Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 1 5 2006 51 Cultura y espectáculos Bibliografía imprescindible ¿Por qué los filósofos? Por Italia Sobre Proust El estilo del General Ni Marx ni Jesús La tentación totalitaria Descartes inútil e incierto Un festín en palabras: historia literaria de la sensibilidad gastronómica desde la antigüedad a nuestros días La gracia del Estado Cómo mueren las democracias El terrorismo contra la democracia El conocimiento inútil El renacimiento democrático El absolutismo ineficaz El monje y el filósofo Los platos de temporada La gran mascarada Ensayo sobre la supervivencia de la utopía socialista La obsesión antiamericana: dinámica, causas e incongruencias los distintos socialismos, incapaces de aprender la lección totalitaria de la URSS y los distintos marxismos. Quizá nadie como Revel analizó las derivas de una cierta izquierda francesa, europea y suramericana, hipnotizada por los distintos modelos comunistas (soviético, chino, cubano, yugoslavo, etc. Viejo compañero de viaje de François Mitterrand, nadie como él analizó de manera tan implacable la experiencia socialista francesa que conquistó el poder (1981) en nombre de la ruptura con el capitalismo En ese terreno, el periodismo y los ensayos de Revel continúan siendo modelos de referencia definitiva. Esa primera parte de la obra de Revel culmina con sus dudas sobre el futuro de la democracia en el mundo. Revel temía que, en verdad, la libertad democrática fuese un paréntesis entre distintos abismos totalitarios. Jean- François Revel, en uno de sus viajes a España YOLANDA CARDO Muere, a los 82 años, el pensador y periodista Jean- François Revel, conciencia liberal de Francia Fue uno de los más combativos críticos de las ideologías marxistas b Chirac y Villepin ensalzaron ayer Pionero en algunas denuncias Desde esa perspectiva, Revel fue uno de los primeros en denunciar, en 1987, la marea negra terrorista, con El terrorismo contra la democracia Fue uno de los primeros en denunciar la pasividad del Estado francés ante el chantaje terrorista de ETA. A partir de entonces, la obra de Revel se repliega en sí misma, para ahondar siempre en los mismos temas, con libros de distinta envergadura, como El conocimiento inútil (1988) El absolutismo ineficaz (1992) Ensayo sobre la supervivencia de la utopía socialista (2000) o La obsesión anti- americana (2002) La ineficacia absolutista del Estado francés, el arcaísmo socializante, el anti americanismo primario, diseccionados al escalpelo, matizaban sus posiciones de fondo contra el vampirismo de las mafias filantrópicas Su inmensa tarea de resistencia y demolición de las más peligrosas enfermedades ideológicas ocultaban la locuacidad admirable de un personaje pantagruélico, gran gozador de las artes de la cocina, la música, la filosofía grecolatina, la prosa y la poesía clásica francesa, de la que fue antólogo ejemplar. su figura como guardián exigente de la democracia y espíritu libre Colaborador de ABC, Revel murió por un problema cardiaco JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Filósofo, periodista, escritor, gastrónomo, polemista, editor, académico, Jean- François Revel (Marsella, 1924) murió la noche del sábado tras un largo eclipse estoico, en el hospital público de la alcaldía de Kremlin- Bicêtre, accidente geográfico profundamente irónico para uno de los más combativos críticos de las ideologías marxistas. Historiador y crítico de la gastronomía, Revel fue un gran degustador de vinos, licores y especialidades de las más diversas gastronomías. Desde hace años, esa capacidad física y espiritual para gozar del gran arte gastronómico universal quizá aceleró su ocaso final. Seguía una cura anual en Suiza para perder los kilos ganados con gozo- so hedonismo, hasta que la edad aceleró su alejamiento del mundo. Hace dos semanas aún hablaba con elegante e irónica precisión, anunciando su melancólica preparación al viaje último, del que había discutido largamente con su hijo Mathieu, monje budista, creyente en la reencarnación de las almas, él que era un agnóstico volteriano, cuya vida intelectual fue un largo y feliz combate contra las ilusiones de todas las ideologías dominantes durante el siglo XX, al que consideraba dominado por el vicio de la crueldad totalitaria Revel fue condiscípulo de Louis Althusser, el gran filósofo marxista, con el que sostuvo una larga complicidad, cuando se creía llamado a la enseñanza, su primera profesión. Licenciado en Filosofía, fue profesor en Temclen, México, Florencia, Lille y París. Pero el fabuloso escándalo de su primer libro, ¿Por qué los filósofos? (1957) le permitió iniciar a paso de carga la que sería su gran carrera de editor, publicista, filósofo, polemista, crítico implacable de los totalitarismos. Resistente antinazi, profesor, anima- dor literario en revistas de izquierda socialista France Observateur ¿Por qué los filósofos? lo consagró como autor de temibles panfletos. Su trabajo de divertida demolición del marxismo, Jacques Lacan y Martin Heidegger le dio una inmensa popularidad, que se consolidaría con sus ensayos sobre Proust y el general De Gaulle, cuya prosa patriótica fue sometida a una crítica implacable. Talento y erudición Los grandes libros que le dieron más fama, Ni Marx ni Jesús (1970) La tentación totalitaria (1976) La gracia del Estado (1981) y Cómo mueren las democracias (1981) son libros de circunstancias que su talento, erudición y capacidad de disección de las ideologías y otras enfermedades del espíritu convirtieron pronto en clásicos irrepetibles. Buen conocedor respetuoso del socialismo socialdemócrata, su crítica del socialismo marxista de origen esencialmente francés lo convirtió durante los años 70 y 80 en el mejor especialista en la crítica de las tentaciones totalitarias de