Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 SÁBADO 29 4 2006 ABC Madrid El pánico se desata en un tren del Metro lleno de pasajeros que quedó atrapado en un túnel Durante casi una hora hubo escenas de claustrofobia, asfixia, desmayos, vómitos y gran tensión b Una avería en las puertas de un convoy en Pacífico obligó al tren que iba detrás a pararse. Los viajeros del primero pensaron que había huelga y se amotinaron FERNANDO NAVARRO MADRID. Un calor insoportable, falta de aire, el hedor de los vómitos; cientos de personas apiñadas en un vagón de Metro en plena hora punta, viviendo una angustia indecible. Desmayos, gritos, tensión y más tensión. El fantasma de un atentado terrorista, ante la incertidumbre que genera la total falta de información. Una escena de pesadilla que ayer se hizo real para los pasajeros que viajaban en la línea 6 a las 9,15 de la mañana. Hubo un momento en que todo fue histeria por la falta de aire y la falta de espacio Es el testimonio de Raúl Ignacio Ortega, abogado de 44 años y uno de los centenares de pasajeros que, apiñados dentro de los vagones, fueron víctimas de una experiencia tan angustiosa como claustrofóbica: el tren en el que viajaban permaneció durante más de 45 minutos anclado en la oscuridad de un túnel, entre las estaciones de Méndez Álvaro y Pacífico. Lo hemos pasado muy mal- -afirma Raúl- Una mujer incluso cayó al suelo, se puso a temblar y tuvo que ser atendida por un médico que había dentro del vagón. Todos pensábamos que la había dado un infarto, pero fue el agobio lo que la afectó Una situación límite, que comenzó con dos pequeños parones de tren y se fue haciendo cada vez más asfixiante, hasta convertirse en insoportable. Atrapados en el túnel 19: 10 Se detiene el primer tren en Pacífico, averiado, según Metro 29: 15 Se detiene el segundo, en el túnel entre Méndez Álvaro y Pacífico. Se corta la línea entre las paradas de Oporto y Conde de Casal 9: 40 Los pasajeros del segundo tren (Túnel) empiezan a romper los cristales y a forzar las puertas por el agobio y la falta de aire 3- 10: 00 El tren desde Conde Casal llega al túnel a recoger a los pasajeros del convoy parado. Algunos pasajeros no quieren abandonar el tren por miedo o indisposición y esperan a que se restablezca la línea 10: 50 Se restablece la línea entera 2- Metro pide disculpas a los afectados El director de Operaciones de Metro de Madrid, Aurelio Rojo, pidió disculpas a los usuarios del suburbano afectados por el incidente ocurrido ayer en la línea 6. En un comunicado, el responsable metropolitano lamenta los problemas ocasionados a los usuarios, al tiempo que subraya que en ningún momento hubo peligro para los viajeros del tren. Rojo expresa también su comprensión ante el nerviosismo experimentado por las personas afectadas y señala que Metro de Madrid está trabajando para mejorar la calidad del servicio y que no se vuelvan a producir incidencias como las de hoy Por su parte, la Federación de Usuarios- Consumidores Independientes (FUCI) pidió la devolución del importe del billete y de una parte proporcional del abono de transportes, así como una detallada explicación. 1- 3- L 1 Atocha L 6 Pacífico Avería en las puertas El convoy quedó varado en el interior del túnel sobre las 9: 15 horas de la mañana, como consecuencia de la avería en las puertas que sufrió un tren que le precedía. Éste primer tren quedó bloqueado en el andén de Pacífico y obligó a cortar la línea entre las paradas de Oporto y Conde de Casal. Algunos pasajeros, muy enfadados, se negaron a bajarse, al entender que se trataba de otro paro por la huelga de los conductores de Metro. El incidente repercutió directamente sobre el segundo tren, que permanecía estancado en mitad del túnel. Aquí la situación se complicaba. La gente se fue poniendo muy nerviosa- -comenta Raúl- -porque no era posible abrir las ventanas y poco a poco empezaron a sentirse mal Los sudores fríos fueron adueñándose del ambiente, cada vez más cargado. Sentías que te asfixiabas. La gente pedía agua y 1,20 cm Zona donde el tren se quedó detenido L 1 Méndez Álvaro Infografía ABC decía a otra que le dejara el periódico como abanico, pero finalmente perdió el conocimiento, en parte porque el olor era muy fuerte por los vómitos de mucha gente Papeles de periódico, bolsos o el mismo suelo eran lugares improvisados donde vomitar cuando el impulso de la náusea era incontrolable. La situación pesaba tanto como el tiempo. Así lo asegura Maite: Nos sentíamos secuestrados El minutero se había parado a primera hora de la mañana en mitad de un oscuro subterráneo. Cristales rotos y puertas forzadas La tensión por no poder salir del tren hizo que varias personas decidieran actuar por su cuenta y activaran el servicio de emergencia para abrir las puertas de los vagones. Se rompieron cristales y se forzaron puertas. Incluso, algunos pensaron que todo se trataba de un atentado. Mientras, en el andén de Pacífico cientos de pasajeros permanecían en el convoy averiado, negándose a irse. Parecíamos sardinas en lata indicó Silvia Valverde, uno de tantos viajeros afectados por el caos que se adueñó del suburbano. Varios pasajeros activaron las alarmas al mismo tiempo, aumentando la sensación de peligro. El fantasma de un atentado se instaló en los vagones, donde no recibieron información de lo que sucedía Un tren de rescate se colocó en paralelo y los viajeros tuvieron que saltar una distancia de un metro nos pasábamos las pocas botellas unos a otros. También se pedían chocolate y dulces, o papeles para abanicarse relata Raúl. El sofoco mezclado con la lenta espera podía con las fuerzas de algunos de los pasajeros, que en el interior del tren fueron solicitando atención, como asegura otro de los testigos del suceso, Maite Domínguez: Donde yo estaba, una mujer embarazada pidió ayuda porque se desmayaba Raúl también vio muchas de estas escenas de debilidad; algunas personas mayores se desvanecieron y otras más jóvenes se sintieron indispuestas: Una señora le