Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 3 5 2006 25 Villepin rechaza dimitir como primer ministro de Francia y se siente víctima de una campaña de mentiras Gaza, al borde de la guerra civil por la falta de fondos de ayuda y el enfrentamiento entre Hamás y Al Fatah Una fuerza emergente Como ocurrió en las últimas elecciones, la población de origen hispano en Estados Unidos será de nuevo clave en los comicios legislativos del próximo mes de noviembre Población hispana o de origen latino, en cada estado de EE. UU. 0- 5 Washington 8,1 Oregon 8,9 Montana 2,1 Idaho 8,5 Wyoming 6,7 Dakota del Norte 1,3 Dakota del Sur 1,5 Nebraska 6,0 Kansas 7,6 Oklahoma 5,5 Texas 33,6 4,4 5- 10 10- 15 15- 25 Más del 25 Maine 3,2 Vermont 0,9 Minnesota 0,8 New Hampshire 1,8 Massachusetts 7,3 Rhode Island 9,2 Connecticut 10,0 Nueva Jersey 14,2 Delaware 5,1 Maryland 4,7 Nevada 21,3 Utah 9,7 Colorado 18,2 34,0 Arizona 27,1 Nuevo México 42,9 7,3 West 16,0 Virginia 3,8 3,5 0,7 Nueva York Iowa Pennsyl 3,1 a 3,4 vani Ohio Illinois 2,0 13,4 5,2 3,8 Missouri 1,7 Virginia 2,2 Kentucky Carolina del N. 2.4 Tennessee D. C. 9,2 5,3 Car Arkansas del olina 3,6 Sur 2,7 Georgia 1,5 2,6 6,0 1,9 isi Puerto an 18,1 a Rico 8,6 Wi Michigan Indiana sc on sin Fuente: Buró del Censo de EEUU REUTERS n ifor Cal ia Hispanos por origen Centro y Sudamérica 14,3 a bam Ala Mississippi trabajadores. No queremos poner a nuestros empleados en la disyuntiva de elegir entre su lealtad a la empresa y la lealtad a los suyos explicó un portavoz. La empresa agrícola de Greenfield incluso prestó las cosechadoras y tractores a su braceros mexicanos para que los alinearan en la autopista 101 durante la protesta. La movilización de los hispanos encontró eco en otras minorías urbanas que mostraron su solidaridad. Los sectores xenófobos se sienten hoy acorralados Todos somos inmigrantes M. GALLEGO u Lo ida Flor Cuba 3,7 %O tros 6,5 México 66,9 REUTERS ABC Una presencia muy modesta Pero fuera de Los Angeles y Chicago, el resultado fue menos que modesto. En Las Vegas, por ejemplo, apenas se manifestaron 10.000 personas, pese a que los casinos pusieron sus mesas de juego a disposición de los organizadores para recoger firmas. Fue ese inusual contubernio en la historia de las protestas laborales lo que permitió que el pacífico Día sin Inmigrantes consiguiese que diarios como The New York Times sacaran ayer los colores al Congreso y exigiesen que escuche sus demandas para integrarlos en el país al que ya pertenecen. NUEVA YORK. Muchos estadounidenses que no son de origen hispano se encontraron el lunes reflejados en la convocatoria. Todos somos inmigrantes decían algunos carteles. Jeff Gold es de Brooklyn, pero el lunes aguantaba con una mano esa pancarta y con la otra una bandera de Haití en la que se podía leer L union fait la force como parte de la cadena humana formada en la calle de Canal Street, arteria del barrio chino de Nueva York. He nacido en Estados Unidos gracias a que mis abuelos tuvieron la valentía de venir hasta aquí desde el Este de Europa cuando les es- taban persiguiendo los nazis explicaba. Su causa es la de la atención médica universal, pero el movimiento de los hispanos está aglutinando muchas protestas sociales frustradas por su falta de eco. No ocurre todos los días, ni todos los años que una manifestación alcance el millón de personas en EE. UU. por mucho que esa cifra salga de sumar a todo un país en que la población es seis veces mayor que la española. Allí estaba también el reverendo Jesse Jackson y su Raimbow Coalition porque por un día negros e hispanos dejaron de pelearse en el Bronx. Esta extraña coalición de negros, hispanos, anarquistas y judíos hizo que los racistas de la América profunda se sintiesen más acorralados que nunca. La CNN dijo estar inundada de llamadas y mensajes coléricos de quienes creen estar perdiendo su país a manos de extranjeros. En los establecimientos que colgaron en la puerta el cartel de cerrado explicando que sus empleados no habían ido a trabajar, los más airados pintaron ¡Despídelos! Y es ahí donde, temen algunos, el melting pot que es Estados Unidos puede empezar a hervir.