Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 4 5 2006 Sociedad 53 Comunicación RSF saca a ETA de la lista de los predadores de la libertad y abre una crisis en su filial española Los directivos de Reporteros Sin Fronteras en Madrid reiteran su condena inequívoca a la banda F. ÁLVAREZ MADRID. La Dirección de Reporteros Sin Fronteras (RSF) con sede en París, ha retirado a ETA de su lista anual de predadores de la libertad de prensa debido al alto el fuego permanente decretado por la banda terrorista el pasado 22 de marzo. La decisión de la organización, cuyo secretario general es Robert Ménard, ha caído como un jarro de agua fría en la sección española de RSF, cuyos directivos califican de precipitada la medida. Cabe recordar que Ménard ya tuvo un serio enfrentamiento con la sección española de RSF cuando a finales de enero y sin consultar con Madrid fijó postura de la asociación en favor de la COPE en su confrontación con el Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) Según ha podido saber ABC de fuentes de toda solvencia, RSF España pidió ayer explicaciones sobre lo sucedido a la central de París, desde donde se remitió un escueto comunicado donde se argumentaba que la proclamación de un alto el fuego permanente, efectivo desde el pasado 24 de marzo, ha venido a sumarse al hecho de que, desde octubre de 2004, la organización (ETA) no ha sido considerada culpable de ninguna violación de la libertad de prensa Ahora, y aunque muchos periodistas continúan llevando protección armada, Reporteros Sin Fronteras ha decidido suprimir a ETA de su lista. Sin embargo, la organización estará especialmente atenta en lo que se refiere a la situación de seguridad de los periodistas que trabajan en el País Vasco, o que tratan la cuestión vasca añade la nota interna, que no convenció a los representantes españoles. El presidente de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE) Fernando González Urbaneja, consideró ayer un error que Reporteros Sin Fronteras no haya mantenido a ETA entre los predadores de la libertad de prensa y destacó la condena en términos inequívocos de ETA por parte de la presidenta de la sección española de RSF, María Dolores Masana. De izquierda a derecha, el caricaturista argelino Alí Dilem; la presidenta de RSF EFE España, María Dolores Masana; el presidente de la FAPE y la APM, Fernando González Urbaneja, y Covadonga Porrua, presidenta la Asociación de la Prensa de Almería Urbaneja tildó la decisión de excluir a la banda terrorista como un equívoco fruto de una apreciación a la ligera de un serio problema y de la decisión de alguien que se extralimita das Revolucionarias de Colombia (FARC) Raúl Reyes. El análisis de RSF destaca que el año 2005 ha sido el más sangriento de la última década con la muerte de 67 periodistas. Durante ese ejercicio se calcula que unos 807 profesionales fueron detenidos, más de 1.300 agredidos y alrededor de un millar de medios censurados. El acto en el que se celebró de forma conjunta el Día internacional de la Libertad de Prensa y el 75 aniversario de la Asociación de la Prensa de Almería contó con la asistencia del dibujante argelino Alí Dilem, quien ha sufrido en primera persona las dificultades de la profesión periodística por la crítica de la situación social y política de su país. Dilem aprovechó su participación para hacer una demostración de lo que le costaría seis meses de cárcel: la caricatura de un general argelino. 2005, el año más sangriento La lista 2006 de los predadores de la libertad de prensa publicada ayer por RSF menciona a jefes de Estado, como el rey Abdalá de Arabia Saudí o el presidente de Zimbabwe, Robert Mugabe, pero también a dirigentes de movimientos armados, guerrillas o milicias. RSF ha añadido cinco nuevos nombres a esta lista de los mayores enemigos de la libertad de prensa: el primer ministro etíope, Meles Zenawi; el presidente iraní, Mahmoud Ahmadineyad; los grupos armados Tamiles en Sri Lanka; el jefe de los paramilitares colombianos, Diego Fernando Murillo Bejarano, y el jefe de las Fuerzas Arma- Urbaneja calificó la exclusión de la banda terrorista como un equívoco fruto de una apreciación a la ligera de un serio problema