Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 29 4 2006 Madrid 43 El Paseo de Recoletos vuelve a ser de los libreros. Pergaminos, obras escogidas, títulos descatalogados y héroes de cómic buscan dueño en la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión Un rincón para el libro viejo TEXTO: SARAH ALLER FOTO: ERNESTO AGUDO MADRID. Libros de Humanidades, textos de 1882, publicaciones de tauromaquia, viejos mapas de Las Antillas, cromos troquelados del siglo XIX, carteles de cupletistas... El Paseo de Recoletos vuelve a ser de los libreros, que como cada primavera ofrecen a quien quiera acercarse lo mejor de sus anaqueles. Treinta años han pasado ya desde la primera Feria del Libro Antiguo y de Ocasión, organizada por la Asociación de Libreros de Lance de Madrid. En esta edición, inaugurada ayer, más de cuarenta libreros se han dado cita en pleno corazón de Madrid para ofrecer sus tesoros más preciados, los ejemplares antiguos. En un recorrido por los pabellones, el visitante puede componer pedazo a pedazo la historia más reciente de España, encontrar títulos extranjeros ya descatalogados y enfrascarse en las aventuras de cualquier héroe de cómic pasado que vuelve a tener lustre y color en los estantes de los libreros de Recoletos. Como ellos dicen, la feria es para todos: a sus casetas se acercan curiosos, entendidos, amantes de la lectura en busca de nuevos renglones en los que entretenerse y especialistas en las más variadas materias que llegan dispuestos a rebuscar. Es la mejor forma de encontrar un pequeño tesoro en los pabellones de la feria. Antiguo y de ocasión Participan 46 libreros de toda España: 34 de Madrid, 8 de Barcelona, 2 de Sevilla, 1 de Valencia y 1 de Granada. El alcalde, Alberto Ruiz- Gallardón, inauguró ayer la Feria, que cumple su trigésima edición. El artista plástico Eduardo Arroyo fue el pregonero de esta edición y autor del cartel conmemorativo. Para celebrar la que se considera mejor feria del libro viejo de España se ha reeditado el libro Así fue la defensa de Madrid de Vicente Rojo Lluch. da dice Mariano. En su caseta, la de la librería Romo, hay obras de literatura, numismática, cocina y relatos de la Guerra Civil. Su ejemplar más preciado es, sin embargo, un documento de la Revolución Francesa. Es el pasaporte que otorgó el alcalde de París- -cuenta- -a un miliciano para ir a recoger al La Feria del Libro Viejo abierta ayer permanecerá dos semanas en Recoletos rey Luis XVI y llevarle a París Cuesta, dice, varios millones de pesetas, aunque asegura que el precio de las piezas depende de muchos factores: del interés de la obra, del autor, del estado de conservación y de su singularidad. Juan, el otro librero del Rastro, está especializado en ejemplares de tauromaquia y de historia de Madrid. Documentos del Ayuntamiento de 1927, pequeños cuentos Pulga de apenas 3 euros, Los Anales del Toreo, los Araluces (biografías y cuentos) son algunos de los textos que ha rescatado de su librería Vitorio para que sean adquiridos por los paseantes. Pergaminos y obras escogidas En los estantes asoman también antiguas revistas y cómics que tampoco rebasan en muchas ocasiones los 10 euros. Esto es nostalgia dice mientras coge un ejemplar de El Coyote. En el único rincón que queda libre hay plumillas de tauromaquia que también se han puesto a la venta. Marina Aizpurua, la propietaria de la librería J. Cintas, también ha desplegado en Recoletos lo mejor de sus fondos. Lo más llamativo, quizá, son las decenas de revistas que se apilan en el mostrador. Nuevo mundo de información general, las satíricas Madrid Cromo y Madrid Político de 1885, Ahora de la Guerra Civil, o Signal la versión española de una publicación alemana de 1940 que, como dice la librera era propaganda política pura y dura Junto a estos ejemplares se pueden encontrar viejos números de los periódicos que han llenado la actualidad española del último siglo a menos de 10 euros. Pergaminos del siglo XVII, obras escogidas de Iriarte, viejos libros de la colección Austral... todo puede encontrarse en pleno Recoletos. Cada vez que vendo uno de mis libros es un dolor que me da confiesa Francisco Moncada, presidente de la asociación. Los lectores, sin embargo, se lo agradecerán. Saben si un libro es bueno o malo Josep Pi, propietario de la librería Happy Books, viene cada año desde Barcelona para montar su caseta junto a la diosa Cibeles. No acostumbra a traer libros antiguos, pero sí descatalogados. El editor decidió liquidarlos para dar salida a nuevos títulos, pero eso no significa que sean peores que el resto Con 6 librerías en Barcelona y sólo 1 en Madrid, Josep, sin embargo, se confiesa un admirador del lector madrileño. Aquí hay más interés por el libro que en Barcelona- -dice- Además, la gente sabe perfectamente lo que compra, se lleva los títulos mejores y sabe rápidamente si un libro es bueno o malo En los estantes de su caseta hay ejemplares de importación de arte y fotografía, diccionarios de latín y griego y ediciones especiales de cuentos tan conocidos como el de Lewis Carroll, Alicia en el País de las Maravillas Junto al pabellón de Josep, hay decenas de libreros madrileños, que encuentran en esta feria una oportunidad para encontrarse con el gran público. Juan y Mariano vienen desde sus librerías del Rastro, una en la calle Carnero y la otra en Carlos Arniches. Hace muchos años vendía en el suelo, en el Rastro, hasta que abrí la tien- Qué. Feria del Libro Antiguo y de Ocasión. Dónde. En el Paseo de Recoletos. Horario. Permanecerá abierta al público en horario continuado, desde las 11 de la mañana hasta las nueve de la noche. Hasta cuándo. Fue inaugurada ayer y estará abierta hasta el próximo día 15 de mayo.