Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión LUNES 1 5 2006 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) J. López Jaraba (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: José Luis Romero Adjunto al Consejero Delegado: Emilio Ybarra Aznar Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil MARBELLA, CORRUPCIÓN Y DOBLE MORAL A gestora elegida para gobernar el Ayuntamientode Marbella interinamente hasta que se celebren las elecciones municipales de 2007 no consigue apartarse de la polémica, en una suerte de fataldesignio que parece acompañar al consistorio malagueño desde hace ya demasiado tiempo, para tormento de sus vecinos. No obstante, este merodeo de las mismas personas sobre los mismos asuntos puede resultar ilustrativo de lo alambicado y tormentoso que es el tejido socio- empresarial que ha musculado la zona. Ahora resulta que uno de los vocales elegidos por el PSOE para regir el destino de los marbellíes de aquí a los comicios municipales, Rafael Duarte, fue asesor del alcalde de la localidad de Manilva, procesado en la operación Ballena blanca una trama de corrupción anterior en el tiempo procesal a la operación Malaya que llevó a la cárcel a medio Ayuntamiento de Marbella. El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, se ha apresurado a defender la presencia de Duarte en la gestora; pero no la de Salvador Guerrero, vocal propuesto por el PP L LA REFORMA LABORAL, IMPRESCINDIBLE E L Primero de Mayo de 2006 llega unos días después de que se sepa que las cifras de empleo en España transitan en el peor terreno desde hace muchos años. Por eso es pertinente analizar cómo corregir la fatiga que comienza a notarse en la creación de empleo. El mercado de trabajo es una institución compleja, sutil y quebradiza, pues en él coinciden inercias, miedos y expectativas que se perpetúan y son difíciles de cambiar tanto para los que se acercan a vender (los trabajadores) como para los empresarios compradores. Debido a esa lentitud en el cambio de las actitudes es necesario que los poderes públicos que tienen que facilitar el funcionamiento del mercado laboral actúen con agilidad. No es este el caso español. Nuestro mercado es heredero de todos los avatares por los que ha pasado la reciente modernización económica española: un trasvase rapidísimo de trabajo agrario a la industria y los servicios; un proceso drástico de destrucción de empleo asociado a la desindustrialización; un cambio social tan profundo en los hogares que incentivó a miles de mujeres a trabajar fuera de casa; una legitimidad política heredada de la dictadura- -y por lo tanto una capacidad de influencia en las decisiones públicas- -que ha conferido a los sindicatos un poder desproporcionado en relación con su auténtica representatividad; una actitud anquilosada de recelo entre parte de los empresarios hacia la contratación y en especial hacia la permanente; y, finalmente, la irrupción de millones de extranjeros en el mercado. Esta es una herencia difícil de cambiar. Pero es ineludible y urgente hacerlo. Sorprendentemente, el Gobierno parece mirar hacia otro lado. El peso de nuestra historia laboral se traduce en la rigidez de oferta y demanda. Cierto es que se ha avanzado en los últimos veinte años, y la prueba es que a pesar del trauma económico de la Transición, las recurrentes huelgas generales, el conservadurismo empresarial en su gestión del personal y el incremento de la participación laboral, el volumen de empleados se ha duplicado en los últimos treinta años. Pero esto ya no es suficiente y la necesidad de una reforma es cada vez más acuciante. El mercado laboral adolece de rigidez en varios de sus mecanismos, especialmente en la forma y cuantía de las indemnizaciones por despido. Para inducir a los compradores de trabajo a contratar es necesa- rio aminorar las compensaciones y que éstas sean además progresivas. Tiene que haber también mayor flexibilidad en la organización de las jornadas laborales, más facilidades para la modificación de plantillas, una reducción para el empresario de las cargas laborales no salariales y una descentralización de las negociaciones colectivas que permita tener más en cuenta las condiciones específicas de cada empresa. Tampoco debe olvidarse una mayor estabilidad en el empleo, con menores tasas de contratación temporal, una formación exigente y constante y una especial atención a colectivos de difícil inserción laboral. Dada la inercia del mercado, el recelo mutuo entre sindicatos y patronos y el peso del pasado, estas tareas no van a ser fáciles de cumplir. Pero la inacción del Ejecutivo no es buen síntoma, pues el resto de la economía puede empezar tarde o temprano a renquear por culpa del debilitamiento en la capacidad de crear puestos de trabajo. Y esto va a ser así porque el empleo no es un factor cualquiera. Su repercusión no se detiene en la mayor o menor producción y en los precios, sino que afecta también a las expectativas, y éstas a su vez se dispersan de manera influyente por todo el sistema. Detrás de la creciente demanda de viviendas (a pesar de las subidas de tipos de interés) están las expectativas laborales de las familias de seguir manteniendo un ingreso suficiente para hacer frente a las hipotecas. Lo mismo se puede decir sobre el ahorro (y la inversión) el sector exterior, la capacidad recaudatoria del Estado, las variables demográficas y muchos otros aspectos de la economía que de forma directa e indirecta dependen del trabajo. El crecimiento económico reciente se ha ido convirtiendo paso a paso en un proceso intensivo en capital y mejoras técnicas; por lo tanto, el capital humano es decir, el compendio de habilidades, experiencias y capacidades de cada trabajador, tiene que ser ahora mucho más avanzado y mucho más flexible. Si no se pone en marcha una reforma laboral en este sentido, la productividad de nuestro trabajo seguirá cayendo, los costes laborales unitarios seguirán creciendo y nuestras empresas seguirán perdiendo empleo. El Gobierno haría bien en alejarse de la metafísica política innecesaria y dedicarse a cosas más vitales y urgentes, como la reforma laboral. Manuel Chaves NIEVES SANZ EL EJE LA HABANA- CARACAS- LA PAZ D ESPUÉS de que el régimen comunista cubano encontrase en la Venezuela de Hugo Chávez el benefactor idóneo para sustituir los subsidios soviéticos, el eje La Habana- Caracas ha llegado a alcanzar una inesperada dimensión continental. La adhesión al eje de la Bolivia de Evo Morales constituye el mayor momento de esplendor para el presidente venezolano, que está persuadido de que el colosal caudal de riqueza que le proporciona el petróleo le permitirá seguir extendiendo su influencia a Perú, Ecuador, Nicaragua o incluso México, a base de injerencias políticas en los procesos electorales que ni siquiera se toma el trabajo de disimular. Castro, Chávez y Morales afirman que están obrando para la unidad latinoamericana, pero en realidad lo que han logrado es hacer tambalear todas las organizaciones regionales, empezando por la intempestiva retirada de Caracas del Pacto Andino. La Venezuela bolivariana ha estado al borde de la guerra con Colombia y la incontinen- cia verbal de su temerario presidente ha provocado crisis diplomáticas con México, y en estos días con Perú. En realidad, lo que han hecho es provocar la mayor división que se recuerda en las naciones iberoamericanas, trazando una frontera entre las que quieren beneficiarse de las ventajas de un comercio abierto al mundo y los que insisten en anclarse en los atavismos antiglobalización. Es una alianza rabiosamente antinorteamericana que mira con simpatía a la dictadura de Corea del Norte o al régimen teocrático de Irán y sus veleidades atómicas, todo ello con la sonrisa benevolente del régimen chino, cuyo pragmatismo relativista es sólo comparable a sus ingentes necesidades energéticas. Un cóctel cada vez más peligroso con el que el Gobierno socialista haría bien en marcar sus distancias cuanto antes. Si cuando firmó tratados para venderle aviones y barcos militares a Chávez no lo veía claro, es de esperar que ahora ya se haya dado cuenta de su error. que dimitió tras conocerse que su despacho de abogados defendía a varios imputados por corrupción. Parece evidente que si Guerrero no puede estar en la gestora, tampoco Duarte puede. Y nada tiene esto que ver con que el vocal elegido por los socialistas no esté procesado, pues no se dirime en este asunto la honorabilidad de Duarte, sino la conveniencia de que alguien que ha asesorado a un acusado de corrupción sea elegido para unpuesto de responsabilidaden un municipio- -Marbella- -cercado de norte a sur y de este a oeste por prácticas corruptas. Las declaraciones del fiscal de los casos Ballena blanca y Malaya Juan Carlos López Caballero, que hoy recoge ABC, dejan bien a las claras el grado de putrefacción que ha alcanzado la cuestión en Málaga, donde hay abiertos un centenar de procedimientos penales por corrupción. La urdimbre delictiva alcanza diversas modalidades de vulneración de la ley, existiendo conexiones de las diversas tramas criminales, desde el tráfico de armas al de vehículos robados, pasando por el de drogas. Sobornos, cohechos, blanqueo de capitales... La gama es tan variada como extensa y espeluznante. Y en este contexto tan hostil a la legalidad, el fiscal advierte de que las situaciones de corrupción administrativa importante han sido sistemáticas y prolongadas en el tiempo Por eso es necesario que también los currículos de los gobernantes, sobre todo si no han salido de las urnas, no contengan contacto alguno con los círculos que ahora son investigados por la justicia.