Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 30 4 2006 Sociedad 51 Los últimos datos Más de 100 millones de niños no asisten a la escuela y 264 millones de adolescentes en edad de cursar Secundaria no están matriculados. El nivel de instrucción promedio es de 3,5 años en África subsahariana, pero cercano a los 10 años en los países industrializados. Más de 800 millones de adolescentes y adultos no saben leer ni escribir, conocimientos que podrían entregarles las destrezas necesarias para salir de la pobreza. Representan a algunos de los segmentos más pobres de sus sociedades y dos tercios de ellos son mujeres. En el mundo en desarrollo, el 20 más rico de la población tiene tres veces más probabilidades de matricularse en la escuela que el 20 más pobre. Los niños que provienen de hogares ricos de América Latina y África tienen en promedio 4 a 7 años más de educación que sus contrapartes pobres. Existen otras limitaciones no relacionadas con la educación. Zambia pierde cerca de 1.000 profesores al año a causa del VIH Sida. Y casi una tercera parte de los países de África está en la actualidad involucrado en alguna forma de conflicto civil. maria. Hoy, cincuenta países han logrado la terminación universal del ciclo de Primaria, lo que representa un aumento respecto a los treinta y siete en esa situación en 2000. No obstante, el informe puntualiza que los avances siguen siendo desiguales. Así, identifica un gran número de países, especialmente en África y América Latina, donde todavía no se han logrado avances importantes en la lucha contra la pobreza y, a pesar de algunos pasos adelante, el progreso en los indicadores de desarrollo humano en Asia meridional ha sido insuficiente. Una mujer nigeriana cuida de sus hijos en una calle de Ojota, localidad cercana a Lagos REUTERS El tercer informe del Banco Mundial evidencia que la pobreza continúa azontando a muchos países en desarrollo, que necesitan de más ayuda para escapar de las garras de esta lacra Desbancados del progreso TEXTO: R. BARROSO MADRID. Decía el padre de la economía política, Adam Smith, que no puede haber una sociedad floreciente y feliz cuando la mayor parte de sus miembros son pobres y desdichados Hoy, más de doscientos años después, y si el milagro de la inmortalidad se lo hubiera permitido, podría seguir repitiendo lo mismo: dentro de diez años el número de personas que vivirá con menos de un dólar diario aumentará en 100 millones. Una situación que no parece tener visos de solución en los países latinoamericanos cuyas economías no crecen lo suficiente para eliminar sus enormes bolsas de pobreza, según revela un nuevo informe del Banco Mundial, que augura que en el año 2015 en esta zona vivirán 40 millones de personas en la pobreza extrema. Una realidad que se hace especialmente difícil para las naciones con menores ingresos, como Bolivia, Honduras y Nicaragua, que crecen por debajo de la media y tendrán más problemas para eliminar esta lacra. El informe señala que Latinoamérica se ha quedado rezagada frente otras partes del mundo que sí han conseguido reducir la pobreza, como es el caso del este asiático y el Pacífico. Ahora bien, pocos cambios en una quiniela en la que África sigue siendo la región más azotada: cerca de la mitad de sus habitantes vive en la pobreza extrema. Jóvenes en riesgo No obstante, dentro de esta triste realidad existe un colectivo que se verá desbancado del futuro: los jóvenes. A los datos aportados por el Banco Mundial convendría sumar los de Naciones Unidas que señalan que más de 200 millones son pobres, 130 millones son analfabetos, 88 millones están desempleados y 10 millones portan el virus del sida. La pobreza es el principal obstáculo para el desarrollo de la juventud, especialmente si se tiene en cuenta que el 18 por ciento de la población juvenil en el mundo, es decir, 209 millones, vive con menos de un dólar al día y unos 515 millones de jóvenes subsisten con menos de dos dólares diarios. Pero no todo son malas noticias: este tercer informe del Banco Mundial so- bre la consecución en 2015 de los objetivos del milenio (ODM) señala que la disminución de la mortalidad en la niñez, el rápido aumento de la matrícula en la escuela primaria, y la disminución de las tasas de infección por VIH Sida en varios países demuestran que el sólido crecimiento económico- -respaldado por políticas más adecuadas en los países en desarrollo y un mayor volumen de ayuda- -está generando resultados en algunos países. Faltan menos de diez años para 2015 y estamos logrando progresos en muchos países. No obstante urge que tanto los países en desarrollo como la comunidad de donantes mejoren la gobernabilidad para que podamos obtener los resultados previstos señaló el presidente del Banco Mundial, Paul Wolfowitz. El informe destaca que se ha logrado reducir la mortalidad infantil en nueve de los diez países en desarrollo estudiados: Madagascar, Indonesia, Filipinas, Bolivia, Bangladesh, Burkina Faso, Marruecos, Monzambique y Camerún. También destaca el rápido aumento de la matrícula en la escuela pri- Compromiso internacional Para conseguir avances, el Banco Mundial insta a los países y las instituciones que proporcionan ayuda a los países en desarrollo a cumplir los compromisos que asumieron en 2005 de incrementar las transferencias y el alivio de la deuda, que comprenden ayuda adicional por valor de 25.000 millones de dólares por año destinada a África para 2010, y otros 50.000 millones anuales para todos los países en desarrollo.