Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional DOMINGO 30 4 2006 ABC La nueva Asamblea Constituyente podría plantear un referéndum para escoger entre monarquía o república Los diputados iniciarán un proceso de paz con la guerrilla maoísta, que ya ha anunciado un alto el fuego des grandes cuadros de cacerías de tigres con elefantes cabalgados por occidentales, miles de personas echaban en cara el viernes a los políticos los casos de corrupción del pasado. Curiosamente, los más graves pesan sobre el nuevo primer ministro, Girija Prasad Koirala, nombrado para el cargo a sus 84 años de edad, a pesar de hallarse gravemente enfermo. La amenaza de la guerrilla Novicios budistas juegan junto a una de las estatuas de un templo de Katmandú AP Con el triunfo de la oposición sobre el absolutista Rey Gyanendra de Nepal, el optimismo que se respira en el pequeño país del Himalaya por apuntalar la democracia y acabar una guerra civil- -que dura ya diez años- -es casi tan grande como las dificultades del proceso Otra oportunidad para el nirvana PABLO M. DÍEZ. ENVIADO ESPECIAL KATMANDÚ. Los mochileros vuelven a abarrotar Katmandú, en cuyas terrazas saborean sus cervezas mientras escuchan mantras budistas remezclados con música chill out Por sus bulliciosas callejuelas, como un gruyere a fuerza de socavones en el pavimento, pasean legiones de jóvenes neohippies con sandalias y melenas: han acudido a Nepal seducidos por el exótico misticismo de sus templos y palacios, así como por sus impresionantes excursiones al Himalaya. A duras penas, los turistas se abren paso entre los vendedores de souvenirs y conductores de richshaws arremolinados en torno a ellos en busca de sus dólares y euros. A su lado, famélicos niños harapientos y pintorescos santones octogenarios mendigan unas rupias, mientras las vacas, sagradas para la religión hindú mayoritaria en el país, pacen entre la basura que se acumula en las esquinas. ayer Nityananda, un joven que confía en que su país crezca tanto como sus vecinos, China y la India. Para ello, los 205 miembros del Parlamento negociarán la convocatoria de elecciones con el fin de designar una Asamblea Constituyente que tendrá como objetivo redactar una nueva Constitución, que reducirá los poderes del Rey y hasta es posible que plantee un referéndum para escoger entre monarquía o república. Además, los diputados pondrán en marcha un proceso de paz con la guerrilla maoísta, que ha anunciado un alto el fuego después de un conflicto que dura ya una década y que ha costado más de 12.000 vidas. Tal y como explicó a ABC el profesor Ram Man Shrestha, ex rector de la Universidad de Tribhuvan, Nepal vive un momento histórico para lograr la paz y asentar la democracia Sin embargo, este pequeño país también se enfrenta a graves problemas y corre el riesgo de que nada cambie tras la revuelta. En las puertas del Parlamento, un antiguo teatro de estilo colonial que todavía conserva en sus pare- Por otra parte, y según manifestó Bishnu Bahadur Manedhar, presidente de una coalición de tres partidos comunistas, el proceso de paz dependerá de los maoístas que han prometido acatar la voluntad popular, pero que arrastran un historial de violencia como el que se aprecia en Patlekhet. En este pueblo situado a sólo 40 kilómetros de la capital, el Gobierno de Katmandú no tiene ninguna representación y los rebeldes, quienes controlan hasta un tercio del país en las zonas rurales, han impuesto su propia justicia, basada en tribunales populares que ejecutan a los colaboracionistas del Ejército tras despojarlos de sus bienes. Por ese motivo, muchos temen que un nuevo fracaso de los políticos allane el camino a los maoístas para tomar el poder. Su victoria podría volver a sumir a Nepal en el caos porque, como anunció uno de sus miembros, Pujan Bishwokarma, nuestro objetivo es imponer una república comunista y una sociedad igualitaria dos ideales bajo los que se han cometido algunas de las mayores atrocidades en el mundo. China no aplicará la pena de muerte a los criminales que sean extraditados desde España ABC PEKÍN. La Asamblea Popular Nacional (APN) máximo órgano legislativo chino, ratificó ayer el tratado de extradición con España, en virtud del cual China se compromete a no aplicar la pena capital a los criminales repatriados desde territorio español. Se trata del primer acuerdo de esta naturaleza que Pekín suscribe con un país occidental, y que supone un cambio en sus prácticas de someter a sus propias leyes a los funcionarios corruptos que huyen de su territorio. El tratado ayudará a China a tejer El optimismo está de vuelta Sin duda alguna, la normalidad ha regresado a Nepal. Por eso, y a pesar de su extrema pobreza, sus habitantes han vuelto a recuperar la sonrisa. Después de una huelga general que ha paralizado a la nación y de masivas protestas que se han cobrado 17 vidas, el pueblo ha obligado al absolutista Rey Gyanendra a restaurar la democracia, abriendo una etapa llena de optimismo entre la sociedad. Tenemos televisión e internet. En pleno siglo XXI, no podemos conservar una Monarquía del XVII resumía una red de extradición internacional para repatriar a los funcionarios corruptos que escaparon al extranjero y buscan asilo en países desarrollados de Europa y en Estados Unidos sostuvo el consejero del Departamento de Tratados y Leyes del Ministerio de Exteriores chino, Xu Hong, quien ha sido el responsable de las negociaciones para el tratado con España. Las autoridades chinas esperan que la firma de este tratado sirva como advertencia a los funcionarios corruptos que huyeron con grandes cantidades de dinero. Según fuentes oficiales, desde 1993 hasta enero de 2005 más de 230 sospechosos de actividades criminales fueron repatriados a China desde más de 30 países. Esta nación asiática tiene ya acuerdos de extradición con unas 20 naciones, pero la pena de muerte- -todavía vigente en China- -es uno de los principales obstáculos en las negociaciones para extender la cooperación judicial entre el gigante asiático, Europa y Estados Unidos. El Parlamento español aún debe ratificar este acuerdo de extradición, que le fuera remitido por el Gobierno a finales de enero. El tratado establece que se denegará la extradición si el delito por el que se solicita puede ser castigado con la pena de muerte según las leyes del país, a menos que ofrezca garantías de que esta pena no se impondrá o de que, si se impone, no será ejecutada.