Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 MIÉRCOLES 3 5 2006 ABC Cultura y espectáculos Man Ray se reencuentra en Málaga con su amigo Picasso en el 125 aniversario de su nacimiento Una exhaustiva monográfica desvela el carácter enigmático y multidisciplinar del artista americano b La muestra, que reúne 214 obras de Man Ray (122 fotografías y 92 pinturas, esculturas y objetos) abre los actos muncipales que festejan el 125 cumpleaños de Picasso ANTONIO JAVIER LÓPEZ MÁLAGA. Había desembarcado en París en el verano de 1921, harto del ambiente de la Gran Manzana. Animado por sus amigos franceses, encontró un estudio diminuto en Montparnasse. Aquella tarde tomaba café con una amiga en la terraza de La Rotonde Entonces la vio. Pequeña, oscura y pálida. Kiki, reina de la bohemia. Le pidió que posara para él y en la segunda sesión ya eran amantes. Tres años más tarde, el artista pintó sobre la espalda de su musa las hendiduras de un violonchelo y así, en 1924, Man Ray firmaba El violón de Ingres uno de los iconos de la historia del arte contemporáneo. Esa imagen hipnótica y poética puede contemplarse ahora en la sala de exposiciones de la Fundación Pablo Picasso. Es una de las 214 creaciones (122 fotografías y 92 pinturas, esculturas y otros objetos) que componen Man Ray. Yo soy un enigma la exposición antológica ideada por el organismo municipal y la Fundación Málaga. Por primera vez en España se reúnen en un mismo montaje fotografías, pinturas, esculturas e instalaciones que ilustran el torrente creativo de este artista, pieza clave de las vanguardias estéticas de principios del siglo XX. Emmanuel Radnitzsky, Man Ray (Filadelfia 1890- París 1976) utilizó como materia prima la cruda cotidianidad para transformarla en unas creaciones transitadas por el juego, lo irreverente, lo irracional y el erotismo. Las rayografías o rayogramas son algunas de las incorporaciones más impactantes del artista a la historia de la fotografía. Su círculo de amistad lo componían, además de Picasso, Duchamp, Breton o Picabia. ria de la exposición no es solamente la dueña de las piezas que componen la muestra, sino que también preside la Asociación Internacional Man Ray, encargada de gestionar el amplio legado del artista norteamericano. Man Ray estaría feliz La historia comienza hace medio año en Como (Italia) En una exposición de Picasso coinciden el director de la Fundación Málaga, Pedro Martín- Almendro, y el galerista Jean- Paul Perrier, amigo personal de Marion Meyer. Y la bombilla se enciende. Man Ray fue amigo del genio malagueño y en apenas unos minutos de conversación se traza el primer boceto de la exposición inaugurada ayer. Para mí es muy emocionante esta muestra. Las obras de Man Ray están muy cerca de donde nació su amigo Picasso. Me parece un lugar magnífico para mostrar algunas creaciones que he reunido durante más de cuarenta años comentaba Meyer ante la atenta mirada de Perrier y Martín- Almendro. Man Ray estaría feliz de estar aquí, tan cerca de donde nació su amigo Picasso La comisaria de la muestra fue la encargada de desvelar los detalles del montaje al alcalde, Francisco de la Torre, quien aprovechó para recordar que Man Ray. Yo soy un enigma abre los actos municipales organizados para conmemorar el 125 aniversario de Picasso. Y para cerrar el turno de intervenciones, la presidenta de la Fundación Málaga, Celia Carrión, quiso descatar el esfuerzo que se ha realizado para que la ciudad de Málaga sea la primera ciudad española donde se expone una retrospectiva multidisciplinar sobre este creador. Lágrimas (1930) sobre estas líneas (arriba) y Negra y blanca (1926) dos de las imágenes más famosas de Man Ray, convertidas en iconos del siglo XX que resumen su ideario estético. La muestra se completa con esculturas, los denominados ready mades o los collages que creó con objetos cotidianos que poseen una función, pero que al ser elegidos por Man Ray y modificados, adquieren un uso diferente al funcional y se convierten en objetos estéticos y de contemplación. No faltan sus Lágrimas (1930) y Negra y blanca (1926) dos de las imágenes más famosas de Man Ray, convertidas en iconos del siglo XX. O Cadeau una peculiar plancha salida de la imaginación del artista. La extensión del montaje ha precisado su división en dos sedes: la sala de la Fundación Picasso y la planta baja de la Sociedad Económica de Amigos del País, que con esta exposición regresa a la vida cultural de la capital de la Costa del Sol. Allí, Marion Meyer explica cómo nació la iniciativa. La comisa- Pintar para ser amado La variedad de la propuesta de Ray- -que se definía como un pintor que pinta para ser amado -se aprecia nada más frisar la exhibición. La historia del arte reconoce a Man Ray como uno de los fotógrafos más influyentes del siglo XX; sin embargo, lo primero que encuentra el visitante es un conjunto de pinturas, esculturas y objetos extraordinarios. En este primer apartado destacan el óleo sobre lienzo Cuadrature (1938) las piezas cilíndricas de Pírapo (1920- 1966) o la instalación titulada Obstrucción (1920- 1964) Por primera vez en España se reúnen fotos, pinturas, esculturas e instalaciones que ilustran su torrente creativo Cadeau una peculiar plancha salida de la imaginación del artista