Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 Deportes MOTOCICLISMO GRAN PREMIO DE TURQUÍA LUNES 1 5 2006 ABC España impone un triplete histórico Faubel, Bautista y Gadea, tres pupilos de Aspar, coparon el podio y mandan en el Mundial de 125 TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN Pocas plusmarcas puede conseguir el motociclismo español después de 37 años de éxitos, que nacieron cuando un tal Ángel Nieto se adjudicó en 1969 la primera de sus noventa victorias. Pero los pilotos españoles no paran de realizar el más difícil todavía. En Turquía, tres pupilos de Jorge Martínez Aspar grabaron para la leyenda un nuevo hito. Faubel, Bautista y Sergio Gadea, tres muchachos de un mismo equipo, coparon el podio de 125 y elevaron tres banderas rojigualdas mientras sonaba el himno nacional. Su director, Aspar, otro campeón legendario, controlaba una alegría casi imposible de sujetar. Su estructura volvía a hacer honor a su patrocinador, Master. Esos tres chavales ocupan también las tres primeras posiciones del Mundial, con una diferencia de 37 puntos sobre el cuarto clasificado, Kallio. Un campeonato que hasta ahora vive bajo el monopolio del equipo valenciano, que ha rayado el himno español en las tres carreras disputadas. Bautista se impuso en dos y Faubel, ayer, diversificó el poder del imperio. Una novedad para alegrar este monopoly que el conjunto blanquiazul domina como nadie. Bautista, Kallio y Faubel, escapados, fueron los primeros protagonistas. El líder del Mundial intentó fugarse en solitario y no pudo descolgar a sus compañeros de viaje. La retirada del finlandés, cuando la KTM dijo basta, aseguró pronto el éxito español. El cajón más alto era cosa de dos. Entonces surgió la esperada polémica inter- Tres banderas españolas en 125, una jornada de leyenda AP na. La que Aspar vaticinaba en marzo. Tiene un corral repleto de gallos- -Bautista, Pasini, Faubel y Gadea- -y el jefe les leyó la cartilla con un lema: Pelea de caballeros, no perjudicarse entre vosotros La primera prueba de fuego de este acuerdo tuvo lugar en Estambul. No había órdenes de equipo, porque faltan catorce carreras por dilucidarse, pero estaba claro que el interés no declarado del Master era que Faubel dejara vencer a Álvaro para aumentar su ventaja absoluta sobre Kallio. La pizarra del grupo español escribió un O. K. válido para los dos chavales. Lo que no explicaba era si Héctor debía conformarse con el segundo puesto. Y no se dejó. Bautista mandaba a falta de dos giros. Faubel sabía que el desarrollo técnico de su Aprilia no le permitiría superar a su colega si buscaba el rebufo en la recta final, porque la reacción de su moto es más lenta, y decidió atacar en las curvas de la última vuelta. Se jugó la caída, adelantó al líder del campeonato con un interior y le salió bien. Lo que Álvaro y Héctor no conocían es que Gadea había ejecutado una progresión emocionante desde la decimosexta plaza, hasta apuntalar el tercer escalón. Aspar disfrutó así de un triple diferente al esperado. Y la libertad concedida a Faubel permitió otra lectura de la clasificación: sus tres pilotos encabezan el circo de 125. Sólo le falló Pasini. No se puede tener todo. Ya tiene demasiado. Tres de tres y los tres en raya de meta. Ahora, ambicioso, persigue otro récord: de tres en tres. REACCIONES Álvaro Bautista Líder del Mundial de 125 Felicito a Héctor Faubel por su victoria, he conseguido veinte puntos muy importantes para consolidar el liderato en el campeonato, eso es lo fundamental para mí Barberá renace ante el infortunio de Lorenzo Shuhei Aoyama tiró a Jorge y Héctor logró su primer podio en 250 T. G. -M. Ya lo dijo Felipe II: no se puede luchar contra los elementos. Ayer, el elemento fue Shuhei Aoyama, que junto a su hermano Hiroshi dieron el día a Jorge Lorenzo y Héctor Barberá. Shuhei tiró al mallorquín en la primera curva de la carrera de 250 y su hermano mayor, Hiroshi, impidió la victoria de Barberá, que a pesar de todo consiguió el primer podio en esta categoría después de un año, el pasado, para olvidar. El gran premio fue una locura, con un grupo de pilotos en cabeza que no se dieron cuartel y que protagonizaron una guerra de adelantamientos en la que sobresalió la batalla entre De Angelis y Barberá. El sanmarinense y el español mantuvieron un duelo de desencuentros. En el ecuador de la prueba, el valenciano, pasado de frenada en una curva, dio primero un empujón a su amigo Alex quiso devolvérselo al final, en la vuelta decisiva, y lo que sucedió es que se salió Héctor Faubel Ganador de la carrera de 125 Era muy importante para mí lograr esta victoria, porque llevaba tiempo intentándolo sin fortuna de la pista a 261 kilómetros por hora y perdió sus opciones de podio. Barberá, sensacional, supo aguantar el equilibrio a esa velocidad y aseguró ese cajón que abre una nueva página en su historial, aunque perdió una gran oportunidad de vencer. Para colmo, triunfó el otro Aoyama El otro Aoyama, Hiroshi, el mayor de los hermanos, se aprovechó de estos sucesos para celebrar la victoria. El propio Héctor Barberá reconocía al final de la competición que se está entrando en un juego muy peligroso Locatelli y Dovizioso ya abusaron de él en Jerez y en Qatar, privándole Sergio Gadea Tercero en la prueba de 125 Después de lo que me ocurrió en los entrenamientos he realizado una gran remontada y he alcanzado un podio que necesitaba Héctor Barberá Segundo en 250 He disfrutado como nunca. De Angelis ha estado a punto de tirar todo por la borda, pero esta vez todo me salió bien El mallorquín se quejó de un golpe en un pie, pero las radiografías no desvelaron ninguna dolencia importante de algún cajón. Ayer estuvo a punto de perder otro. Menos mal que la fortuna no le perjudicó a él en esta ocasión. Quien la sufrió fue Jorge Lorenzo, el piloto que estaba predestinado para firmar un triple triunfo consecutivo después de sumar su tercera pole Shuhei, el joven japonés, quiso pedir perdón al mallorquín por haberle echado del asfalto, pero Jorge estaba muy enojado y no quería hablar con nadie. Su director, Amatriaín, supo encajar el golpe con deportividad. Lorenzo se hizo daño en un pie y fue trasladado a la clínica del circuito. Se dolía de un golpe y se le puso un vendaje, pero las radiografías no encontraron una lesión de mayor importancia y estará en buenas condiciones para recuperar el liderato en China, dentro de catorce días. Ahora es segundo, a dos puntos de Andrea Dovizioso, un especialista en sumar sin jugarse el tipo por el primer puesto. Cuidado con él.