Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional JUEVES 4 5 2006 ABC Villepin tacha de manipulación periodística las denuncias del caso Clearstream b Mientras tanto, el secretariado Todos son víctimas de la grave crisis financiera y Hamás no sabe qué hacer: los funcionarios de la ANP, los agentes de seguridad, las familias de los prisioneros... Gaza come pistola en mano TEXTO JUAN CIERCO. CORRESPONSAL FOTO AHMED ABU HAMDA personal del presidente francés se ve forzado a desmentir nuevamente cualquier participación de Jacques Chirac en el caso JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Las filtraciones judiciales del escándalo Clearstream dejan al descubierto un nudo de víboras circulando por los pasillos más oscuros de los palacios del Estado. Ante ese espectáculo, el jefe del Estado y su primer ministro denuncian la manipulación periodística el ministro del Interior pide toda la verdad la oposición socialista reclama la dimisión del jefe de Gobierno, y algunos diputados conservadores evocan una posible disolución anticipada de la Asamblea Nacional. Le Monde publica lo esencial de las declaraciones del general Philippe Rondot ante los jueces que instruyen el escándalo Clearstream A la espera de que la justicia matice y haga la luz definitiva sobre tal deposición, el consejero especial del Ministerio de la Defensa para Asuntos de Espionaje es investigado por haber recibido de Dominique de Villepin, ministro de Asuntos Exteriores en 2004, la presunta orden de investigar no sólo unas probables cuentas bancarias de Nicolas Sarkozy en Luxemburgo, sino también los posibles intereses económicos del ministro del Interior- -cuando todavía era titular de Finanzas- -en un viaje a China. La declaración del general Rondot filtrada a Le Monde es muy prolija, minuciosa. Horas antes de publicarse, Villepin divulgó un comunicado oficial denunciando la manipulación de documentos judiciales. Y el secretariado personal de Jacques Chirac se vio forzado a publicar el segundo desmentido, afirmando que el presidente de la República nunca ha ordenado la investigación especial de ningún político. En el corazón político del huracán, Nicolas Sarkozy, ministro del Interior, presidente de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) considera indispensable que la justicia cumpla su trabajo, hasta el fin GAZA. Noticia urgente para todos los funcionarios: les pagaremos sus salarios cuando la saca con el dinero llegue de Torah Borah a lomos de una tortuga. Por favor, recen para que alcance a salvo el Ministerio de Finanzas Firmado: Hamás. El humor verde de los palestinos (ya no es negro, sino del color de los fundamentalistas islámicos) se impone a su propia desesperación, como lo demuestra el último de los mensajes SMS que se envían con sus teléfonos móviles sin descanso en Gaza. No por mucho tiempo. La situación es crítica. Los 145.000 funcionarios de la ANP llevan más de dos meses sin recibir sus salarios. Lo mismo sucede con las ayudas económicas destinadas mensualmente a las familias de los 9.000 presos palestinos en cárceles israelíes. Comienzan los saqueos En la madrugada del miércoles, decenas de colmados de los campos de refugiados de Deir al- Balaj, Rafah y Jan Yunis fueron saqueados por familias enteras a la caza y captura de comida que llevarse a la boca. Los bancos ya no conceden créditos. De hecho, cada noche llevan su dinero a su sede central, entre enormes medidas de seguridad, para evitar su robo. Lo devuelven, escoltado por blindados y hombres armados, cada mañana. Tampoco fían los supermercados, muchos desabastecidos por el cierre casi permanente del paso comercial de Karni. Ni las demás tiendas del barrio. Ni los restaurantes. Ni las gasolineras. Las mermadas Fuerzas de Seguridad no pueden llenar los depósitos de crudo de sus vehículos. Los agentes no tienen dinero para pagar los taxis o autobuses para ir a trabajar. Los turnos se han reducido a la mínima expresión. Los comedores de las comisarías no sirven menú alguno. O se traen la comida de casa o, simplemente, no comen. Umm Ghazi comparte su vivienda con otras 18 personas y no tiene ya qué comer Los robos pistola en mano, como el sufrido por Ahmed (10.000 euros) cuando se dirigía a pagar la entrada para su nuevo piso poco antes de una boda ahora aplazada sine die se suceden en las playas de Gaza. La crisis tiene mil caras desencajadas; mil estómagos vacíos; dos mil ojos enrojecidos por la rabia y las lágrimas; dos mil manos cada vez más dispuestas a empuñar un arma con la que disparar aún no saben en qué dirección. Umm Ghazi, anciana matriarca de una familia que lleva una semana con una estricta dieta de tres platos, alubias, alubias y alubias, lo más barato del mercado, reconoce su impotencia en su desconchada vivienda que comparte con 18 personas entre hijos, nueras, cuñado enfermo y niños de todas las edades. El único dinero que entraba en esta casa, 625 euros, no llega desde hace dos meses. Lo recibía de la ANP por el encarcelamiento desde hace 21 años de su hijo mayor, Ghazi, condenado a cadena perpetua por atentar contra ciudadanos israelíes. Contra Hamás Umm Ghazi es menos diplomática que sus vástagos. Éstos prefieren acusar de su situación a Egipto, Jordania y a la comunidad internacional por el boicot decretado contra el Gobierno palestino. Ella asegura que ha sido Hamás quien ha traído el hambre a Gaza. La familia Kassab tampoco simpatiza con los islamistas (todos sus miembros varones trabajan en las Fuerzas de Seguridad) pero exime al Movimiento de la Resistencia Islámica de su responsabilidad en la crisis. No hay vida sin dinero sentencian el general Kamal y sus hijos Shadi y Nadi. No hay vida sin trabajo, sin comida. En Gaza impera la ley de la jungla Los Kassab, unos privilegiados cuando el dinero circulaba sin cortapisas por Gaza, tampoco reciben sus salarios. No conocen de nada a sus empobrecidos compañeros de fatigas del cercano barrio de Sabra, en el centro de la ciudad más densa del mundo. Pero cada día se aproximan más a ellos y al resto de familias condenadas al hambre de no mediar con urgencia una solución que no pasa, pese al humor verde de los palestinos, por la inmediata llegada de la tortuga desde Torah Borah. La crisis tiene mil caras desencajadas; mil estómagos vacíos; dos mil ojos enrojecidos por la rabia y las lágrimas El primer ministro Haniyeh se reconoce incapaz de pagar los salarios J. C. GAZA. Ismail Haniyeh prometió pagar el sueldo de sus 145.000 empleados esta semana. Ayer, en una dramática confesión ante los periodistas en Gaza, el primer ministro reconoció su incapacidad para cumplir su promesa. Tenemos 150 millones de dólares de los países musulmanes pero nos es imposible transfe- Un calvario televisado En el corazón político del Estado, Chirac y Villepin intentan responder como pueden contra la tormenta de chuzos de punta que cae sobre sus cabezas. Cada aparición pública del jefe de Gobierno en la Asamblea Nacional se transforma en un penoso camino del calvario televisado: centristas, socialistas y comunistas lo acosan con una virulencia feroz, pidiendo su dimisión. rirlos por la presión de EE. UU. a otros Gobiernos y a los bancos La última iniciativa del Ejecutivo palestino fue enviar la lista de las cuentas bancarias de todos sus funcionarios a la Liga Árabe para que les enviara sus salarios atrasados. Washington manifestó su oposición a este atajo. Con un rictus más abatido de lo habitual, Haniyeh se desahogó convocando a los musulmanes del mundo a manifestarse mañana, tras la oración de mediodía, contra EE. UU. Su ministro de Exteriores, Mahmud al- Zahar, les pidió a todos ellos un dólar como ayuda simbólica, sin especificar cómo pensaba hacerlos llegar. La suerte está echada.