Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión LUNES 1 5 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. ¿GALGOS, PODENCOS O ENERGÍA? diferencia del resto de bienes y servicios, la electricidad no se puede almacenar. Cuando pulsamos un interruptor para poner en marcha una fábrica, abrir un supermercado o iluminar una ciudad; cuando encendemos una bombilla, un televisor, un aparato de aire acondicionado, el sistema eléctrico está obligado a producir y distribuir instantáneamente la energía neceLUIS IGNACIO saria para que PARADA todo funcione con normalidad. Y en nombre de la seguridad, los intereses nacionales, el control de la inflación, los políticos han otorgado al suministro energético la categoría de servicio público, han limitado sus sistemas de producción y han intervenido sus precios. Y eso ha forzado a las empresas productoras y comercializadoras a cortar sus inversiones, subestimar el crecimiento de la demanda, forzar la utilización de combustibles y suspender la expansión de las centrales nucleares. Y aquí estamos, como los conejos de la fábula de Iriarte, discutiendo si son galgos o son podencos, si la energía atómica es inevitablemente peligrosa y cara o si es el bálsamo de Fierabrás mientras la inestabilidad política en Próximo Oriente, la escasez de lluvias, el consumo no previsto de los países emergentes y la disparatada elevación del precio del petróleo están poniendo en riesgo el futuro de la Humanidad. A los movimientos ecologistas le debemos la creciente sensibilidad sobre el riesgo de cambio climático, la exigencia de reducir la emisión incontrolada de gases a la atmósfera, la obligación de evitar los vertidos de residuos a los ríos y los mares la mentalización para conservar y mejorar el medio ambiente. Pero cuando los ecologistas, espoleados por la izquierda más reaccionaria, dejan de ser la conciencia de la sociedad civil e intentan transformarse en banderín de enganche de una ideología política se convierten en una caricatura. Y así aplauden, como ayer, el cierre de la central nuclear de Zorita como si estuvieran dispuestos a vivir el resto de su vida como anacoretas. A Guardarraíles asesinos... una vez más Vivimos un momento en el que el Gobierno tiene entre sus prioridades atajar el chorreo constante de muertes que se cobran nuestras carreteras, y lo hace a través del aumento de las sanciones- -administrativas y penales- -previstas contra aquellos conductores que infrinjan las normas. Sin entrar en el debate sobre si esa es o no la mejor solución- -de momento, el número de fallecidos no baja- sí quiero apuntar que también la Administración tiene parte de culpa en todo esto, aunque no asume sus responsabilidades ni nadie le reclama por ello. Un ejemplo claro lo tenemos en la muerte de un motorista el pasado fin de semana en Galicia. Cayó de su motocicleta, pero podía haber salvado la vida- -me atrevería a decir que podía haber salido casi ileso- -de no ser porque el guardarraíl que le decapitó es ilegal, según lo establecido por la Unión Europea. ¿Quién tiene la culpa de esta muerte? ¿Va a responder el Estado por ello? ¿Cuántas otras se producen por el mal estado de las carreteras, una deficiente señalización, etcétera? Rufino Clemente Madrid Responsabilidad política El presidente Rodríguez Zapatero ordenó el arresto del general Mena al ministro Bono, que a su vez pretendió que cumpliera el general JEME García González, que no aceptó, con muy buen criterio. Cuando un jefe observa una falta tiene la obligación de corregirla personalmente. No puede decir a un subordinado que tome esa responsabilidad de castigar. No es correcto, resulta muy desagradable tener que castigar, pero es una responsabilidad del jefe, que no puede transferir a otro. Va en el cargo, sobre todo en las faltas discutibles, como son las de la libertad de expresión del militar, que debe juzgarlas no un militar, sino el ministro, que para eso según la ley tiene esa atribución. Además, si el subordinado recurre el correctivo, como ha pasado con el general Mena, el que arresta adquiere nueva responsabilidad. Los correctivos de los militares son asuntos muy serios como para llevarlos con ligereza. He pasado como sujeto pasivo por la orden del político al jefe militar arreste al... Pairet por un tema de libertad de expresión. Un mando militar se negó y el ministro de turno no tuvo argumentos jurídicos para tomar medidas, ni contra el jefe militar, ni contra mí. Cuando hay que corregir se debe hacer con mucha prudencia y escuchando al presunto infractor. Fue una actuación correcta, como la del general García González, por la que le felicito, como por otras muchas que ha hecho, ante jefes políticos poco prudentes y nada conocedores de lo militar. García González ha demostrado lealtad ante alcaldadas de los gobernantes que son los responsables de que España no tenga garantizada su Defensa Nacional, militar y civil. Ha tratado de cumplir disciplinadamente, procurando que los errores políticos fueran lo más suaves posible. Pero la culpa de las nuevas disposiciones y del no cumplimiento de las promesas electorales- -así como de las grandes ideas como la de desmantelar grandes unidades, para crear su Unidad Militar de Emergencias, paralelamente a las unidades de apoyo de Desastres de Protección Civil- -es del director de la política de Defensa, es decir, de José Luis Rodríguez Zapatero. José María Pairet. Coronel de Infantería (retirado) Dieta mediterránea El consumo de frutas y hortalizas protege la memoria de las personas mayores, según una investigación del King s College de Londres presentada en la Conferencia de la Industria Farmacéutica Británica. Una dieta rica en frutas y hortalizas puede prevenir las pérdidas de memoria de las personas de edad, ya que contienen compuestos que actúan de forma similar a los fármacos que se utilizan para tratar la enfermedad de Alzheimer, inhibiendo la enzima acetilcolinesterasa, que es la responsable de la rotura del neurotransmisor acetilcolina. De todas ellas, el brécol o brócoli es la planta que presenta este efecto de forma más acusada. Puede ser hora de empezar a consumir estos productos, tan mediterráneos, en la dieta diaria de todos los europeos. Considero que la educación de las nuevas generaciones en alimentación equilibrada ha de ser un objetivo prioritario en todos los estados de Europa. La obesidad es culpa de las autoridades por falta de una correcta educación alimentaria. Domingo Martínez Madrid Burgos Consumir energía de forma responsable Cuando era pequeño mis padres y abuelos siempre me recordaban que apagara la luz al salir de las habitaciones. Era época de restricciones. Ahora no hay restricciones, y con gran frecuencia nos dejamos encendidas luces, el televisor y el ordenador, como si la energía no fuera a faltar nunca. Pero el precio del barril de petróleo nos recuerda que los combustibles sólidos pueden agotarse, además de que están contribuyendo a incrementar el efecto invernadero. En cuanto a las energías renovables, están poco desarrolladas. Además, algunas de ellas, como la energía nuclear y la eólica, también plantean problemas ecológicos. Creo que es imprescindible que todos empecemos a consumir energía de forma responsable. Juan M. Saavedra García Gerona Palabras en desuso Recientemente la Tercera de ABC del director de la Academia de la Historia, Gonzalo Anes, titulada Palabras en desuso llamó poderosamente mi atención, como lo habrá hecho con la de muchos de sus lectores, ya que esto de las palabras que un día usamos y ya han desaparecido es un fenómeno que nos afecta a gran cantidad de españoles, sobre todo a aquellos que hemos rebasado ampliamente los ochenta y procedemos además de un lugar tan alejado como son las islas Canarias, que hasta la Comunidad Europea reconoce al definirlas como ultraperiféricas. Quizá por ello hemos conservado, como muchos países de Hispanoamérica, expresiones castellanas que aquí en la península dejaron de usarse hace siglos. Pero he de confesar que he sufrido una decepción total, ya que las palabras que menciona el académico me son totalmente desconocidas a pesar de haber vivido largos años en la región donde nacieron, aunque no en el ámbito rural en el que se originaron y murieron también. Regional o localmente, todos hemos asistido y asis- timos todos los días a la desaparición de muchas de ellas, quizá por su excesivo localismo y oportunidad de uso, como sucede con las de avesío, meses mayores, llongo, eriazo, mujer injerta o rejas enlutadas que menciona el historiador en su excelente escrito. José M Segovia Cabrera Madrid