Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 DOMINGO 30 4 2006 ABC Nacional Zapatero sitúa en verano el primer contacto formal con ETA si el alto el fuego es real Quiere informar a la Cámara, pero no que se debata y vote, para evitar fisuras tácito o no, del Congreso, el presidente del Gobierno impulsaría la llamada mesa técnica, para tratar el acercamiento de presos al País Vasco MANUEL ERICE MADRID. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tiene previsto mover a partir de las próximas semanas las primeras fichas para activar la segunda parte del llamado proceso de paz siempre que de aquí a entonces se complete satisfactoriamente la verificación emprendida por el Ejecutivo de que el alto el fuego permanente de ETA es real y definitivo Esta semana, pese a la revelación de las últimas cartas de extorsión a empresarios vascos y navarros y tras reiterar que la banda no había ordenado los atentados de Barañáin y Guecho, La Moncloa ha seguido manteniendo que por ahora no hay motivos para no acudir al Parlamento a pedir autorización para dialogar con ETA, como afirmó el secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda. Según ha transmitido a distintos portavoces parlamentarios durante la ronda de consultas recién concluida, Rodríguez Zapatero tiene la intención de llevar al Pleno del Congreso en el plazo aproximado de un mes, casi con seguridad coincidiendo con el debate sobre el estado de la Nación- -en principio previsto para los días 31 de mayo y 1 y 2 de junio- un texto en el que informaría a la Cámara de su disposición a abrir cauces formales de diálogo con la banda terrorista, una vez comprobado que no comete atentados, chantajes ni extorsiones, como exigió el Ejecutivo. Precisamente esta próxima semana, está previsto que el presidente del Gobierno reciba el tercero de los informes sobre la verificación del alto el fuego que elaboran las Fuerzas de Seguridad con la supervisión del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. b Tras el visto bueno, sultadas destacaron la cautela con la que Zapatero quiere iniciar los movimientos de un proceso que, como ha seguido reiterando estos días a los responsables de los grupos, va a ser largo, duro y complejo Según las mismas fuentes, el presidente del Gobierno ha mostrado su convencimiento de que la mejor opción parlamentaria- -para hacer buena su promesa de que contaría con el visto bueno previo del Congreso antes de empezar a hablar formalmente con ETA- -sería limitarse a informar a la Cámara, fórmula que prevén los artículos 202 y 203 del reglamento. Zapatero quiere evitar así la figura de la comunicación previa, que, como recogen los artículos 196 y 197 del citado reglamento, requiere un debate y la posterior votación de propuestas de resolución, lo que, a juicio de Zapatero, generaría fisuras nada aconsejables antes de iniciar un diálogo con la banda terrorista. Aunque no ha hecho alusión directa a ello en estos encuentros, Zapatero y otros miembros del PSOE y del Gobierno ya han expresado en diversas ocasiones su temor a que portavoces del PP- no Rajoy -rompan con su discurso el entendimiento con el líder de la oposición. Las fuentes consultadas por este periódico apuntaron también la convicción de Zapatero de que el Gobierno debe acudir con el máximo respaldo institucional y democrático a un proceso de estas características, algo que a día de hoy se ha conseguido con el apoyo de once de los once portavoces informados, como destacaba esta semana el propio Moraleda. Primeros contactos De acuerdo con lo expresado estos días, Zapatero también ha pensado en el debate sobre el estado de la Nación como el mejor formato para dar la información a la Cámara, algo apuntado ya recientemente como posible- -aunque no confirmado- -tanto por la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, como por el nuevo portavoz del Grupo Socialista, Diego López Garrido. Una vez superado el trámite parlamentario, y con el visto bueno más o menos tácito del Congreso, el calendario personal del presidente del Ejecuti- vo sitúa en el verano la puesta en marcha de los primeros contactos entre representantes del Gobierno y ETA, aunque siempre con la precaución de tener en cuenta cómo evolucionen los acontecimientos, y más tras la polémica sobre si las acciones terroristas del pasado fin de semana tenían o no autoría de la organización criminal. Al igual que sobre el resto de detalles del inminente proceso de conversaciones con la banda, Zapatero guarda la máxima discreción sobre la forma y el fondo con que se materializaría la apertura de diálogo formal con los terroristas. En cuanto a la negociación política, el jefe del Ejecutivo, muy parco en palabras, ha vuelto a reiterar en las últimas entrevistas en La Moncloa la necesidad de separar absolutamente la mesa técnica- -de diálogo para dar una salida a la cuestión de los pre- El Ejecutivo de Zapatero quiere acudir a este proceso con el máximo respaldo institucional y democrático Desde La Moncloa se insiste en asegurar que el diálogo que se mantenga con ETA no planteará concesiones políticas Según ha transmitido a los portavoces, el presidente se inclina por informar a la Cámara en el debate sobre el estado de la Nación La mesa técnica Posteriormente, el calendario que el jefe del Ejecutivo ha transmitido en estas conversaciones establece que en torno al verano puedan llevarse a cabo los primeros contactos formales entre representantes gubernamentales y de la organización criminal, la denominada mesa técnica, en la que empezaría a hablarse fundamentalmente del posible acercamiento al País Vasco de algunos presos, por razones humanitarias o por haber cometido los delitos menos graves Pese a ello, las distintas fuentes con- Rodríguez Zapatero, en el Congreso con Pérez Rubalcaba, que verificará la tregua