Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 Madrid MIÉRCOLES 3 5 2006 ABC Una niña deposita en la madrileña Plaza Mayor su ejemplar con destino al país iberoamericano Una actividad muy especial ocurrió ayer en la Plaza Mayor. Se trataba del Día del Libro Solidario que, en su séptima edición, estaba dedicado a Guatemala. Miles de madrileños depositaron en el cubo solidario su ejemplar. Todos los textos llegarán a 20 bibliotecas del país iberoamericano para uso y disfrute de sus habitantes Guatemala bien se merece un libro TEXTO: M. I. SERRANO FOTO: JAIME GARCÍA MADRID. La Plaza Mayor fue ayer una cita obligada con la solidaridad. Hasta ella, como viene ocurriendo en los últimos siete años, los que leen y desean que otros lean llegaron cargados de libros, suyos, para que los puedan disfrutar otros que no tienen acceso a ellos. Grandes y chicos se acercaron hasta el cubo solidario puesto en la plaza para dejar allí un ejemplar de su propiedad. Una novela, un título de la literatura clásica o la moderna, ensayos, enciclopedias, libros de aventuras de poesías... El destino, esta vez, era Guatemala. Y es que ayer, Día del Libro Solidario- -una iniciativa de la Consejería de Cultura y Deportes de la Comunidad de Madrid- los madrileños volvieron a empeñarse en que los habitantes de un país pobre y maltratado por las catástrofes naturales como Guatemala no se queden sin libros, textos donados con todo el cariño y el despego de los ciudadanos de la Villa y Corte. Laura, mientras recogían, en casa, su aportación solidaria de libros. Tenemos que coger, por lo menos cuatro, uno por cada uno de nosotros decía el padre. Al final, esta familia acudió a la Plaza Mayor con los siguientes títulos: Once minutos de Paulo Coelho, La Reina del Sur de Arturo Pérez Reverte, El Reino del Dragón de Oro de Isabel Allende y el que eligió la peque del grupo, Un monstruo en el armario de Carmen Vázquez Vigo. temalteco que caiga en sus manos. El director general de Archivos, Museos y Bibliotecas de la Comunidad de Madrid, Ivaro Ballarín, manifestó a Europa Press que esta cita es la fiesta de la literatura y la solidaridad en la que se recuerda a un pueblo hermano, en esta ocasión Guatemala, que sufrió recientemente el huracán Stan y, en 1998, padeció el huracán Mitch Pon un libro en Guatemala el lema de la actual campaña, estaba sien- Dos huracanes Muchas fueron las familias como ésta que se desplazaron ayer hasta la Plaza Mayor. Algunas repiten desde la primera edición. Se quejan, eso sí, de la poca publicidad que se da a este evento porque, de lo contrario, la recogida de libros podría ser mayor. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, fue uno de los que se pasó por la Plaza Mayor para dejar su libro. Fue La voluntad de ser feliz y otros relatos de Thomas Mann. El consejero de Cultura, Santiago Fisas, fue- -como no podía ser de otra forma- -otro de los donantes. Su elección fue Historia de España de Fernando García de Córtazaz. También se vio por allí, dejando su libro solidario, a la consejera de Inmigración, Lucía Figar, que se decantó por otro escritor español: Arturo Pérez Reverte y su Capitán Alatriste que, seguro, será del agrado del gua- La recogida de ejemplares, en la Plaza Mayor, corrió a cargo de jóvenes estudiantes y voluntarios El alcalde de Madrid y los consejeros de Cultura y de Inmigración, entre los donantes de textos La primera edición del Día del Libro Solidario fue en 2000 y se reunieron cerca de 300.000 ejemplares do atendida ayer por jóvenes voluntarios. Ellos se encargan de recoger los libros que les llevaban cientos de madrileños hasta la Plaza Mayor. Algunos de estos voluntarios pertenecían a la Embajada de Guatemala. Otros eran estudiantes, chicos y chicas de diversos institutos de la capital. Alguno de éstos últimos repetía experiencia y estaba satisfecho y orgulloso de poder servir de ayuda en una cuestión tan importante como es la lectura y la cultura, comentaban entre ellos. El Día del Libro Solidario se organizó, por primera vez, en el año 2000. Fue Venezuela el primer destino de los textos solidarios. Después siguieron Nicaragua, Perú, Ecuador, República Dominicana y Brasil. Mayor calidad No parecía ayer que este año, dedicado a Guatemala, se fuera a batir un récord de entregas. De hecho, cada año ha ido bajando el número de donaciones. Según datos oficiales, en el año 2000 se recogieron unos 300.000 ejemplares; en 2001 fueron cerca de 200.000 que se convirtieron en 110.000 en el año 2002. Un año después, en 2003, se recogieron 105.000 y unos 93.000 en 2004. El pasado año, 2005, los madrileños dejaron en la Plaza Mayor un total de 70.800 libros. El Gobierno regional confirma el bajón pero asegura que los libros que se donan cada año son de mayor calidad Amplio horario El horario para esta entrega altruista comenzó a las diez de la mañana y se mantuvo hasta las ocho de la tarde. Poco después de las dos y media de la tarde, ya se habían recogido cerca de 35.000 ejemplares. ¡Ya sabes que no valen los libros de texto, los que estén viejos o los que traten de algo muy concreto! le decía Marta a su hermana más pequeña,