Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión LUNES 1 5 2006 ABC VADE MECUM EN FIN LA CONSTITUCIÓN TRAICIONADA AVIER Godó, presidente editor de La Vanguardia -de soltera española -dijo el otro día en una entrevista que estaba hasta el gorro del Estatuto, que se lo había leído más o menos, y que no decía nada del periódico de su propiedad. Está claro que Javier no se ha leído el Estatuto, aunque buena falta le haría, y no ha caído en la cuenta de las consecuencias negativas que tendrá para sus negocios familiares como ese de La Vanguardia También me comentan que Lara, otro posible y futuro damnificado por la maragallada estatutaria, además de habérselo leído más que menos, éste sí que es consciente de lo que a los editores de libros y periódicos se les puede venir encima. En JORGE TRIAS cualquier caso, que echen SAGNIER una ojeada a la lúcida colección de conferencias, ensayos y artículos que Aleix Vidal Quadras acaba de publicar con el título de La Constitución traicionada en esta joven y valiente editorial- Libros Libres -que, de la mano de otro catalán, Alex del Rosal Valls i Taberner, ha irrumpido con gran fuerza en el horizonte editorial español. A los nombres de César Vidal, Pío Moa, Jesús Trillo, del Pino, Olaizola o Enrique de Diego, se une ahora en Libros Libres el de Vidal Quadras. El líder político catalán sostiene que el PSOE ha cedido a la diabólica tentación de una especie de trueque fáustico, entregando España a los nacionalistas a cambio de poder eterno Ante ese siniestro panorama plasmado en lo que Zapatero denomina el proyecto sólo cabe apelar a la responsabilidad de la ciudadanía y desenmascarar, una a una, todas las mentiras y trampas que van tendiendo los nacionalistas, y en las que caen, de bruces, ingenuos o incautos o ambas cosas a la vez, como Godó. Así, por ejemplo, el artículo 146 del Estatuto que ahora está viendo, como si fuera una estrella fugaz, el Senado, afirma que la Generalidad posee la competencia compartida en materia de medios de comunicación social y que tiene como misión fomentar el pluralismo lingüístico. Para garantizar ese pluralismo en los medios de comunicación la Generalidad podrá- -otra cosa es que lo haga o no- -imponer que parte de La Vanguardia pueda leerse en catalán. ¿O no? El artículo 34, además, afirma que las empresas catalanas quedan sujetas al deber de disponibilidad lingüística en los términos establecidos por ley ¿O acaso no dice eso ese artículo? El Estatuto está pasando por la Cámara de representación territorial, el Senado, como una exhalación. Una nación ha nacido y nadie sabe cómo ha sido. Bueno, algunos sí que lo saben, como es el caso de Aleix Vidal Quadras. Y si usted, lector amigo, quiere enterarse de lo que está pasando en Cataluña y en España, no deje de leer este libro: cuando lo acabe tendrá las ideas más claras y quedará perfectamente informado. E indignado. Es un libro riguroso pero de lectura fácil. Y con ese sentido del humor, del que estamos tan huérfanos, que siempre ha caracterizado a Vidal, un catalán que, legítimamente, quiere seguir siendo español. DE MEMORIAS Y OLVIDOS J E mérito de no suscitar otras nuevas. España era lo que L hecho del progreso está escrito con tradecía su Constitución de 1978, y eso era lo que importazos gruesos en las páginas de la historia; ba. El lunes pasado, entrevistado por Jesús Quintero pero el progreso no es una ley de la naturaen TVE- 1, Felipe González consideraba ridículos los leza. Una generación puede perder el terreno ganado intentos de reabrir aquellos debates. Otros muchos lo por la anterior Karl Popper nos recordaba, con esta piensan, pero no lo dicen; esa es su responsabilidad. cita del político y profesor liberal británico H. S. L. FisLa segunda razón la exponía el jueves la historiadora her (1865- 1940) la futilidad del optimismo con el que Carmen Iglesias ante una colección de nostálgiuna determinada generación se enfrenta al futucos ¿de perdedores? de aquella añorada edad ro aupada en una creencia ilimitada en la irrede oro. El pacto de la Transición, recordaba Igleversibilidad de la historia; o en la consideración sias siguiendo la pauta establecida por historiade que puede ser heredera de generaciones antedores tan poco sospechosos como Santos Juliá, riores pero no su deudora, porque el tiempo no expulsó de la memoria el pasado inmediato nuevo que se inaugura con ella sólo admite del para condenarlo a un olvido vergonzante; aquel pasado hipotecas muy limitadas. pacto constituyó un ejercicio de olvido activo Fisher concluyó en 1938 su gran obra, Una EDUARDO en virtud del cual lo que se acordaba no era bohistoria de Europa con un diagnóstico somSAN MARTÍN rrar un pretérito tumultuoso sino no convertir brío sobre el periodo de entreguerras. La guesu recuerdo en una palanca de juicios políticos contemrra para acabar con todas las guerras no fue sino el poráneos. El gran mérito de la Constitución de 1978, preludio de otro desastre aún más terrible, al que se añadía la historiadora, no es haber recuperado la mellegó por el fracaso de la Sociedad de Naciones y de las moria de la Segunda República, como sostiene una parpolíticas de apaciguamiento frente al rearme alemán. te de la izquierda española, que incluso ha elevado esa Sólo un año después, los hechos confirmaron sus presasuposición al rango de propuesta parlamentaria; no, el gios. Ninguna generación tiene garantizado el terreno mayor valor de nuestra carta magna es precisamente el ganado por la anterior porque el progreso no es una de no haber repetido los graves errores de entonces. ley de la naturaleza sino el resultado de la voluntad de En ese mismo acto, Alfonso Guerra, desde la altura los hombres. de su propia experiencia de antiguo joven airado, dada Tan extensa introducción viene a cuento, salvadas a sus correligionarios con menos canas una lección de todas las distancias, de algunos interesados ejercicios perspectiva histórica: dijo que se siente depositario de de memoria histórica que se hacen estos días en nuesuna herencia que va de la Institución a la Constitutro país. La Transición política española, ese terreno ción Es decir, de una España que va desde la fundaganado que las generaciones anteriores han legado a ción de la Institución Libre de Enseñanza (1876) hasta las actuales, fue posible, entre otras razones, porque lleel pacto de 1978. Cien años, no cinco, de lucha por la vó a buen término dos procesos de desmemoria conslibertad. Por cierto, recomiendo a quienes gustan de ciente con los que no repetir errores de generaciones revisarlo todo en estos días que repasen la suerte que el precedentes. Madrid republicano reservó a la Residencia de EstuLas discusiones sobre el nuevo régimen político tudiantes y la Residencia de Señoritas, herederas de la vieron la virtud de clausurar los debates esencialistas Institución (El drama de los liberales. Claves. Marzo que habían paralizado España durante los dos siglos 2006) Iglesias, González, Guerra, nombres amortizaanteriores, y concluyeron en un pacto pragmático sodos por una generación optimista confiada en el progrebre la naturaleza del Estado que no pretendía responso irreversible de la historia. der preguntas del pasado pero que tenía al menos el -Puesto que somos la Academia de Televisión, este año ya hemos conseguido que no transmita los premios ninguna televisión. Después conseguiremos que no haya premios y, nuestro sueño, que desaparezca la Academia.