Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Madrid LUNES 1 5 2006 ABC Un sacerdote obliga a dejar a la fallecida en la calle en su funeral córpore insepulto Argumentaba un cambio en la normativa realizado por la Comunidad ABC MADRID. Ver para creer Increíble pero cierto De película de miedo Estos son algunos de los comentarios que se hacían entre sí los participantes de una reciente misa funeral córpore insepulto que se celebró en Majadahonda con una importante ausencia: la de la difunta. Ocurrió el pasado 21 de abril, indica Efe. Aún con el dolor de la pérdida, los familiares y amigos llegaron a una iglesia de la mencionada localidad para asistir al acto religioso. Sin embargo, nada más llegar el coche con el ataúd, que quedó estacionado a las puertas del templo, el párroco expresó su negativa a que el féretro fuera introducido en la iglesia. Familiares y amigos expresaron su estupor al párroco de la iglesia Santa María, donde ocurrieron los hechos, José Fernando López de Haro. El sacerdote argumenta un supuesto cambio de normativa efectuado por la Comunidad de Madrid en determinadas poblaciones, como Majadahonda o la capital, que habría modificado la costumbre de celebrar la misa con el cuerpo del fallecido presente. Ahora se ha organizado de otra manera y se pasa del hospital al tanatorio, y de allí, directamente, al cementerio afirmó el sacerdote, aunque no era la situación en este caso, dado que el coche fúnebre quedó estacionado en las inmediaciones. Explica que no se trata de un hecho excepcional ni caprichoso, sino que es la actuación habitual en las cuatro parroquias que existen en el municipio de Majadahonda. Y añade: El féretro espera muy dignamente en la puerta de la iglesia, porque así lo dictaminan las normas sanitarias de la Comunidad de Madrid Sanidad niega una nueva norma Sin embargo, fuentes de la Consejería de Sanidad negaron que se haya producido una modificación en el reglamento de Sanidad Mortuoria, que data de 1997, y se hayan realizado especificaciones para ciertas poblaciones. El reglamento sólo recoge que se podría impedir la entrada de las cajas a los templos cuando la muerte se debiera a una enfermedad infecciosa. Y obliga a tomar medidas de conservación pasadas unas horas. La Empresa Mixta de Servicios Funerarios indicó que la continuidad del acto religioso depende de cada párroco, aunque reconocieron que el funeral de este tipo es una costumbre que se está perdiendo. El Arzobispado expresó su perplejidad por lo ocurrido. El juicio del cirujano plástico acusado de matar a una paciente empezará el día 29 ABC MADRID. El Juzgado de lo Penal número 21 de Madrid juzgará a partir del día 29 de mayo al doctor de la clínica Icema Gerardo Raúl Senderowicz y a su ayudante María Victoria Bonne, acusados de un delito de homicidio por imprudencia en la muerte de Déborah Catalán, una mujer de 36 años que, en enero de 2002, se sometió a una operación de cirugía estética y falleció después de aplicarle una dosis tóxica de anestésico. Según informaron a Ep fuentes jurídicas, el juicio se desarrollará los días 29, 30 y 31 de mayo, y el 1 y 2 de junio, en la citada dependencia judicial, y comenzará con las declaraciones de los procesados. Senderowicz y Bonne se enfrentan a una petición de cuatro años de prisión y seis de inhabilitación. El escrito de conclusiones del fiscal señala que Gerardo Raúl Senderowicz, licenciado en Medicina y Cirugía pero sin título de especialista válido en España, abrió en julio de 1998 en la calle de Maldonado (Salamanca) la clínica Icema sin obtener de la Comunidad de Madrid la licencia de apertura y funcionamiento. Pese a ello, el doctor inició su actividad, y el 25 de enero de 2002 citó a la paciente Déborah Catalán para practicarle una liposucción. Entre otras malas praxis, los procesados, presuntamente, realizaron la intervención en un despacho, y no en un quirófano.