Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid MIÉRCOLES 3 5 2006 ABC El barrio vivió el año pasado su particular Dos de Mayo. Ayer se cumplía el primer aniversario de la muerte de Manu, asesinado por un dominicano. Sus allegados claman justicia Queremos más seguridad en Villaverde TEXTO: CARLOS HIDALGO FOTO: JULIÁN DE DOMINGO MADRID. Silencio. El silencio como mejor expresión del dolor. El mismo silencio en el que quedó sumido Manu hace ahora justo un año cuando un dominicano le arrebató la vida de un navajazo. Silencio es lo que inundó ayer los jardines que llevan su nombre, donde le dieron muerte después de que los amigos de su asesino le recriminaran que bebiera en una fuente pública. Ése es el precio de una vida que apenas había alcanzado los 17 años. Y el de la de sus padres, María José y Emilio, quienes ayer, como cada día, tuvieron que revivir aquella tragedia de la que aún no han sabido apearse. El tiempo, lejos de mitigar el dolor, lo ha hecho más presente, sobre todo, dice la madre de Manuel González Carmona, después de que el fiscal solicitara 12 años de prisión para Mc Grady No entiendo por qué no ha pedido el máximo por homicidio. El daño que me ha hecho ese señor es enorme afirma. Me gustaría mirar a la cara al asesino de mi hijo, que me dejen hablar con él, y que me diera una explicación por lo que hizo añade, no sin antes volver a pedir justicia. Eso mismo repitieron los padres de la víctima ayer ante el banco donde murió su hijo, arropados por decenas de vecinos que querían acompañarles en tan difíciles momentos. Ellos, también, están indignados: ¡Queremos más seguridad en Villaverde! ¡Hay que manifestarse para que esto acabe ya! gritaban. María José y Emilio (en el centro) padres de Manu, junto al banco donde murió La mayoría lleva cuchillos No parece que sean opiniones aisladas. Los propios amigos de Manu reclaman más vigilancia. Hay muchas bandas. La mayoría lleva cuchillos, hasta pistolas... No veo seguridad en el barrio declaraban. En referencia al clima de tremenda hostilidad que se generó durante el mes siguiente al asesinato de Manu en esta zona de Villaverde, otros vecinos y chavales no dudan en afirmar: La situación con los extranjeros es de distancia. Es muy fría. Estamos seguros de que algo parecido va a volver a ocurrir Siguen cobrándoles a los críos por jugar en las canchas, y a los mayores, por sentarse en los bancos recordaba indignado un amigo de la familia. Una misa funeral cantada- queríamos algo alegre, como era él apostillaba María José- -centró este primer aniversario. La parroquia de San Jaime, hasta arriba. Medio millar de personas que aún recuerdan con dolor lo sucedido. Luego, muchos de ellos marcharon hasta el mismo lugar donde se produjo el crimen, rezaron un padrenuestro y hubo un minuto de silencio. Siempre el silencio.