Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 4 06 SIETE DE SIETE (Viene de la página anterior) que pasa en Iberoamérica ni le interesa, pero Felipe González sí que sabe lo que ocurre y lo que puede ocurrir. Hace meses, mientras se aseguraba en España que ganaba Humala y quedaría segunda Lourdes Flores, el ex presidente apostaba que su amigo Alan García volvería a ser presidente. No sé si lo será, pero la primera vuelta electoral ha demostrado que tiene bastantes posibilidades. Me cuentan que Condoleeza Rice va a reunirse con González porque le tiene por experto en cuestiones relacionadas con Iberoamérica, y en el Departamento de Estado quieren escuchar sus análisis. Zapatero, mientras, a la espera de que Bush le dedique cinco minutos. Y a la espera de que Condy realice su prometida visita a España, que se había anunciado para el primer trimestre de este año y que ya no está en fecha, a no ser que los americanos consideren que tri quiere decir seis. LOS PLANES DE OTEGI Se habla mucho de Otegi en estos días, un Otegi al que sin duda han sentado mucho peor los siete años de inhabilitación para cargo público que los quince meses de prisión. No sólo porque la prisión le ha sido suspendida, condonada o misericordiosamente perdonada, sino porque los siete meses de inhabilitación para cargo público le dejan sin el sustancioso sueldo con que había planificado su futuro. En el Gobierno niegan que Batasuna vaya a ser legalizada antes de las municipales, a no ser que se dé un paso de gigante en las negociaciones con ETA, lo que habrá que ver; pero incluso si fuera legalizada, el dirigente de la formación política que no vamos ni a mencionar porque según Pepe Blanco no existe- -qué cosas dice- -no podría presentarse a las elecciones porque está inhabilitado. Ni podría ser nombrado asesor, tendría que buscarse otra forma de ganarse la vida. Y si sale bien la negociación con ETA- -crucemos los dedos por que así sea- -es dudoso que esa formación innombrable le tenga a la sopa boba con un sueldo, porque aparecerán caras nuevas con protagonismo creciente desde sus cargos de alcaldes, concejales y parlamentarios. Es decir, que nos cabrea que los quince meses de prisión se queden en nada, pero lo que preocupa a Otegi es su inhabilitación. Se habla mucho de Otegi en los círculos políticos, repito. Pero se habla más, infinitamente más, de ladrillos. La cosa está que arde. Mullor deja a Conte solo en la cabina Economía JAVIER GARCÍA El presidente de Iberia, Fernando Conte, con el consejero delegado, Ángel Mullor l ministro Montilla lo sabía y lo dijo. El proyecto de una línea de bajo coste saldrá adelante. Y una semana después ahí está el acuerdo entre Florentino, los Serratosa, Quercus, entre otros, y la Iberia de Conte, al 20 por ciento. Y con Ángel Mullor aún dentro, como los monos de Gibraltar. A los accionistas de Iberia, la facundia del ministro no les gustó. Para qué se tienen que meter los políticos en estos asuntos mascullaba uno de ellos temiéndose nuevas intervenciones. Muy difíciles, por cierto, en una privatizada. Ángel Mullor, 58 años, ex sindicalista y el próximo día 30 de mayo exconsejero delegado de Iberia, anunció su dimisión el 18 de abril tras diez años de reconversión, salida a Bolsa e ITV continuada de la aerolínea. Deja solo en el puesto de mando, en la cabina y sin piloto automático, a Fernando Conte, un ejecutivo impecable que debe abandonar su aparente timidez para mostrar una nueva Iberia. El primer paso lo ha dado con esa low cost que ha provocado las respuestas de Ryanair, señalando que se va a hacer la competencia a sí misma, y de los pilotos temerosos por sus puestos de trabajo. Fernando Conte fue nombrado Ernesto Agudo E en 2003 presidente de Iberia por Rodrigo Rato tras la salida de Xabier de Irala hacia las cajas vascas, donde tiene la fusión de sus amores congelada por motivos políticos. Cuando Conte llegó ya estaba Mullor en plena ascensión. Se iba a quedar por unos meses y ha permanecido tres años como conocedor del fuselaje de la compañía y dinamizador de los distintos planes, hasta que las chispas empezaron a saltar. Mullor ha pelado la compañía de costes, pero aún le queda. Con la mano derecha ha diseñado regulaciones de empleo y con la izquierda ha lidiado con los siempre levantiscos pilotos. Sus detractores le acusan- -e indirectamente a Conte- -de no haber tenido un modelo de crecimiento, pese a la razonable situación financiera. Encasquillados ambos con la aerolínea de bajo coste, Mullor ha tenido que irse para que salieran del limbo. Conte tampoco las tiene todas consigo. Por lo pronto, tendrá que conseguir el beneplácito del consejo para constituirse en presidente único y luego definir el futuro de la compañía, siempre y El primer paso lo ha dado con esa línea de bajo coste que ha provocado las respuestas de los pilotos y de Ryanair, que creen que se va a hacer la competencia a sí misma