Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional MIÉRCOLES 3 5 2006 ABC Villepin rechaza dimitir y se considera víctima de una campaña de mentiras El escándalo Clearstream ahonda y envenena la crisis del Ejecutivo francés de los franceses tienen una mala opinión de Villepin, que roza ya la cota histórica de Edith Cresson, primera minista socialista, del 75 por 100 JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. El escándalo Clearstream envenena las relaciones en la cúspide del Estado, hunde al gobierno en una grave crisis, precipita una avalancha de acusaciones que dan munición a los demagogos de extrema derecha y sume a la opinión pública en una consternación creciente, víctima del patético alejamiento de las élites políticas de izquierda y derecha. Jacques Chirac, presidente de la República, continúa aislado en el palacio del Elíseo cogido en la pinza de un primer ministro, Dominique de Villepin, que deberá responder a las dudas que tienen los jueces sobre su comportamiento en la oscuridad del poder sin control de los servicios secretos. Dominique de Villepin, jefe de Gobierno, se resiste a dimitir y se considera víctima de una innoble campaña de calumnias y mentiras sin responder con claridad a las acusaciones de fondo: utilizar los servicios del espionaje militar con dudosos fines políticos personales. Es de notoriedad pública que Villepin odia y es odiado por su influyente ministro del Interior, Nicolás Sarkozy, y ni siquiera se habla con Jean- Louis Borloo, ministro de Empleo y Cohesión Social, de quien se sospecha que aspira a sustituir a Villepin como primer ministro. b Un 70 por ciento Sarkozy presenta una nueva ley de inmigración J. P. QUIÑONERO Nicolás Sarkozy, ministro del Interior, presentó ayer ante la Asamblea Nacional su proyecto de Ley sobre la inmigración, que endurece las leyes que permitirán adquirir la nacionalidad francesa, y avanzó un gran abanico de medidas de control e integración cultural. La ley prevé: una nueva carta de residencia (válida tres años) rechazo de las regularizaciones colectivas; endurecimiento del reagrupamiento familiar; instauración de un contrato de integración apoyo a los buenos estudiantes e informe anual ante la Asamblea Nacional. tiene unos beneficiarios diáfanamente claros: los demagogos de la extrema izquierda y la extrema derecha. Los electores de Jean- Marie Le Pen aumentan en intenciones de voto: la demagogia populista hace estragos entre los obreros poco cualificados que antaño votaban al PCF. A doce meses de las presidenciales, los enfrentamientos personales en la cúspide del Estado, la consternación de los diputados de centroderecha, los enfrentamientos entre los aspirantes a la candidatura socialista a la jefatura del Estado, son un insondable pozo de incertidumbre. Gran conocedor de la sociología de Francia, Nicolás Sarkozy presentó ayer en la Asamblea Nacional su proyecto de Ley sobre inmigración deseada y no sufrida Ese proyecto convierte el fenómeno de la inmigración en el primero de los grandes temas de debate nacional, con unas ventajas tácticas evidentes: consolida el liderazgo personal del ministro del Interior, corta la hierba a los pies de una izquierda poco popular en ese terreno e intenta atraer hacia la derecha moderada los electores tentados por las sirenas del extremismo demagógico. Paulatina degradación Sarkozy, ministro y presidente de la Unión por un Movimiento Popular (UMP, centro derecha) presentó el pasado 31 de enero una querella judicial contra X considerándose difamado por unas filtraciones que la justicia sospecha realizadas por oscuros personajes muy próximos a Dominique de Villepin, quizá. El primer sospechoso es un alto dirigente de EADS, el gran consorcio europeo de armamentos, viejo amigo personal de Villepin. Se trata de una novedad sin precedentes: un ministro del Interior que pide una intervención judicial para dejar clara su honorabilidad, poniendo en primera línea de posibles acusados a los hombres de su propio jefe de Gobierno. A la izquierda socialista, comunista y ecologista, se multiplican los tiros con mira telescópica contra la cabeza de Villepin, denunciándose un Watergate a la francesa y pidiendo la dimisión de un jefe de Gobierno que deshonra a Francia en el extranjero La opinión pública no está lejos de compartir las sospechas de Sarkozy y las acusaciones de la oposición. El rechazo masivo del jefe de gobierno sólo Silvio Berlusconi (izquierda) camina junto al presidente italiano, Carlo Azeglio Ciampi, ayer en el Quirinal EPA Berlusconi presenta su dimisión al presidente Ciampi y abre paso en Italia al Gobierno Prodi JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Aunque sigue sin felicitar a Romano Prodi por su victoria en las elecciones, Silvio Berlusconi la reconoció ayer al acudir al Quirinal a presentar su dimisión al presidente, Carlo Azeglio Ciampi, quien le pidió que continúe en funciones hasta la toma de posesión del próximo Ejecutivo. Como el encargo de formar nuevo Gobierno lo otorga el jefe del Estado, Romano Prodi manifestó ayer que vamos adelante con tranquilidad y estaremos preparados en cualquier fecha que decida el presidente Ciampi Los nuevos presidentes de la Cáma- ra de Diputados y del Senado convocaron anoche una reunión conjunta el próximo 8 de mayo para elegir al próximo presidente de la República, pués el mandato de Ciampi expira el 15 de mayo. Aunque a Prodi le hubiera gustado formar Gobierno esta semana con el mandato de Ciampi, la oposición de centro- derecha pidió que el Parlamento elija primero al próximo presidente de la República, y que sea éste quien otorgue el mandato de formación de nuevo Gobierno. Después de una cumbre entre los jefes de los cuatro partidos, la coalición de Berlusconi propuso al nuevo Parla- mento la reelección de Carlo Azeglio Ciampi para un segundo mandato de siete años. Ciampi es un personaje extraordinario, pero tiene 85 años y precisamente ayer se convirtió en bisabuelo, por lo que su edad constituye un problema. Aunque no le disgustaría que continuase Ciampi, el centroizquierda presentará probablemente para el cargo al ex primer ministro Massimo D Alema, con la idea de terminar quizá aceptando una candidatura de consenso a favor del también ex primer ministro Giuliano Amato. El ultimo día del Gobierno de centro- derecha consistió en un brevísimo Consejo de Ministros en el que Silvio Berlusconi agradeció el trabajo de sus ministros, se felicitó con ellos porque hemos cumplido nuestro programa y hemos sido el mejor Gobierno de la historia de la República Italiana y aseguró que los italianos nos echarán de menos