Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 DOMINGO 30 4 2006 ABC Internacional Un senador italiano duerme tendido sobre los escaños durante la maratoniana tercera votación, en la madrugada de ayer REUTERS Después de un viernes de esperpento, Prodi logra las presidencias de las dos Cámaras La coalición de centro- izquierda supera en Italia su primer vía crucis antes de formar gobierno cuarta votación en ambos casos, Franco Marini y Fausto Bertinotti son elegidos, respectivamente, presidentes del Senado y de la Cámara de Diputados CRISTINA CABREJAS SERVICIO ESPECIAL ROMA. En sólo cuatro horas, el futuro gobierno de Romano Prodi pasó de encontrarse amenazado por un auténtico vendaval, que les hubiera barrido incluso antes de empezar la legislatura, a encontrarse con una jornada de tímido sol que hizo reinar el optimismo en todo el centro- izquierda al conseguir que se eligiese a sus candidatos a las presidencias de la Cámara y el Senado italianos después de varias votaciones fallidas. Ayer por la mañana, el candidato de Prodi para la presidencia del Senado, el miembro de la Margarita Franco Marini, sorprendentemente alcanzó 165 votos, tres más de los esperados, mientras que el comunista Fausto Bertinotti lograba sin problemas la presidencia de la Cámara de los Diputados b En la al superar la mayoría simple necesaria. La elección de Marini llegaba después de un viernes caótico en el que se desarrollaron tres exasperantes votaciones- -los 322 senadores eran llamado, uno a uno, a votar secretamente y después se realizaba el recuento en voz alta- El político de la Margarita no logró los 162 votos requeridos debido a misteriosas papeletas, que le votaban de alguna manera pero que tenían que ser anuladas por diversas irregularidades. En algunas se leía Francesco Marini en vez de Franco; o sólo aparecía el apellido, Marini; o una incluso llevaba sólo el apellido del senador y su fecha de nacimiento. politano, Colombo, y Levi Montalcini, más el senador independiente Luigo Pallaro. Pero la sorpresa de todos fue que, en esta cuarta y definitiva votación, Marini contó con dos papeletas más de las previstas, que se desconoce de donde salieron, aunque se supone que llegaron esta vez como voto de castigo entre los aliados del centro- derecha. Un circo de tres pistas. Con la alegría, Prodi y sus aliados se olvidaron de la jornada anterior, en la que los jueguecillos del cambio de nom- bre, que obligaban a anular las papeletas, fueron un aviso al futuro jefe del Gobierno de parte de sus propios aliados. Una advertencia de lo que puede ocurrir en el Senado, donde ahora el centro- izquierda ha perdido un voto con la elección de Marini- -como presidente no podrá votar- y tampoco podrá contar con algunos senadores vitalicios como la premio Nobel Rita Levi Montalcini, una de las heroínas presentes en esta maratón electoral, ya que a sus 97 años nadie podrá pretender que acuda todos los días al Senado. Los Francescotiradores La noche suele ser buena consejera. A la mañana siguiente desaparecieron como por arte de magia los ya denominados Francescotiradores las amnesias y los errores, y Marini pudo contar no sólo con los 158 votos de los senadores elegidos en las filas de la coalición La Unión la suya, sino también con los cuatro senadores vitalicios que habían indicado su voto: Scalfaro, Na- Las huestes de Prodi pierden votos en el Senado: los del presidente y algunos senadores ancianos El derrotado Andreotti, a diferencia de Berlusconi, encaja su no elección con elegancia política Con el máximo respeto Marini celebraba su victoria con un discurso en el que llamó al diálogo y en el que dijo que representaría a todo el Senado, con el máximo respecto por mayoría y oposición, como tiene que ser en una democracia bipolar Por su parte, el siete veces primer ministro Giulio Andreotti, candidato del centro- derecha para esta presidencia, que sumó 156 votos, permaneció impasible, sentado en su escaño. Finalmente comentó que Marini, que fue ministro de Trabajo en uno de sus gobiernos, era una óptima opción y dijo educa-