que han ganado unas elecciones democráticamente, no hacen caso precisamente a los votantes, ya que un 90 por ciento de los andaluces no consideran a Andalucía como realidad nacional Estoy totalmente de acuerdo con una reforma del Estatuto, pero una reforma pactada, consensuada con el principal partido político de la oposición en Andalucía, en este caso el Partido Popular, y no sacarlo adelante con un 60 por ciento de apoyo de la Cámara andaluza y sin contar para nada con el PP, o, lo que es lo mismo, no escuchar a más de cinco millones de votantes. Eso es lo que les importamos al señor Chaves y al PSOE los ciudadanos. ¿Cómo vamos a estar de acuerdo los andaluces con un Estatuto totalmente insolidario y que no garantiza la igualdad en derechos de los andaluces respecto al resto de comunidades? Otra vez más, el Partido Socialista, con el señor Chaves a la cabeza, nos ha engañado a todos los andaluces y, cómo no, al señor Arenas cuando hizo un compromiso expreso con él y con el PP- Andalucía de pactar la definición de Andalucía en el Preámbulo. Andalucía y los andaluces no somos una realidad nacional somos parte de esa realidad que se llama España. Marina Gómez- Saracho Zamora Sevilla Radicalismo convertido en esperpento La Generalitat de Cataluña pretende prohibir la venta de todos aquellos souvenirs que no sean puramente catalanes. A saber, se prohibiría la venta de productos tan típicos como las muñecas flamencas o los carteles de toros, que suelen ser los preferidos de los llamados guiris cuando pasan por España. El responsable de esta genialidad es el consejero de Comercio, Turismo y Consumo de la Generalitat, Josep Huguet, de ERC. La excusa oficial, potenciar la artesanía local. Los comerciantes de souvenirs están que echan humo y algunos incluso hablan de medidas dictatoriales Parece que este señor está empeñado en hundir a las empresas catalanas. Hay que recordar que con asuntos similares, de exclusión y de falta de libertad, comenzó el boicot a los productos catalanes hace meses. Huguet, que ha dado muestras repetidas de una forma totalitaria de entender la vida y la política, se ha convertido en el brazo armado del nacionalismo y de un Gobierno que vive de su ataque sistemático a España. Dice la oposición que no contento con la persecución lingüística, ahora está impulsando una persecución contra los propios objetos que los comerciantes venden Hay que recordar que en su día (septiembre de 2005) fue precisamente el consejero Huguet quien advirtió de que si fallaba el Estatut habría crisis social y guerra civil Luis López González. Sevilla Sexy a los sesenta Susan Sarandon es una de las actrices maduras más sexys y admiradas del cine norteamericano. A punto de cumplir los sesenta y en una entrevista concedida a Mujer Hoy, descubre los secretos de su belleza y habla de su familia y su trabajo. En la sección de Salud, los problemas cardiovasculares de la mujer: si antes de los sesenta años las mujeres tienen menos probabilidades de desarrollar esta patología, una vez que la enfermedad da la cara, tiene peor pronóstico. Y de cara al verano, el suplemento ofrece un extra de vacaciones en familia. ¿Para qué sirven las reclamaciones? Nuestra hija de tres años no ha sido admitida en el centro concertado que solicitamos para el curso 2006- 2007 y nos ofrecen un plazo de tres días para reclamar. No tenemos opción de que continúe en la guardería privada por no existir clases de continuación. La proximidad del centro solicitado a nuestro domicilio y al de los abuelos nos hizo marcarlo como primera opción, dada la no existencia de conciliación laboral- familiar. ¿Qué esperanza nos queda para nuestro segundo hijo? Ambos somos honestos y trabajamos en puestos sencillos, con la totalidad de nuestros ingresos declarados, pero ¿qué pasa con los cientos de casos que todos conocemos desempleados y que sí han obtenido más puntos en la baremación? Las listas provisionales de no admitidos se exponen tan tarde que se hace imposible encontrar plaza en centros privados. El sistema de baremación es injusto y no está unificado, tanto por la puntuación conforme a la renta anual como por familia numerosa, como por proximidad. Sabemos de casos reales de familias con un nivel eco- nómico muy superior al nuestro que obtienen plaza escolar por casos arriba expuestos. ¿Cómo se explica que la directora de tres guarderías, con una fuente de ingresos muy elevada, lleve a sus cuatro hijos a un centro sólo por ser familia numerosa? Por todo esto rogamos que la Administración abra una vía de reflexión, investigación y actuación para todos aquellos que, abonando nuestros impuestos religiosamente, no tenemos las mismas oportunidades que los extranjeros inmigrantes; y que, igual que obligan a los centros a habilitar aulas especiales de integración y otorgan becas para libros, comedor y estudios por rentas declaradas inferiores a 10.000 euros anuales, empleen su tiempo en dejar de afanarse para confrontar a la sociedad en un hecho cada día más indignante. ¡No pretendemos quitar a nadie ningún beneficio, pero no queremos perder nuestros derechos! Nieves Larroya y Carmen Trabadillo Madrid