Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 1 5 2006 Nacional LA LUCHA POR EL PODER MUNICIPAL Y AUTONÓMICO 15 Pese a las críticas internas causadas por su gestión, Clos se presentará a la reelección como alcalde de Barcelona YOLANDA CARDO El PSC impone al alcalde un relevo de su equipo tras un mandato negro Clos, cuestionado por su partido, da cancha a Hereu, su relevo natural b Después de que el PSC impusie- ra al alcalde un giro social tras el fiasco del Fórum, el partido sigue con su marcaje sobre Clos, que, debilitado, acata los cambios À. G. BARCELONA. Mejor estar a buenas con el partido que tenerlo de frente. Esta parece que ha sido la consigna que se ha aplicado el alcalde de Barcelona, Joan Clos, que ha aprovechado esta pasada semana para realizar una remodelación de gobierno muy en la línea de lo que se le pedía desde el PSC y, de paso, blindar, puede que de manera definitiva, su condición de alcaldable. Cuestionado por su propio partido, que ante el cariz de las encuestas ha sopesado de manera muy seria la posibilidad de cambiar de candidato para los comicios de 2007, Clos ha abrazado de manera decidida la apuesta por el relevo generacional. Aprovechando la remodelación del tripartito en la Generalitat, que ha significado la marcha del portavoz municipal Ferran Mascarell al otro lado de la plaza Sant Jaume para ocuparse de la consejería de Cultura, el alcalde ha dado la portavocía a Jordi Hereu, uno de los valores en alza del consistorio y señalado desde el principio del mandato como el relevo natural de Clos. Como si su apellido lo determinase- hereu significa heredero en catalán- el nuevo portavoz es un hombre con gran peso dentro de la poderosa Federación de Barcelona del PSC, al igual que Carles Martí, otro joven concejal en alza a quien también se han dado más responsabilidades. El aparato se ha impuesto. Dedicarse a hacer de candidato Además, Clos ha destituido a sus dos concejalas más veteranas, precisamente dos independientes que fueron una apuesta personal suya. En su lugar entran otras dos mujeres, más jóvenes y elemento diferencial, del PSC. Después de que en las últimas elecciones Clos pasara de 20 a 15 concejales y convirtiera el mandato en un vía crucis el marcaje del partido es férreo. Tras el estropicio del Fórum, fue el PSC el que le tiró de las orejas y le señaló a las claras que menos fastos y más trabajarse los barrios, del mismo modo que ahora le impone- -con su asentimiento, se asegura- -una crisis de gobierno en clave de relevo. Cambiar ahora de candidato sería precipitado, pero es muy probable que Hereu asuma la alcaldía a mitad de mandato. En todo caso, el año que queda antes de las elecciones va a ser intenso. El alcalde delegará en su primer teniente de alcalde y máximo hombre de confianza, Xavier Casas, la gestión diaria y la coordinación del tripartito municipal. La intención es clara: dejar que Clos pueda dedicarse de pleno a patearse el territorio; la precampaña se abre definitivamente. El PSC, con todos los resortes a su alcance, echará el resto antes que perder Barcelona.