Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 LUNES 1 5 2006 ABC Deportes El Real Madrid fue más macho Resiste en la batalla del Reyno de Navarra y gana un partido bronco, intenso, con más lucha que fútbol, gracias a un gol de Baptista de penalti ENRIQUE ORTEGO El Osasuna y el Real Madrid no son amigos, ni ganas que tienen de serlo. El resquemor alimentado a lo largo de los años, con distintas generaciones de futbolistas como protagonistas, quedó patente ayer en cada balón. Lo único que ha cambiado es que antes los intereses de los dos equipos eran completamente distintos, del título de los blancos al descenso de los rojillos, y ahora luchan por un objetivo común, por una plaza en la próxima Champions Ni un metro para moverse. Ni un segundo para pensar. El Osasuna y el Madrid se enredaron en una pelea desde que el balón se puso en juego. Si Flaño y Clavero echaban el aliento en el cogote de Robinho y Beckham, Mejía y Sergio Ramos se subían a la chepa de Webó y Milosevic sin el menor miramiento. Los locales saltaron al campo conociendo que ya tenían asegurada, como mínimo, su presencia en la próxima UEFA y los visitantes, que el Valencia había ganado y la segunda plaza está cada día más cara. OSASUNA REAL MADRID 0 1 sabía que la única forma de salir vivo de ese estadio era mostrando las mismas armas que Osasuna presenta relucientes y afiladas. López Caro insistió con Raúl de referencia ofensiva del equipo- -es el único que no se da cuenta de que ponerle ahí es matar al capitán- -y colocó a Baptista y Guti como dos medios punta, con Pablo García como único medio centro. Toda la batalla se desplegó en el centro del campo. Ninguno quería perder esa parcela, pero ninguno fue capaz de llegar al área rival con cierta asiduidad. El Madrid, empeñado en no ser menos en la pelea, se fue alejando de la puerta contraria y el Osasuna insistía una y otra vez con balones profundos que Mejía y Sergio Ramos se fueron quitando de encima en el cuerpo a cuerpo con la ayuda de Pablo García. Precipitó Aguirre los tres cambios y el Madrid se complicó el final del partido con la tonta, pero justa expulsión de Casillas. Se quedaron con diez los blancos y entonces lo pasaron peor, pero ni con cuatro delanteros el Osasuna fue capaz de encontrar puerta y el Real Madrid se agarra al tercer puesto sin perder de vista el segundo, que de momento es propiedad del Valencia. Osasuna (4- 4- 2) Ricardo; Javier Flaño (Moha, m. 71) Cuéllar, Josetxo, Clavero (Muñoz, m. 71) David García, Puñal (Romeo, m. 76) R. García, Delporte; Webó y Milosevic. Real Madrid (4- 1- 4- 1) Casillas; Salgado, Sergio Ramos, Mejía, Roberto Carlos; Pablo García; Beckham (Pavón. m. 90) Baptista, Guti, Robinho (Jurado, m. 77) y Raúl (Diego López, m. 82) Árbitro Daudén Ibáñez. Mostró tarjeta amarilla a Sergio Ramos, Puñal, Casillas (dos, la primera por protestar y la segunda, y por tanto roja (m. 80) por desplazar el balón) y Milosevic. Goles 0- 1. m. 50: Baptista, de penalti. Casillas, parada y expulsión Como sucediera en la primera mitad, antes de que el Osasuna comenzara a ganar terreno con su pressing intimidador, el Madrid fue capaz de llegar al área enemiga y montar una tuyamía entre Robinho y Raúl- -buena dejada la suya- -que dejó a Baptista en ventaja para rematar, tanta que Raúl García le tuvo que empujar por detrás. Penalti claro. Y remate inapelable del propio Baptista. Enrabietó la circunstancia al Osasuna y mucho más a su afición, que comenzó a lanzar todo tipo de objetos- -aceiteras incluidas- Se trabó todavía más el partido, aunque pareciese que no se podía calentar aún más, y en una de las primeras arremetidas contra el área de Casillas, en un balón lateral que remató Milosevic de cabeza, Sergio Ramos derribó a Webó. El árbitro lo vio y señaló la máxima pena. El especialista Puñal no se escondió, pero el otro especialista, Casillas, tampoco. El remate fue despejado por el portero y el osasunista fallaba el primer penalti de su vida. Demasiada presión para jugar No había comenzado todavía el intercambio de golpes, en el más amplio sentido de la palabra, cuando Baptista se inventó la mejor ocasión de su su equipo en la primera parte (m. 5) Brillante sombrero, pero decepcionante remate. Osasuna tuvo que esperar mucho más. Hasta pasada la media hora, que Delporte estrelló una falta directa en el poste izquierdo de Casillas. Entre una y otra ocasión, las únicas antes del descanso, los dos equipos entonaron esa estrofa famosa del himno del Atlético y derrocharon coraje y corazón De fútbol poco, por no decir nada. A esa velocidad, con esa presión, con tanta intensidad ninguno de los dos equipos era capaz de bajar el balón al suelo e hilvanar cuatro pases seguidos. Imposible. El Madrid no se arrugó. Bien Si Ancelotti dice no al Madrid debería indemnizarle con 1,5 millones MILÁN. Continúa el culebrón de Carlo Ancelotti y su fichaje por el Real Madrid. Ayer, el técnico del Milán manifestó a los periodistas que no hay esperanza alguna de firmar por el club blanco. ¿Entrenar al Real Madrid? No hay esperanza, punto final. Lo he dicho tantas veces y es algo que está claro, clarísimo. Sólo hay que tener un poco de paciencia y esperar a que se inicie la próxima campaña para comprobar que seguiré en el Milán Ancelotti dice por enésima vez que no se moverá de Italia. Pues si lo tiene tan claro deberá rascarse el bolsillo, porque el Real Madrid, en su negociación con el técnico, se cubrió las espaldas. En el contrato privado hay dos cláusulas de indemnización en el caso de que una de las partes se eche atrás. Si lo hace el Madrid, el entrenador percibiría tres millones de euros, pero si es el técnico quien rompe la baraja deberá abonar un millón y medio al club blanco. Baptista y Milosevic pugnan de cabeza por el balón