Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 MIÉRCOLES 3 5 2006 ABC Economía La nacionalización del gas de Bolivia puede colapsar las economías de Brasil y Argentina Kirchner, Lula, Chávez y Morales se reunirán mañana de manera urgente para estudiar la situación b El presidente brasileño convocó ayer a su Gobierno y calificó la medida de gesto no amistoso ya que el 60 del gas que consume su país procede de Bolivia JAVIER GONZÁLEZ NAVARRO MADRID. El reciente encuentro en La Habana con los presidentes de Cuba y Venezuela, Fidel Castro y Hugo Chávez, terminó de convencer a Evo Morales para llevar a cabo su anunciada nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia, medida que le sirve también para acallar las primeras voces críticas que habían surgido en el país tras cumplir cien días en la presidencia. Con esta decisión, el presidente boliviano se distancia de la política del brasileño Lula y se sitúa al lado de los mencionados Castro y Chávez. No hay que olvidar que el presidente venezolano mantiene un duro pulso con las petroleras extranjeras que operan en su país para forzarlas a firmar nuevos contratos con la estatal PDVSA, que incluyen una fuerte subida de impuestos. El decreto que nacionaliza la producción de hidrocarburos en Bolivia, y que firmó el presidente Evo Morales el pasado lunes, ha sacudido a todo el continente americano. Las reacciones más contundentes se han dado en Brasil, donde el 60 del gas que consume procede de Bolivia a través de un gasoducto de 3.200 kilómetros de longitud. El ministro de Hidrocarburos de Brasil, Andrés Soliz, advirtió ayer de que el 80 del gas que utilizan las industrias de Sao Paulo viene de Bolivia. El Gobierno argentino, muy afectado también por la decisión, ha decidido pasar a la acción y ha convocado para mañana en Buenos Aires una cumbre de urgencia en las que estarán presentes, además de los ya mencionados Morales y Chávez, el brasileño Luiz Inacio Lula da Silva y el propio presidente argentino Néstor Kirchner. Soldados bolivianos mantenían ayer el control de las instalaciones de gas, como las de Repsol en la localidad de Santa Cruz no, Álvaro García Linera, ya reconoció ayer que las ganancias de Petrobras se reducirán en 1.000 millones de dólares en un periodo de 10 y 15 años. Brasil recibe a diario 24,3 millones de metros cúbicos de gas. Las graves repercusiones que podría tener una interrupción del suministro del gas boliviano motivaron una reunión urgente de Lula, con el canciller, Celso Amorim- -que adelantó su regreso de Ginebra (Suiza) el ministro de Minas y Energía, Silas Rondeau, y el presidente de Petrobras, Sergio Gabrielli, quien se encontraba en Houston (EE. UU. Rondeau calificó el decreto de Morales como gesto no amistoso que puede entenderse como una ruptura en el entendimiento entre ambos gobiernos Argentina recibe cada día cinco mi- EPA llones de metros cúbicos de gas de Bolivia, a pesar de que el vicepresidente García Linera declarara ayer que está garantizada la entrega total de nuestros compromisos de gas a Argentina y Brasil. Fuentes del Ministerio de Planificación argentino señalaron que se prevé una durísima negociación por el precio del gas que se pretende comprar a Bolivia Petrobras y Repsol, las más afectadas La petrolera estatal brasileña Petrobras es, junto con la española Repsol YPF, la más afectada por la nacionalización decretada por Morales. Petrobras ha invertido en aquel país 1.500 millones de dólares en los últimos años y controla el 14,5 de las reservas de gas boliviano. Tiene dos refinerías y controla el 35 del campo de San Alberto (Andina, la filial de Repsol YPF, tiene el 50 y la francesa Total el 15 y el 50 de Sábalo (el otro 50 está en manos de Andina) los dos más importantes de Bolivia. Puede operar en el país, según los contratos, hasta 2019. El vicepresidente bolivia- El decreto garantiza al Estado boliviano el 82 del valor de la producción de hidrocarburos A. POLO MADRID. El decreto 28701 que nacionaliza la propiedad, la posesión y el control total y absoluto de los hidrocarburos bolivianos fue respaldado y aprobado por abrumadora mayoría en el referéndum celebrado el 18 de julio de 2004, cuando el país estaba presidido por Carlos Mesa. La disposición, marcadamente nacionalista en fondo y forma, supone un buen negocio para las arcas del Estado, que a partir de ahora ingresarán el 82 del valor de la producción de aquellos campos petrolíferos que en 2005 superaron los cien millones de pies cúbicos, es decir, los más importantes del país. Las empresas expropiadas, entre las que figura Repsol YPF, tendrán derecho a ingresar el 18 restante para cubrir costes operativos y amortizar inversiones. Las primeras estimaciones apuntan que el Estado elevará sus ingresos de 420 a 780 millones de dólares tras los inesperados cambios legales introduci- dos. Las empresas petroleras, que pasan de un régimen de concesión a uno de prestación de servicios abierto a varias modalidades, están obligadas desde el pasado 1 de mayo a entregar la propiedad de la producción de hidrocarburos a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) antigua empresa estatal privatizada y devuelta a la tutela pública. Además, disponen de 180 días para regularizar su actividad mediante la firma de nuevos contratos, que prevén tres opciones: contrato de operación, de asociación y de producción compartida. En el caso de que estas compañías no respeten estas cláusulas, el Ejecutivo no descarta la posibilidad de la expropiación, aunque esperamos que las empresas no se resistan a este decreto indicó el vicepresidente García Linera.