Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
29 4 06 TENDENCIAS Muebles Las leyes de la vanguardia POR P. ESPINOSA DE LOS MONTEROS in duda, la mejor semana de Milán es la de la Feria del Mueble. El Salone Internazionale del Mobile, que se celebra en abril, es la feria de diseño más importante del mundo. Durante unos días es un cóctel en el que se mezclan diseñadores, fabricantes, decoradores y arquitectos. Los mejores del mundo y los no tan buenos. Te tropiezas con Dixon y Ron Arad, con Rashid y Newson, con Nouvelle... Todos se dejan ver, presentan cosas, montan sus escenarios efímeros o colaboran en otros, mientras el visitante pasea, más bien vuela, a un ritmo desenfrenado. La agenda es apretada: se visitan stands se apuntan señas, se toman notas, se S Arriba, silla y mesa de Marco Maggione para Odue. Debajo, el sistema Roc, diseñado por los hermanos Bouroullec, para Vitra hacen entrevistas, se corre por interminables pasillos. Las cámaras digitales, cada vez más enanas, no paran de disparar... Pero si en el Salone pasa esto, no hay que perderse nada de lo que ocurre fuera. La ciudad hierve de actividad. Cada una de las firmas, y están todas, organiza cócteles, presentaciones, exhibiciones en sus locales o en museos, en galerías de arte o en naves abandonadas. Extravagantes performances se suceden sin parar. O estás o no estás, pero, si estás, no te puedes perder ni la presentación de Karim Rashid, ni el nuevo sofá de Dixon para Bombay, ni el montaje de Vitra, ni la de móviles de Urquiola ni la de Zaha Habib para Corian. Ni tampoco el aperitivo del Sheraton o la cena en el japonés de Armani... y todo, sin un solo taxi en la ciudad, abarrotada de gente. Dos grandísimos profesionales han tenido la amabilidad y el humor de convertirse en corresponsales arrojados para estas páginas y contarnos todo lo que han visto en Milán: lo mejor, lo peor, lo kistch lo original, lo absurdo o lo imposible. Narración a la italiana, quitándose ambos la palabra de la boca y entre risas. El interiorista Tomás Alía y la arquitecta Teresa Sapey han sido nuestros testigos de excepción. T. A. Lo más interesante de la feria, para mí, es lo que pasa fuera del recinto, lo que llaman el Fuori Saloni Hay veinte eventos diarios de las más importantes firmas, y en Milán... están todas. Se presentan productos y colecciones sin parar. T. S. Es que, en esta semana, la decoración se vuelca en ganar un pulso al diseño. ¿Qué destacarían del Salone? T. A. La presentación de la nueva colección de Patricia Urquiola para Moroso, con la chaise longue floral en un tejido de algodón muy bonito. El stand estaba montado con unos paneles japoneses de gráficas en blanco y negro, motorizados, que subían y bajaban, y sobre esa superficie de estores Dos versiones de la chaise longue Anti Body diseñada por Patricia Urquiola para Moroso, en textil de flores destacaban las piezas. Resultaba un poco mareante, la verdad, pero era espectacular. T. S. Había algo superkistch. Tananzi y Semprini han realizado para Edra el puf Tatlin, una especie de elipse revestida con cristales Swaroski: cuesta 72.000 euros. Pero era simpático ese toque kistch total entre tanto ascetismo. T. A. Ron Arad presentó nuevas versiones de la Ripple Chair, muy bonita, para la marca Moroso. En Odue me encontré con Karim Rashid (su último fichaje) durante la presentación de la colección de Marco Maggioni con sus más recientes diseños, de formas orgánicas, todo en poliéster. Había contenedores para sanitarios, lámparas, toalleros que parecen tentáculos de Spiderman, todo en PVC. T. S. He visto también unos jarrones muy divertidos con luz, de VG New Trend. T. A. Y yo destacaría, además, la chaise lon-