Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional LUNES 1 5 2006 ABC ENERGÍA Y ESTOICISMO E l líder republicano en el Congreso de EE. UU. J. Dennis Hastert, se hizo fotografiar al volante de una furgoneta alimentada con hidrógeno, de la que hizo el elogio como alternativa de futuro al actual vehículo movido con gasolina. Una bonita acción en sintonía con la recomendación del presidente Bush, que nos advierte de que es necesario rectificar para remediar nuestra dependencia del petróleo. Una vez hecha la presentación, sin embargo, Hastert, apenas circuló unos doscientos metros más. Se apeó del vehículo del futuro entonces y volvió a tomar asiento en su habitual limusina, veloz, familiar, blindada y derroALBERTO chadora de gasolina. PeSOTILLO ro eso no vale. Ése es un truco muy poco coherente, aunque habitual en estos tiempos de crisis energética. La crisis es grave. Hay importantes reservas de petróleo, pero en su mayoría están en Irak e Irán, donde nos las hemos arreglado para perder el control de su explotación. China es un gran derrochador de combustible, pero es injusto reprochar a este país que haga lo mismo que hizo Occidente para crecer. Más bien deberíamos desear que el resto de los países en desarrollo sigan su misma senda, pues sería señal de que empiezan a asomar la cabeza. Pero ni con gestos, ni con teatrales pronunciamientos y ni mucho menos con guerras de conquista vamos a garantizar que habrá energía para todos. Los ecologistas nos aconsejan que la solución es un nuevo modelo de vida, pero no dan muchos detalles sobre el mismo. Y yo creo que es nuestro deber explicarlo, porque además tienen razón. La solución- -el modelo- -es renunciar a la segunda residencia en el campo o en la montaña, viajar en Metro o a pie al trabajo, decir adiós a los 200 kilómetros de atascos en el puente de mayo. Y recuperar aquel heroico modo de vida de los antiguos estoicos: pasar las vacaciones con la lectura- -y traducción- -del Polifemo de Góngora, que da para muchos meses y para el que basta la luz de una bombilla, que tampoco gasta tanto; renunciar a las azarosas navegaciones, y cultivar nuestro pequeño huerto sin más dispendios. Pero me temo que éste no es un modelo muy popular. Cuando Rodrigo Rato dijo algo tan sensato como que los costes de la energía debe pagarlos quien los consume, la conclusión unánime fue que el presidente del FMI no debe de tener el plan de volver a la política nacional o no se le ocurriría decir algo tan insensatamente impopular. Hay que ser realistas. Quienes no asuman el estoico modelo de vida del ecologismo deben dejar de esconder la cabeza en un agujero. Hay que ser coherentes. Ellos tienen la responsabilidad de que se encienda la bombilla cuando apretemos el interruptor. Y por el actual camino ese pequeño milagro no está garantizado. Deberían dejarse de trucos, y ser un poquito más coherentes. La mayoría de los británicos juzgan incompetente y sórdido al Gobierno El 64 por ciento consideran que la gestión de Tony Blair es mala b A cuatro días de las municipales, la secretaria del viceprimer ministro revela que mantuvo relaciones sexuales con éste en el despacho oficial EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Tony Blair temía a las ediciones dominicales de la prensa, no sin razón: ayer los periódicos británicos salieron a la calle cargados de reportajes desastrosos para el Gobierno, a cuatro días de las elecciones municipales del próximo jueves. Lo más escabroso fueron los detalles sexuales revelados por la hasta hace poco amante del viceprimer ministro del Gobierno, John Prescott; lo más preocupante para Blair lo constituyó una encuesta que indica que el 57 por ciento de los ciudadanos juzga sórdido e incompetente al Gobierno. El sondeo, publicado por The Sunday Times, señala que los británicos se inclinan por el cese de los tres ministros que esta semana se han visto envueltos en escándalos. Entre el 49 y el 53 por ciento de los encuestados demandan la marcha del titular de Interior, Charles Clarke, por la excarcelación de más de mil presos extranjeros sin que se estudiaran trámites de repatriación; de John Prescott por el affaire con su secretaria, y de la ministra de Sanidad, Patricia Hewitt, enfrentada con el sector. Además, el 64 por ciento opinan que Blair lo está haciendo mal, frente al 33 por ciento que apoyan su gestión; mientras que el 51 por ciento ve con buenos ojos al líder conservador, David Cameron. Con todo, en el caso de unas elecciones generales avanzadas, el Partido Laborista obtendría el 32 por ciento de los votos, sólo tres puntos por debajo de los tories Este último dato no tranquiliza a Blair, que teme que las elecciones municipales del 4 de mayo propicien un fuerte voto de castigo contra los laboristas. Aunque se trata de unas elecciones parciales, en tanto que sólo se celebran en Inglaterra y afectan únicamente a alrededor de un tercio del número total de concejales, sin ningún puesto de alcalde de gran ciudad en juego (en Londres, por ejemplo, sólo se eligen los concejos de distrito) el resultado tendrá un fuerte impacto en la política nacional. Se da por seguro un descenso laborista en esta consulta; si se tratara de un descalabro, el primer ministro difícilmente podría obviar las presiones para que anuncie una fecha de retirada y entrega del Gobierno al ministro de Hacienda, Gordon Brown. Blair salía, el pasado miércoles, de su residencia camino de los Comunes AP A diferencia de Blair, el 51 por ciento de los británicos respaldan al líder conservador, David Cameron El primer ministro teme que las municipales reflejen un voto de castigo contra los laboristas Precisamente quien actúa de mediador entre ambos en el Ejecutivo y debería estar entregado a la labor del traspaso de poderes, John Prescott, ha perdido gran parte de su autoridad por la relación extramatrimonial mantenida durante dos años con su secretaria, Tracey Temple. Las confesiones de Temple En una entrevista publicada en The Mail on Sunday, por cuya exclusividad el periódico ha pagado unos 375.000 euros, Temple explica haber mantenido relaciones sexuales con el viceprimer ministro tanto en su despacho como en su resi- dencia oficial, así como en la habitación de un hotel mientras la esposa de Prescott, con la que lleva casado 44 años, esperaba abajo para cenar. Este mismo periódico revelaba ayer otro affaire del mismo dirigente laborista veinte años atrás, mientras que el Times aportaba el testimonio de una anterior periodista del partido, denunciando el acoso sexual al que fue sometida por Prescott. El viceprimer ministro, que ha admitido su relación con Temple, se limitó ayer a considerar falsas la mayor parte de las alegaciones. Una investigación debe determinar si se rompieron las normas establecidas en el código de conducta ministerial. Por su parte, Blair reconoció que no hay excusas por el descontrol ocurrido en prisiones, y que tal vez se vea obligado a cesar al titular de Interior si alguno de los presos extranjeros en libertad y, por error, no sometidos a un proceso de deportación comete asesinato o violación. Al menos cinco de ellos han reincidido en su actividad delictiva, pero Blair no la ha considerado suficientemente grave como para destituir a Clarke.