Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional SÁBADO 29 4 2006 ABC Ahmadineyad afirma que Irán será pronto una superpotencia MIKEL AYESTARÁN SERVICIO ESPECIAL TEHERÁN. El presidente Ahmadineyad, que recibió el resultado del informe del OIEA en el transcurso de su viaje a la ciudad de Zanjan, al noroeste del país, no varió por ello su agenda. El mandatario pidió a los iraníes que no hagan caso de la decisión del organismo y añadió que gracias a su programa nuclear, Irán a está a punto de convertirse en una de las superpotencias del mundo Ahmadineyad explicó ante un numeroso público que son muchos los países que producen combustible y energía nuclear, pero que no influyen en la balanza internacional, ni despiertan susceptibilidades, pero que el acceso de los iraníes a la energía nuclear pacífica es tan importante que ha podido alterar la interacción mundial pese a los 27 años de propaganda negativa que llevamos sufriendo Por su parte, el ex presidente Rafsanyani dijo que en breve se va a hacer pública una segunda noticia importante para la carrera nuclear del país El presidente Ahmadineyad durante su discurso patriótico ayer en Zanjan, al noroeste del país AP Expirado el ultimátum, el OIEA confirma que Teherán sigue enriqueciendo uranio Bush asegura que ahora se abre la auténtica vía de la diplomacia b El organismo de control nuclear de la ONU constata la existencia de lagunas en el programa nuclear iraní y se declara incapaz de seguir avanzando ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS CORRESPONSAL VIENA. Después de más de tres años de esfuerzos del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) para aclarar todos los aspectos del programa nuclear iraní, las lagunas existentes continúan suponiendo un tema de preocupación Así de rotundo se muestra Mohamed el- Baradei, director del OIEA, en su último informe sobre Irán. El documento, que fue enviado ayer a los miembros de la Junta de Gobernadores del OIEA y a los del Consejo de Seguridad de la ONU, ratifica que Irán ha incumplido las peticiones para detener su programa nuclear. El informe, al que tuvo acceso ABC, confirma lo anunciado por el régimen islámico: sus científicos han logrado enriquecer uranio a pequeña escala con una concentración del 3,6 por ciento. Aunque ni por cantidad ni por pureza este uranio puede emplearse en un arma atómica, sí supone un nuevo paso en el aprendizaje de una tecnología que Teherán asegura usará con fines pacíficos, mientras que EE. UU. y sus aliados creen que tiene un fin militar. De hecho, el informe de El- Baradei insiste en que debido a los puntos negros por resolver, incluyendo el papel de los militares, el Organismo no pue- de avanzar en sus esfuerzos de aportar garantías sobre la ausencia de materiales o actividades nucleares no declaradas en Irán El documento también se refiere a una oferta de las autoridades iraníes para seguir colaborando en la aclaración de esas lagunas, siempre que el expediente no salga del OIEA y que el Consejo de Seguridad no tome cartas en el asunto. El dossier fue remitido a este órgano de la ONU en febrero. El informe sale a la luz coincidiendo con el fin del plazo que el Consejo de Seguridad dio a Irán para que cesara sus experimentos con uranio enriquecido. Aunque enriquecer uranio no está prohibido e Irán lo hace bajo supervisión del OIEA, las dudas sobre las intenciones iraníes han movido a la comunidad internacional a solicitar que suspenda su programa de combustible atómico. Ahora, el Consejo de Seguridad ha de decidir cómo reaccionar. Rusia y China, los disidentes Desde Estados Unidos y la Unión Europea se apuesta por aplicar sanciones, aunque los europeos rechazan la opción militar, no descartada por Was- hington. Pero esta estrategia de mano dura contrasta con la opinión de Rusia y China, que rechazan este tipo de medidas de presión. A la espera de la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, evitó ayer mencionar el término sanciones Por el contrario, aseguró que es ahora cuando se abre la auténtica vía de la diplomacia El titular de Exteriores británico, Jack Straw, por su parte, animó a Naciones Unidas a ejercer una mayor presión sobre el régimen de Teherán. Rusia pide a la OTAN que tenga en cuenta sus preocupaciones sobre una futura ampliación ENRIQUE SERBETO. ENVIADO ESPECIAL SOFÍA. Rusia tiene ante sí otro plato amargo de las consecuencias del fin de la Guerra Fría. La nueva ampliación de la OTAN, que va a llegar tan lejos como hasta Ucrania y Georgia, y la apertura de bases norteamericanas en Bulgaria y Rumania, que está prácticamente decidida. El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Lavrov, les dijo ayer a sus colegas de la Alianza Atlántica que Moscú espera que la OTAN tendrá en cuenta sus preocupaciones a la hora de dar pasos hacia la ampliación. El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, reconoció que todavía hay un gran trecho entre nuestras posiciones y las de Rusia pero al menos la reunión de ayer en Sofía sirvió para hacer una buena exposición de las mismas. Momentos antes, el ministro ucraniano de Exteriores, Boris Tarachuk, había proclamado que la aspiración de su país a convertirse en miembro de la OTAN es un objetivo irreversible que piensa que puede ser concretado en 2008, en menos de dos años. Tarachuk dio por hecho que la cum- bre de Riga, en noviembre, les dará la necesaria luz verde y fuentes aliadas lo confirmaron en privado. A cambio de que se abran las puertas de la OTAN, Ucrania está dispuesta a entrar con todo tipo de propuestas, incluyendo la de ponerse en marcha inmediatamente para enviar tropas a la operación aliada en Afganistán, la ISAF, en momentos en los que se está notando la falta de efectivos para la expansión a las zonas más peligrosas del país. La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, firmó ayer en Sofía los acuerdos para el establecimiento de bases norteamericanas en este país, y el ministro ruso les recordó a los aliados que cuando se produjo la anterior ampliación se habían comprometido a no desplegar grandes contingentes de combate en los nuevos países miembros.