Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 1 5 2006 Sociedad 49 Medio Ambiente Detrás de esta iniciativa hay un programa internacional- -no gubernamental- denominado Proyecto Gran Simio, que desde hace más de diez años lucha para otorgarles la protección moral y legal de la que sólo gozan los seres humanos Los gorilas comparten el 97,7 de los genes con el hombre y tienen muchos comportamientos y capacidades semejantes a las nuestras Los grandes simios llegan al Parlamento TEXTO: ARACELI ACOSTA FOTO: AP La presentación la pasada semana de una proposición no de ley por parte del Grupo Socialista en la que se insta al Gobierno a proteger a los grandes simios del maltrato, la esclavitud, la tortura, la muerte y la extinción ha suscitado una polémica expresada básicamente en términos de derechos humanos o derechos de los animales, con el trasfondo de si era un buen momento político para una iniciativa de este tipo. Sin ánimo de avivar esa polémica, lo cierto es que detrás de esta iniciativa hay un programa internacional- -no gubernamental- denominado Proyecto Gran Simio, que desde hace más de diez años lucha para otorgarles la protección moral y legal de la que actualmente sólo gozan los seres humanos. Lo que estamos pidiendo- -explica Pedro Pozas, secretario general de este proyecto en España- -son los derechos de los grandes simios, que son el derecho a la vida, a la libertad y a no ser torturados ni maltratados psicológicamente Unos derechos de los que ya gozan en algunos países. Así, en Nueva Zelanda los grandes simios- -chimpancés, gorilas, orangutanes y bonobos- no pueden estar encerrados en zoológicos y tampoco se puede experimentar con ellos afirma Pozas. También Reino Unido y Austria cuentan con leyes que prohíben experimentar con ellos. Sin embargo, desde la organización en España no se pretende una amnistía sobre los ejemplares que están en zoológicos o distintos centros, sino algo tan simple como que estén en buenas condiciones. Hemos encontrado un chimpancé en Canarias que está viviendo en una jaula de dos por dos, que encima está tapada, por lo que ha estado sin ver la luz durante doce años explica Pozas. -que en España preside el naturalista Joaquín Araújo- -es que son los únicos seres vivos que pertenecen a la familia de los homínidos explica Pozas. Una empresa en la que cuentan con el apoyo de Naciones Unidas. En la presentación del Atlas de los grandes simios y su conservación el pasado septiembre, Kofi Annan señaló que los grandes simios son parientes nuestros. Como nosotros se transmiten el conocimiento, tienen vida social y fabrican herramientas y medicinas, se comunican con la gente y se reconocen. Sin embargo, no les hemos tratado con el respeto que se merecen La amenaza de la pobreza En este informe se identifican las principales amenazas para los grandes simios: la deforestación y la fragmentación de su hábitat, las enfermedades, como el virus del Ébola que están diezmando las poblaciones africanas, y la pobreza en los países donde viven. Y es que los 23 países que acogen poblaciones salvajes de los parientes más cercanos al hombre están entre los más pobres del planeta. Es más, dieciséis de ellos tienen ingresos per cápita por debajo de los 800 dólares. Por un lado, esto les ata las manos para poner en marcha medidas de conservación y, por otro, la escasez de recursos lleva a la búsqueda de la carne de la selva como refiere Pedro Pozas. Explica que las grandes pesquerías que ahora faenan en la costa africana están provocando que las poblaciones locales se echen al monte a matar carne de la selva Unas selvas, ya sean africanas o asiáticas, que están cayendo a golpe de machete por culpa de la tala ilegal. Si la deforestación continúa al ritmo que se está produciendo en la actualidad, advierte el informe de Naciones Unidas, en 2032 los orangutanes podrán vivir solamente en el 1 de su territorio; los bonobos, en el 4 los chimpancés, en el 8 y los gorilas en una décima parte de su hábitat actual. NUESTROS PARIENTES MÁS CERCANOS El parentesco que tienen estos animales con el hombre es enorme. Compartimos el 98.4 de los genes con los chimpancés, el 97.7 con los gorilas y el 96.4 con los orangutanes. Es un parentesco similar al que tienen otras especies que a simple vista no se distinguen. Es más, la diferencia genética es menor que la existente entre especies de un mismo género y familia. Los trabajos realizados con chimpancés, orangutanes y gorilas enseñándoles el lenguaje de signos de los sordomudos, muestran que no sólo nos asemejamos en los genes sino también en nuestro comportamiento y capacidades. Se han hecho descubrimientos sorprendentes; como demostrar que tienen su propia cultura, que son capaces de trasmitírsela a sus hijos, que conversan entre ellos, que tienen pensamientos privados, imaginación, recuerdos temporales, autoconciencia, empatía, capacidad de engañar, curiosidad, sentido del humor, sentido del tiempo, consciencia de la muerte y son capaces de mantener una amistad que dure toda la vida. Algunos investigadores defienden que no sólo deben estar en la familia de los homínidos, sino también en el género homo Familia de los homínidos La pregunta llegados a este punto es obligada: ¿No castigan ya las leyes españolas el maltrato animal? Y la respuesta desde Proyecto Gran Simio es clara: No, el Código Penal recoge el abandono, la tortura y el maltrato pero sólo de animales domésticos, dejando fuera, además de los grandes simios, a todos los animales salvajes. Por eso necesitan una ley específica Pero no sólo por eso. Precisamente, la idea sobre la que pivota el proyecto Gran Simio